Aprender de las experiencias


Que importante es tener la humildad de reconocer que no sabemos "todo" y que diferentes circunstancias, diferentes personas, nos puede enseñar algo nuevo siempre. No es necesario que sea una persona leída la que nos enseñe. 
En mi caso personal y en esta actividad, mis mayores aprendizajes lo he obtenido y los recibo permanentemente de gente muy humilde, muchas veces analfabetas, pero que en su ambiente tienen una experiencia de vida muy difícil de igualar y de aprender en otro lugar que no sea la montaña. Lo aprendieron desde que nacieron, lo aplican todos los días, porque esa es su vida. Lo que hay que tener es ganas de aprender. 
Muchas veces los "profesores" no saben transmitir, pero uno tiene que observar y tratar de encontrarle una respuesta a cada cosa que hacen. Siempre la tiene. Los usos y costumbres son indiscutibles. Con los elementos que tienen, seguramente lo que hacen, es lo mejor. Donde hay diferencias importantes es en los materiales y la tecnología utilizada. La mayoría de las veces la gente de la montaña no conoce los nuevos adelantos. Como ejemplo, en mi zona, en las montañas que recorro en la provincia de Salta, tener frío a la noche es una cosa inaceptable con la excelente calidad de bolsas de dormir que existen en el mercado. Siempre recomiendo que las bolsas de dormir deben ser de buena calidad, porque... si a la dura jornada de cabalgata, le aumentamos una mala noche por frío, la cabalgata en lugar de ser un placer es un sacrificio que realmente no tiene sentido. Pero además de aprender de personas y materiales también aprendemos de situaciones. Este relato es una experiencia que viví hace un par de años cuando estaba desarrollando una caminata, como programa turístico, entre Humahuaca y Oran. Una maravilla, un programa increíble. 
Duro, no para cualquiera, pero que se puede hacer y vale la pena el esfuerzo porque en menos de 30 Km. en línea recta se viven distintos ambientes y paisajes que le dieron un nombre muy significativo a esta caminata, "Disfrute los opuestos". De los 4.400 m.s.n.m a los 500 m.s.n.m. De las vicuñas y los guanacos a los tucanes, las ardillas y los monos. De los 10 grados bajo cero a los 38 grados. De la aridez a los helechos arborescentes. De la puna a la selva tropical. Todo esto se vive en tres o cuatro días. No se puede creer. Para desarrollar este proyecto tuve que recorrerlo en distintas oportunidades por diferentes caminos. Hay por lo menos tres alternativas diferentes. Por abra de Varas, por el camino real o por Santa Cruz. 
En una de las oportunidades iniciamos la caminata desde Abra de Zenta (4.400 m.s.n.m) rumbo a Oran por el camino real. A mi volumen natural se le agregaba el volumen de la mochila y la superficie expuesta no era nada despreciable y a mis 95 Kg. el peso, el peso de la mochila que rondaría en los 18/20 Kg. Pasamos a ser algo importante en tamaño y peso. 
Esto es lo que yo pensaba. No opinaba lo mismo el viento que me revolcó en un par de oportunidades sin previo aviso y en otro par de oportunidades me revolqué yo por decisión propia antes de volar por un precipicio. Pero... como es esto... sin previo aviso? Esta experiencia es precisamente el núcleo de este relato. Cuando uno camina por el filo de una montaña alta y todo lo que se ve esta por debajo nuestro, el viento llega sin aviso previo... sin ruido. 
No choca contra nada, llega en silencio. Es como si una persona viniese corriendo en nuestra dirección sin que nosotros la veamos ni escuchemos y cuando llega a nuestro lado nos diese un empujón con todas sus fuerzas. Con tal fuerza que uno termina en el suelo sin saber que paso y recién después de este momento llega el ruido. Una experiencia muy particular y muy original que nunca más se repitió... a pesar de haber realizado esa caminata en otras oportunidades. De cada experiencia es importante descubrir distintas enseñanzas que nos enriquezca y poderla transmitir a los demás.

ir a MAS SOBRE CABALGATA Volver al HOME