Circuito 
Pehuenia

Zapala fue la ciudad elegida para emprender
nuevamente un viaje por los caminos patagónicos Llegamos muy temprano por la mañana y sin embargo parecía que no habíamos viajado ni una hora. Entusiasmados por los paisajes que encontraríamos, comenzamos a pedalear para cambiar ese espeso aire de la ciudad que traíamos con nosotros.

Por A. Plesinger 
 Fotos: G. Palavicino

 





Arribamos al lago Aluminé después de transitar 104 Km. de los cuales más de la mitad están asfaltados. El lago nos recibió con una lluvia que nos impedía armar nuestro campamento, pero el lugar alimentaba nuestras ansias de recorrerlo con las mountain bike.
La geografía de este lugar lo convierte en un paraíso para este tipo de bicicletas, ya que aquí hacen valer sus cualidades.Después de disfrutar unos días en el lugar continuamos viaje con nuestro equipaje al llamado circuito Pehuenia y nos dirigimos al lago Moquehue, que solo dista del anterior 24 Km.  Este lago es espectacular, contiene en su paisajebosques de araucarias o pehuén, árbol autóctono, de impresionantes dimensiones.Con la intención de recorrer dicho paraje, nos internamos por caminos alucinantes, cruzando arroyos, una densa vegetación,cascadas que bajan de los cerros nevados e infinitos obstáculos. Recomiendo esta región para quienes
comienzan el mundo del cicloturismo y quieran pasar unas vacaciones perfectas con un toque de adrenalina y aventura.
Continuando con nuestro itinerario pedaleamos 40 Km. para llegar al primer lago del Parque Nacional Lanín, Lago Ñorquinco. Una vez que hablamos con el guardaparque para ver que posibilidades de recorrer el lugar teníamos, este nos dio toda la libertad, respetando el habitad sin salir de los senderos. Armamos la carpa a orillas del lago con una vista inexplicable. Uno de los lugares que no se puede dejar de ir, es la cascada de Coloco, el camino es un poco duro porque hay mucha cantidad de arboles caídos y el mismo se encuentra en malas condiciones. En las cercanías de la cascada nos dispusimos a merendar y observar las inmensas praderas de amancay amarillas. A la cascada hay unos 15Km.
El 9 de enero abandonamos Ñorquinco con la intensión de parar en el lago Pulmarí y de hecho lo hicimos pero solo para fotografiarlo porque no existe lugar para acampar, solo carteles que indican: Propiedad privada, prohibido pasar,
esas increíbles fronteras de alambre alrededor de innumerables espejos de agua. Un poco desilusionados continuamos hasta el pueblo de Aluminé que dista del lago Ñorquinco 56 Km.
Este trayecto nos deleito con rebaños de ovejas que se dirigían hacia la veranada, el avistaje de cisnes de cuello negro y unas truchas de las imposibles que navegaban por el río Pulmarí.
En Aluminé paramos en una hosteria muy humilde, recuperamos fuerzas y disfrutamos de un buen baño de agua caliente. En el pueblo no reabastecimos y llamamos por teléfono a nuestras respectivas familias.
Nuevamente listos para partir, nos dirigimos hacia el lago Ruca Choroi, nombre Mapuche que significa Casa del Loro. El camino fue muy duro, constante viento en contra y un porcentaje muy alto de cuestas, pero el sacrificio vale la pena, este rincón del parque nos nutrió de paisajes insospechados y una hermosa reserva Mapuche. Este lago solo queda a 30 Km. de pueblo pero demoramos casi 6 horas en llegar.
El 12 de enero realizamos una caminata hasta una pequeña laguna llamada Verde, está rodeada de hermosos cerros nevados y un bosque de araucarias indescriptible.
El regreso al pueblo fue plena diversión, viento a favor y puras bajadas, en él cargamos combustible para el calentador, tomamos un helado y continuamos hasta Rahue, distancia total 47,9 Km. Aquí acampamos a orillas del río Quillen junto a una familia de Plottier que nos convidaron con unas tortas fritas que jamás olvidaremos.

donde1.jpg (29464 bytes)


ir a CICLOTURISMO ir a HOME CONTINUA !!!