Cuatro meses
en Laguna Capri
 

Reportaje de Santiago Storni a Hernán "Chiquito" Dalrí realizado el 5 de marzo al pie del muro que la A.A.D.E.D. tiene sobre el río, en Perú Beach, Acasusso, provincia de Buenos Aires.


¿Vos estuviste acampando unos meses en Laguna Capri?
Sí, en el año ’92. Cuatro meses y medio: Desde diciembre hasta abril.

Y escalaste algunas agujas..?
Sí, hice escaladas a la Aguja de la "S" y la "Saint Exupèry", muchos intentos, caminatas al Hielo Continental, el Glaciar del Torre y la Loma de las Pizarras entre otras, boulders, etc.

Con ...?
Esa vez estaba con Adrián da Conceiçao, fotógrafo y compañero de escalada alpina, y con Alberto del Castillo, que cuando no trabajaba, al haber sido mi instructor en el curso de hielo me llevó a mis primeras grandes paredes e incursiones que hice ahí en la Patagonia. Sin él realmente hubiese perdido un montón de tiempo y adquirido mucha menos experiencia.

Cuatro meses instalado ahí... ¿y cuando no escalabas?
Hacía pan, lavaba la ropa...

Y pintabas acuarelas...
Sí, también en esa época hacía pinturas de montañas.

¿Y estuviste otros veranos?
Sí, volví en el ’94, recién recuperado de un accidente que me dejó sin escalar dos años...

En el tobillo...
Sí, tuve una lesión muy grave en el tobillo y en la espalda. Me recuperé y volví al campamento-base Bridwell (hoy De Agostini). Ese año tuve el honor de estar en al cabaña con muy buenos escaladores: Tommy Bonapace y Tony Ponholzer, y estaban también las "máquinas" como Rolando Garibotti con Steve Gerberding y Conrad Anker, alpinistas de élite. Ellos estaban haciendo rutas nuevas en el cordón del Torre. Tommy y Tony estaban probando por 7° año consecutivo la ruta original de Egger y Maestri al Torre. Fue su misión principal esos años apoyados por un amigo de Maestri. Ellos realmente creen (la eterna disputa) que Egger y Maestri sí subieron al Torre en aquella primera vez. Yo también lo creo eso, y tengo la Climbing magazine del año ’67 con una nota de Maestri donde él habla, y a uno se le paran los pelos con solo leer esa nota.
Tommy y Tony también estaban probando un nuevo proyecto, que no lo puedo mencionar...

¿No se concretó?
Aún no lo sé, pero es un secreto de escaladores.

¿Y qué escalaste ese verano?
Hice El Cerro Solo con Marcelo y el Cerro de las Tormentas con Julieta Becette (dos ascensiones de poca dificultad pero con vistas impresionantes), luego subimos la Aguja de la Medialuna con Adrián da Conceiçao y Marcelo Fayer. Porque queríamos hacer la primer repetición, ya que Ermanno Salvaterra abrió esta ruta y le puso el nombre de Rubio y azul en honor a Horacio Bresba que también era muy amigo nuestro. Entonces queríamos repetir la ascensión para tenerlo más presente aún a nuestro querido amigo. 
En la primera parte de la ruta nos equivocamos y entramos por el Este directamente, los primeros cuatro largos haciendo la ruta más fácil. Y luego nos unimos con la ruta en el hombro, donde empieza un sistema de fisuras más o menos en el cuarto largo. 

NESTOR MÓNACO

¿Vos empezaste a escalar con tu tío?
Si, yo empecé a escalar en Bariloche. Mi primera ascensión fue al Pico Refugio San Martín, en la Laguna Jakob. Con la soga atada al cuerpo, al viejo estilo; con martillo y clavos. Subimos creo que la ruta de los italianos. Y luego hicimos rapeles Dülfer, con la soga por encima del hombro y entre las piernas, que no se lo recomiendo a nadie!

¿Y él ya escalaba con la generación anterior?
Si, mi tío (Néstor Mónaco), participó con la generación de escaladores anterior a la nuestra en la escalada de rutas en Sierra de la Ventana y Córdoba, como El Diedro Grande (en Gigantes) y esas directísimas en artificial. Subió con la expedición del año ’69, junto a Jorge Aikes al Cerro Adela, cara Este, en el cordón del Torre. Como El Chaltén no existía paraban en la estancia de Madsen. Tuvieron que esperar una semana a que el cauce bajara para poder vadear el río de las vueltas... Ese año estaba la "British Cerro Torre Expedition", que fue el primer intento en subir por lo que hoy es la ruta normal. En ese año subieron hasta el hombro e hicieron los primeros seis largos de la ruta actual.

