PEDALEANDO POR TIERRAS MAPUCHES
Texto y fotos: Santiago Storni y Federico Stelkic


San Martín de los Andes - Paso HuaHum - Lago Pirehueico - Pto. Fuy - Neltume - Choshuenco - Carirriñe - Liquiñe – Paso Carirriñe - Lagos Curruhué Grande y Chico - Lago Lolog - San Martín de los Andes


Con una luna que proyecta sobre el ripio las sombras de árboles y coligües, cortando el silencio, trazando zetas descendentes a alta velocidad, dos luces tenues se deslizan; dos bicicletas flotan en la noche...


Asistencia
El proyecto original del grupo más grande, liderado por Mauro De Luca, era ir por Villarrica, un circuito más largo. Pero el primer día al salir de San Martín de los Andes, tomamos la decisión de separarnos de ellos, que llevaban un ritmo demasiado exigente para mí (desentrenado), y optamos por hacer un circuito más chico, pero igual de lindo y abrupto. Así fuimos un poco más relajados. Estábamos de vacaciones; no íbamos a romper records.
En caso de problemas, preguntando, existe el recurso de contratar un vehículo. Federico hizo todo en bici. Él de 26 años, con experiencia en esto y devorador de kilómetros; yo de 44, que quería ir disfrutando y que no tenía ningún complejo en subirme a una camioneta si de ese modo conocía más, y la “paría” menos. En un par de ocasiones nos separamos y nos juntamos luego, al final del día. Siempre existe esa opción si hay disparidad en la velocidad, el estado físico, o simplemente las ganas.

Nadie más
No sabemos qué es lo que había en el aire de esos caminos y pueblitos chilenos... Una especie de “diafanidad”; y un silencio casi perturbador.
Como nos dijo un señor: “Vaya tranquilo que si se cruza con alguien, acá es toda gente buena, que lo va a querer ayudar!”
La gente es simple, y trasmite de padres a hijos y a nietos las costumbres, y la pertenencia a esa tierra.
Lo mejor fue que en semana santa (‘2005), fuera de temporada éramos los únicos visitantes en cada pueblito, los únicos "pedaleantes" en cada puesto de frontera.
Como muestra, valen dos ejemplos:
En un momento, después de almorzar algo, Federico se echó una siesta... tirado en el medio del camino! Cerca del Paso Carirriñe, de vuelta a Argentina, que aunque sea un camino internacional, ahí es una huella pedregosa y empinada. No había ningún peligro ahí, ningún vehículo iba a pasar. Incluso se acercó un señor, de un aserradero a ver si estaba bien... “porque a veces anda el león, que el otro día se comió uno por ahí!”, según dijo.
Y en un parador sobre el lago Curruhué Grande me olvidé el casco, y luego al llegar al puesto de Gendarmería ellos lo tenían para devolvérmelo cuando pasara. Habían estado en ese parador, nos habían visto y luego nos adelantaron con su auto; éramos los únicos "bikers" ese día.

Clima
Todas las noches fueron despejadas y con luna. Una con fogoncito incluido, porque en el lago Curruhué Chico se puede hacer fuego (otra onda que el “Campingás”). Sólo al principio llovió mucho. Llevar un buen traje de agua o capa de lluvia. Fue bajo la lluvia que decidimos el primer día separarnos y que los otros siguieran. Ellos fueron por Pucón - Paso Tromen; nosotros por el paso intermedio (Carirriñe), zona mapuche, lleno de termas. Cinco días. Muy lindo!



Entrando a Chile. En una alforja la ropa; en otra la comida, la marmita y repuestos para la bici. En el porta-equipaje enrollados: aislante, bolsa y carpa. En el manubrio: la cámara, el mapa y caramelos.


Puerto Pirehueico, donde se toma la balsa. Averiguar los horarios con antelación, pues hay muy pocos cruces por día.


La balsa cruza longitudinalmente el lago Pirehueico, hasta Puerto Fuy, en la región de Panguipulli.


Puerto Fuy, sobre el lago. Al fondo el volcán Mocho-Choshuenco, con sus dos cumbres: una mocha y otra cónica. Pasando Neltume nos desviamos a conocer Choshuenco, con su playa con árboles-sombrilla: vale la pena.


Puente saliendo de Liquiñe. Todo el camino era una sucesión de lagos y puentes sobre ríos de montaña.


Al cruzar el escarpado Paso Carrirriñe entramos de vuelta a la Argentina, y al Parque Nacional Lanín.


Fogoncito en el Lago Curruhué Chico. Es un camping público en un lugar muy lindo, pero ojalá la gente lo mantuviera más limpio.


Amanece sobre el lago Curruhué Chico. Una tenue bruma lame la superficie del agua hasta que el sol se eleva.


De vuelta en San Martín de los Andes, y el muelle de madera del puerto, sobre el lago Lacar.