El olvido de una 
necesidad fundamental


Fue una experiencia vivida durante una caminata con chicos de 15/16 años de edad hace ya varios años. Caminábamos desde Las Juntas hasta Alemania, departamento de Guachipas, en la provincia de Salta. Es una zona de montañas no muy altas y por esa razón con abundante pasto y leña. Estos dos ingredientes son muy importantes y tremendamente escasos en otras áreas como ser las montañas de los Valles Calchaquíes. Otra particularidad de los Valles Calchaquíes, y de otras regiones con características similares, es la cantidad de "apachetas" que se encuentran diseminadas por muchos lados. 

La "apacheta", es el altar de la Pachamama, y esta es la Diosa de la tierra a la que los lugareños veneran con respeto y devoción. Se construyen con piedras en del lugar las que se van amontonando sin cemento ni nada que las una. Generalmente se encuentran ubicadas en las "abras", que son los lugares de paso altos por donde se cruza una cadena montañosa. Hasta allí se llega con esfuerzo, para luego descender del otro lado de la montaña. La gente en este lugar, se detiene para descansar y es entonces cuando agrega una piedra a la apacheta que va creciendo en tamaño e importancia, le ofrenda coca, vino, cigarrillos y hace una oración profunda, respetuosa y conmovedora. Volviendo a la zona de Guachipas y a la caminata del comienzo del cuento, veníamos subiendo desde Las Juntas para llegara a Piedra Grande que es un abra desde donde comienza el descenso hasta Alemania. Llegamos a este lugar y paramos a descansar. Fue entonces cuando le explique a los chicos que es una apacheta, que significa, donde están ubicadas, que representa y la necesidad que la gente tiene de tener este contacto con la pachamama. Una vez evacuada todas las preguntas los invito a buscar la apacheta en este lugar. La buscamos con ahínco y no la encontramos. Y no la encontramos simplemente porque no existe. Realmente una sorpresa y un cuestionamiento personal que me llevó un tiempo resolverlo.

Ya tengo la respuesta.

Cuando una persona tiene dificultades, la vida no le es fácil, cuando el pasto es escaso y la leña para el puesto hay que traerla desde lejos y racionarla pues hay poca. Cuando los animales se mueren porque la lluvia no fue como se esperaba y el pasto no se recuperó por la falta de humedad... necesita de una ayuda externa. Necesita de Dios. Lo necesita porque le cuesta vivir. Y sin esta ayuda, las angustias y preocupaciones son insoportables. 
Esta es una razón fuerte de porque hay tantas apachetas en los Valles Calchaquíes como en otras áreas con características similares. En la zona de Guachipas, la vida es más fácil, hay mucha leña, bastante pasto y la necesidad de la ayuda externa no es tan necesaria y la presencia de Dios no es una preocupación inmediata. Puede esperar. Aparentemente no es fundamental. Por eso no hay apachetas. 
Curiosamente esta situación también se da en los pueblos y en las ciudades. Aquella personas que están sin trabajo o con problemas de salud lo tienen a Dios mucho más presente que aquellas otras que con buen trabajo, en una empresa consolidada con una buena obra social, que permite sobrellevar alguna enfermedad con menos dolor y más dignidad. Estas personas muchas veces no lo necesitan tanto a Dios y por esa razón no lo tienen tan presente. Este concepto no es general ni exclusivo pero es bastante común en la vida diaria. Es más, me siento penosamente identificado con esta realidad... EL OLVIDO DE UNA NECESIDAD FUNDAMENTAL.


ir a MAS SOBRE CABALGATA Volver al HOME