El equipo personal     

La organización de una cabalgata esta llena de pequeños detalles que en la montaña toman su verdadera dimensión. Valga como ejemplo los fósforos, o la sal, o las pilas de la máquina de fotos. Son cosas que en la ciudad se solucionan tan fácilmente que no nos damos cuenta de su verdadera importancia. Pero allí, donde no tenemos la solución al alcance de la mano, son realmente problemas pesados.
El equipo personal se debe de revisar infinidad de veces hasta que estemos seguros de lo que llevamos. Hay que imaginar distintas situaciones posibles y reales sin caer en lo ridículo, donde se llega con mucha facilidad. Para una cabalgata de tres días, vale la pena llevar tres pantalones, o un shampoo de 500 cc, o una caja con 100 aspirinas ???. Seguramente sea mucho, salvo que la ensalada de aspirinas sea algo bueno o el shampoo se use para lavar la ropa, que de más esta decirlo anda muy bien pues es un detergente de excelente calidad.
Lo que si hay que tener presente, es que en la montaña el tiempo, a veces, cambia con mucha facilidad. Puede amanecer con un sol radiante y temperatura agradable y en muy poco tiempo se nubla, corre una brisa y nos morimos de frío. Donde el clima es muy seco, el sol ...."el poncho del pobre" como le dicen cariñosamente la gente del lugar, tiene mucha presencia y puede haber muy pocos grados de temperatura y sentirnos muy bien, muy cómodos, con una sensación térmica confortable pero .....cuando entramos en lugares de sombra, en una quebrada,... es allí donde nos damos cuenta del frío real. Esto mismo sucede cuando el sol se oculta por la tarde o cuando sopla un poco de viento.
En las alforjas personales debe ir: una capa impermeable por una posible lluvia, por si sopla mucho viento o como aislante del suelo y de los peleros cuando armamos la cama, un suéter, bufanda y guantes. Cinta de embalar, piolín y bolsitas de nylon que siempre se utilizan. Máquina de fotos y rollo de repuesto si es necesario. Alguna crema humectante o pantalla solar, fósforos o encendedor para quemar papeles. Una cantimplora o mejor un termo irrompible. La campera y el poncho van sobre la montura. Sombrero y cuchillo o cortaplumas a mano. En la alforja de carga una muda completa de ropa, un par de alpargatas, bolsa de dormir de buena calidad, plato cuchara y jarro, linterna, además del neceser completo y la toalla. Sobre la toalla hay un cuento exclusivo y muy interesante. Toda la ropa y demás elementos deben colocarse en bolsas impermeables de fácil identificación. Si esto lo hacemos con cierto orden será muy fácil encontrar lo que busquemos sin tener que revisar y revolver toda la alforja.
Cuando se realizan cabalgatas de muchos días, es preferible llevar jabón para lavar la ropa a llevar mudas de repuesto. En regiones de clima seco y en una actividad donde el esfuerzo lo hace otro, ... el caballo, la ropa se ensucia bastante menos de lo normal de manera que con una lavada rápida queda razonablemente bien y como se seca muy rápido, realmente no hay problemas. Una práctica interesante para realizar después de una cabalgata es hacer un examen personal de las cosas que llevamos y podríamos haber dejado.
En una oportunidad, con un grupo de 18 personas, hicimos un recuento de aspirinas... después de la marcha .... INCREÍBLE !!!... fueron 365 las que sobraron!


ir a MAS SOBRE CABALGATA Volver al HOME