La del compresor...
Sí, que Maestri, luego de la controversial primera, en su segunda ascención subió por ahí y siguió con los clavos de expansión dejando el compresor cerca de la cumbre. 
Ese año ’69 entonces, Néstor con otros compañeros argentinos hicieron un intento a la pared Este del Fitz Roy, aunque parezca increíble con estribos y cuñas de madera, donde en una semana progresaron 200 m debido a la complejidad de la ruta para el material que se usaba en esa época.

Ni "pies de gato" ni "friends"; borceguíes...
Existía material de aluminio y sogas de nylon. No existía el goretex, no se usaban empotradores y sí, calzaban borceguíes.

BARILOCHE

¿Solés ir al Frey?
En el ’90, el Frey fue mi segunda salida a la roca, donde decidí dedicarme a este deporte. Ahí conocí a Diego Marsella (campeón argentino ’97 y ‘98 de escalada deportiva) donde reunimos nuestro material que consistía en una soga Armellín (ind. arg.), cuatro mosquetones y un descuelgue. Entonces nos limitamos a que los escaladores que había por ahí nos fijaban el descuelgue y nos dejaban el "top rope", que lo hacíamos y repetíamos un montón de veces en el día. Después conseguimos un poco más de material, y con Cora Langhben subimos a la Aguja Principal. Después he ido varias veces más, es uno de los lugares preferidos para escalar, una de estas temporadas me encantaría probar hacer alguna fisura de 7° grado, que aún no logro.

El año pasado fuiste Refugiero del López...
Hace dos años estuve trabajando toda la temporada, en el Cerro López, donde mi tío tomó la concesión y decidimos estar ahí juntos. Fernando Armani de Bariloche, mi novia Vanesa y Sandra "La India", completaron el staff de refugieros/as. Tuvimos todos los altibajos propios de las temporadas en esa zona, de manejar un refugio donde uno trabaja y más que una remuneración económica obtiene un muy buen ambiente de trabajo. Y pasa mucha gente por el refugio, con o sin experiencia, para hacer travesías y con muchas ganas de conocer la montaña. Lo único es que se hace medio difícil, cuando la temporada no es muy buena, cumplir con el contrato de concesión (muchos $$$!).

Este verano ya no volviste...
No, lo estuvo manejando mi tío. El verano que estuve equipamos algunas rutas deportivas, con Fernando. Las mismas se encuentran en el cañadón que hay yendo para la Lhurs, desde el estacionamiento. Además recomiendo para escalar en esa zona las rutas clásicas, como punta Lührs y la Punta Norte o El Dedo del Cerro López. Son escaladas de poca dificultad pero con una vista inigualable, con todo el entorno del lago Nahuel Huapi: La vista panorámica que hay desde ahí es increíble!

La roca del López es más fea que la del Frey...
Si, es más quebradiza y las paredes son más aplomadas. Los acercamientos son parecidos, por pedreros. Si bien no es un centro con el potencial que tiene el Frey, yo creo que hay mucho para desarrollar. Y abrir rutas equipadas con estilo moderno para que más gente se sienta segura de ir a escalar ahí.

¿Al ser más quebradiza es más peligrosa?
Sí, hay más peligro de caída de piedras.

¿Otras épocas para comentar como escalador?
Desde el ’95 me dedico a la escalada en roca y deportiva y compito en torneos metropolitanos y nacionales. En el’95 fundamos la Asociación (AADED) y el Muro de Perú Beach en el ’97, pero eso lo dejamos para otra charla 

Como instructor estás saliendo seguido a escalar, con alumnos?
Si, y como Guía de escalada en roca ya hice muchas salidas con amigos y ex-alumnos



 
En Gigantes (Foto S. Storni)

 



En la cumbre de la Aguja de la
Media Luna con el cerro Torre detrás


Escalando en Panales, Tandil.

Extraplomo en La Ola, 
ruta Odisea.     
(Foto Lucas Kopke)

Escalando en "Aurora" 
en las sierras de Tandil

Hernán Dal Rí actualmente es co-director de la escuela de escalada en el muro de Perú Beach, Presidente de la Asociación Argentina de Escalada Deportiva e instructor y Guía de la misma.


ir a ESCALADA Volver al HOME