El grito en la montaña

En casi todas las montañas del mundo, el grito es una de las formas de comunicación tradicional. Esto no significa que la gente pase todo un mensaje a "grito pelado". Puede ser un llamado muy cortito acompañado con un posterior gesto que manifieste lo que se quiere decir. Puede ser una advertencia, una observación, un logro.
Los habitantes de los cerros viven naturalmente en una pacífica soledad y llegar a sus casas sin previo aviso seguramente los sorprenda y se asusten.
Un acto de buena educación y muy buen visto (en este caso muy bien oído), es anunciarse con anticipación, antes de llegar al puesto con un fuerte grito. De esta manera se esta anticipando la llegada de visitantes y la dueña de casa tiene tiempo de prepararse. Vale la pena aclarar en este momento, que los puestos de los cerros, en su mayoría, están habitados por mujeres solas con sus hijos ya que los maridos trabajan como peones golondrina o temporarios en las cosechas propias del lugar, o en vialidad, o en el ferrocarril, o en... Esta es otra de las razones fuertes por la cual es tan importante anunciarse con anticipación pues quien llegue en silencio, conociendo esta realidad, nunca se sabe con que intenciones lo hace.
Por otro lado, cada individuo tiene su propio grito y si es una persona conocida se le esta avisando a la pastora quien llega. En mi caso personal grito fuerte, hasta que me contesten los perros de manera de asegurarme que me hayan escuchado y como conocen mi vicio, inmediatamente ponen agua sobre el fuego de manera que al llegar pueda tomar unos mates.
El grito no solamente es utilizado para anunciarse. También se grita cuando se logra un objetivo difícil; cruzar un río peligroso, un paso con problemas, llegar a un abra (*) después de una subida dura y cansadora... o cuando alguien se pierde para darle orientación.
Sin lugar a dudas, es una forma de descargar y liberarse de una situación de tensión que ha sido vencida. También se grita cuando se trabaja con la hacienda ya sea para llamarla o para arriarlas, según la ocasión. El grito también es utilizado para despedirse, para levantar el ánimo, para manifestar una alegría...
Cuando realizo cabalgatas con gente que lo hace por primera vez les cuento este cuento y les pido que practiquen el grito como terapia. Es muy interesante la evolución que va teniendo cada grito. En un comienzo es un grito muy parecido al de una gallina mojada, suavecito y desafinado, pero, a medida que van tomando confianza y perdiendo la vergüenza se transforman en gritos que mucho se asemejan al de un búfalo alborotado.
(*) Abra: lugar de paso en una cadena de montañas.


ir a MAS SOBRE CABALGATA Volver al HOME