Un duro Golpe

Las angostas huellas de herradura, que las montañas nos ofrecen para transitar sobre ellas, son lugares especiales para meditar, para disfrutar de manera sencilla el regalo de la existencia, para hacer la paz en nuestro interior y reencontrarnos con lo mejor de uno mismo.
Como se camina en fila india, muchas veces por lugares de riesgo, el dialogo se corta naturalmente y se nos presenta el monologo.
Son esos los momento que a uno se le ocurre preguntarse tantas cosas.

Se establecen largas conversaciones con uno mismo.

En muchas oportunidades no nos gustamos. Otras, resolvemos problemas complicados porque con tiempo "a disposición", sin limites, tenemos la posibilidad de analizar cada problema, una y otra vez, desde distintos ángulos y la mayoría de las veces nos damos cuenta que tales problemas... apenas son dificultades.
También se nos ocurre inventar cosas. Esto me pasa muy seguido sobre todo con problemas relacionados a mi actividad de cabalgatas.
La cantidad de diseños y modelos de carpas que invente, ... y que ya estaban inventados hace años. Las alforjas adaptadas a cada situación especial... y que existen desde hace mucho tiempo...
Un monotema que tengo desde hace años es alivianar mi montura.
Si a los 95 Kg. que porto normalmente, le agregamos lo que pesa la montura, mas mis alforjas, sin dudas los animales que me transportan, deben hacer un gran esfuerzo.
El material utilizado por los montañistas me ayudo mucho porque son de excelente calidad y muy livianos.
Así es como mis riendas son de cinta tubular de media pulgada y con el uso de los mosquetones rápidamente las transformo en cabresto y de esta manera elimino un implemento y aliviano unas cuantos gramos.
Mis estriberas también son de cinta tubular, pero de una pulgada y simples, es decir que atadas en la accionara baja una sola cinta hasta el estribo y allí regulo el largo del mismo. No arriba sino abajo. Con esto también ahorro unos cuantos gramos.
En una oportunidad, durante una marcha de varios días, una chica chica, de unos 13/14 años se mostró interesada en mis inventos.
Con mucha alegría y con cierto orgullo le empecé a explicar la importancia de tener una montura liviana en estos lugares donde el animal hace un gran esfuerzo y que si bien los logros obtenidos con mi "creatividad" e "inventiva" no eran muchos, ... eran importantes.
En ese momento me mira con frescura e inocencia y me dice:

"Hernán, ... y si bajases de peso vos, no seria mucho mejor, ... para vos y para el pobre animal ???.

Ante la simplicidad y precisión del comentario, la realidad total y absoluta de la situación, cualquier opinión esta demás ... pero ...
EL GOLPE FUE DURO.


ir a MAS SOBRE CABALGATA Volver al HOME