A cruzar 
el charco

Por Jorge Álvarez

Feriado largo...grupo de amigos...ganas de pedalear. Cerca pero no habitual...variedad de terrenos, de paisajes, tranquilo y económico. Todo esto puesto en la coctelera y después de un par de golpes dio como resultado...Uruguay.


Todo comienza en el puerto de Bs As (teníamos que cruzar el charco), uno a uno íbamos llegando al punto de reunión, los papeles de migraciones y a embarcarse. Dos horas cuarenta de navegación disfrutando del sol en cubierta y ya estamos en Colonia. Se impone una recorrida por el casco histórico de la ciudad, un rápido safari fotográfico, compras de provisiones para el día y ...vaaamonos!!

La idea era unir Colonia con Nueva Palmira pasando por Conchillas y Carmelo. Este es un recorrido clásico que se realiza por la ruta 21, pero nosotros no estábamos para caer en recorridos clásicos...
La búsqueda de información previa al viaje mostraba algunos mapas con caminos internos, lejos de la ruta y esos eran los que intentábamos descubrir. Comenzamos bordeando la costa hasta que se nos termino el camino, acá los lugareños decían que la única forma de seguir era por la ruta...pero mis mapas decían otra cosa.  Seguir o no seguir...he ahí el dilema!!
El grupo era chico y las decisiones eran rápidas, íbamos a confiar en los mapas.
A los pocos kilómetros los ánimos crecían rápidamente, un camino de ripio muy bien consolidado nos internaba entre sembradíos, viñales, estancias, autos antiguos, increíbles tonalidades de verdes y cerrando el cuadro el río de la plata al fondo. Todo a través de las cuchillas (interesantes ondulaciones del terreno, con algunas trepadas y largas bajadas).
Campos, bosques y arroyos se iban sucediendo a lo largo del camino, alguna que otra pinchadura perdida... El ultimo tramo hasta la entrada a Conchillas si hubo que realizarla por la ruta.
Conchillas es una pequeña localidad, no cuenta con gran infraestructura para el turismo pero es bastante pintoresca.
- En el puerto hay un camping- nos dicen y allá vamos. El lugar esta fuera de temporada pero sus dueños viven ahí, enseguida nos instalamos, nos preparan un menú y damos por finalizado el primer día como todo un éxito.
El nuevo día se hace presente pero parece que el sol no tiene ganas de acompañarnos hoy, esta bastante cubierto el asunto...trato de animar al grupo diciendo que se va a mantener así... que a lo sumo encontraremos una leve llovizna pero nada más…no se si me creen pero al menos todos pedaleamos con ganas.
Acá paso exactamente lo mismo que en Colonia, los lugareños dicen una cosa y los mapas dicen otra. Mientras los chicos sacan fotos, Ricky me acompaña a la seccional de policía. Si, los caminos internos están solo que sumamos muchos más kilómetros. No hay lugar para parar y encima el clima no acompaña...no decimos nada y salimos a la ruta.
Algo que si nos aseguraban en la policía era que la ruta estaba en malas condiciones así que no había muchas posibilidades de encontrar trafico.
Era cierto, la ruta esta bastante destruida y pedaleamos solos.
Una especie de almacén, pulpería, pool, perfumería, taller, centro social y deportivo, es el lugar elegido para el almuerzo. Un lugar donde las mismas caras de siempre buscan la solución a los problemas del país al ritmo de las medidas de ginebra.
Un tirón más y estamos en Carmelo. El Arroyo de Las Vacas que como un río cruza por los limites de la ciudad, le da un toque muy especial a esta parte del recorrido.
En el camping nuestras bicis comparten el lugar con los botes, veleros y cruceros, estamos en la zona de amarras.
Un dato curioso. Las duchas son con fichas...funcionan como un semáforo, rojo poner ficha, verde regular la temperatura, amarillo apurarse!!
Otra vez en camino, ahora la vista son countrys, Golf Club y una impresionante arboleda en galería.
Hay varios lugares para conocer, elegimos Punta Gorda, es una localidad (para no llamar caserío) con un aspecto típicamente pescador, muy lindo para recorrer.
Casi sin alejarnos de la costa llegamos a la ciudad de Nueva Palmira, muy pintoresca por cierto.
De acá una lancha colectiva nos llevaría hasta Tigre. Un viaje más que terminaba dejando recuerdos, anécdotas y hermosos momentos vividos…
Cabe destacar que la gente nos trato muy bien, por donde pasáramos éramos bien vistos, una muy agradable sensación...
Si bien la idea era realizar la travesía en modalidad de camping, los precios para comer eran más que tentadores por lo que nunca llegamos a cocinar.
Definitivamente todo lo buscado...variedad de terrenos, de paisajes, tranquilo y económico...Uruguay.
Mary, Ricky, Diego, Pablo y quien cuenta esta historia.


ir a CICLOTURISMO ir a HOME



Casco, Chocolate y buena pedaleada!!