La puntualidad...¿es necesaria?
Foto: Santiago Storni


Pero, que pregunta!. Es fundamental en la organización social de una comunidad. A que hora debemos despertarnos para cumplir con todas nuestras obligaciones a las que nos hemos comprometido. A que hora sale el avión. A que hora tengo que fichar en el trabajo. A que hora tengo tal o cual clase en la universidad. A que hora tengo que comer (aunque no tenga hambre) para continuar con mi agenda de actividades...da nuestra vida comunitaria se rige por horarios. La " puntualidad" es fundamental. El impuntual es un mal educado. Comparto todos estos conceptos. Es más ,me considero puntual .
Cuando se realiza una cabalgata por las montañas, la comunidad somos nosotros y la puntualidad es relativa, no tiene mayor importancia, nadie esta pendiente ni esclavizado por este detalle. Actuamos de acuerdo a nuestro criterio ,a nuestra responsabilidad. El tiempo es lo que sobra, sobretodo si estamos de vacaciones o en una cabalgata con amigos donde generalmente nadie usa reloj y la recomendación es guardarlo en el fondo de la alforja ya que lo importante son tantas cosas antes que la puntualidad.
En una oportunidad cabalgaba con una abogada Suiza (juez) que había venido con sus tres hijas. Era el segundo día cuando estábamos desayunando plácidamente en un puesto con un entorno paisajístico excepcional cuando esta señora me pregunta amablemente a que hora partíamos. Mi respuesta fue 10:30 / 11:00 h. La gringa me miró seriamente y me preguntó con precisión suiza: 10:30 u 11:00, como queriéndome decir que eran dos cosas absolutamente distintas. Evidentemente son dos cosas distintas pero debo de reconocer que nunca había esperado una respuesta tan puntual, tan cortante. Mi sorpresa fue grande y velocidad de la luz con mi mirada realice un control general de la situación real. Las carpas armadas aún, pero ya secas, los caballos estaban todos, lo que es muy importante, pues muchas veces falta alguno. Aun faltaba ensillarlos, ya estaban todos reunidos. Los platos de la noche anterior, limpios y la mercadería acomodada... en fin lo único que faltaba era armar las cargas y ensillar. Con esta situación real favorable le respondo a la suiza, -partimos a las 10:30 h.
10:40 h. Doy la orden de montar para iniciar la jornada cuando la gringa se me arrima y dice: "me esta robando 10 minutos". Pensé que era una broma pero... cuando la miro me doy cuenta que hablaba muy seriamente. Con mucha calma, empecé a contar en silencio y con mucha tranquilidad para domar de alguna manera mi bronca. Creo que fueron varios cientos los que acumulé.

Dos horas después la gringa no dejaba de suspirar con las bellezas de las montañas y en esa distracción fue cuando le pregunte con un objetivo concreto:

...Es cierto que en Suiza son muy organizados?
...Por supuesto que sí.

Fue la respuesta... y aquí se estableció el diálogo que yo buscaba con toda intención. Con insistencia le vuelvo a preguntar:
...Y cuando suben a un bus, Uds. mismos sacan su propio boleto sin la participación ni control del chofer?
...Si, claro.
Me contestó... y volví a preguntar:
...Y cundo van a comprar el diario al kiosco, si no esta el vendedor, retiran el ejemplar y dejan el importe a la vista de cualquier persona pues a nadie se le ocurre robar el dinero?
...No podría ser de otra manera.
Me respondió. Y de esta manera llegue a la pregunta clave.
...Me han contado también que todas estas acciones tan loables, tan espontáneas, tan "naturales" las hacen porque las penas son muy duras, y que además esta situación les produce un stress importante que cada tanto necesitan ir a España para poder gritar, escupir en el piso o tirar un papel en la calle?
...Siii!
Fue la respuesta y me contesto con la cara sonriente, pues mucho de cierto tiene esta realidad y fue allí donde le dije:
...Si esto es así, porque me reclamaste que te robaba 10 minutos cuando nos atrasamos en la partida? Si lo único que teníamos que hacer durante todo el día era disfrutar el paisaje, comer cuando teníamos hambre y ganas, descansar cuando se nos ocurriese.
Como digo más arriba, esto ocurrió el segundo día y aún la pobre suiza seguía con los códigos que establece la vida comunitaria de una gran ciudad.

Cuando entendemos que estas obligaciones son válidas en otras circunstancias, en otro contexto, en otro ambiente, es cuando, empezamos a vivir una nueva realidad y a disfrutar en serio esta experiencia tan original como es una cabalgata donde muchas cosas se valorizan de una forma totalmente diferente a las que estamos acostumbrados.
El consejo en esta oportunidad es:

"...adaptémonos lo más rápidamente posible a la realidad para disfrutar el mayor tiempo posible esta experiencia limitada que no se repite a cada instante..."


ir a MAS SOBRE CABALGATA Volver al HOME