Cascadas 
heladas de 
Puente del Inca

"El frío ha empezado a sentirse y nos ha traído nieve temprana y un aspecto en la cordillera mendocina como hace años no teníamos. Todas las sures rebozan de hielo y nieve. Es precisamente este paisaje , el sinónimo de escalada alpina."

 Por  Daniel Pizarro

Si de hielo puro se trata, los corredores y cascadas que se "arman" en invierno por estas latitudes están a la altura de todos los requerimientos, pero sin lugar a dudas el centro por excelencia para esta actividad es Puente del Inca, en la pared sur del cerro "Aguas Hediondas" ( nombre del arroyo que desciende de la montaña y que contiene un alto porcentaje de azufre, dándole este su olor característico.
El "Centro de Actividades Invernales de Puente del Inca" esta situado en la ruta internacional n° 7 a Chile a una altura de 2800 m., sobre la Quebrada del río Mendoza y enmarcado por los cerros Banderita, Alma Blanca y asistiendo a unos de los paisajes más majestuosos : el coloso de América, el Cerro Aconcagua ( la entrada al parque homónimo se encuentra a 2 Km.); secundado por el Almacenes y el Tolosa.
Otro punto de referencia es la frontera con Chile distante a 16 Km.
Si tomamos como punto de partida Puente del Inca , algunos de los destinos posibles son el trekking por el cerro Banderita, la Quebrada del río Horcones a la sombra del Aconcagua, el Cristo en la frontera con Chile u otros circuitos por los cerros nombrados; pero la mayor atención recae sin lugar a dudas sobre las Cascadas Heladas situadas a 6 Km. del asentamiento.
Este centro de escalada es único en el país por sus características bastantes particulares como ser su corta aproximación ya que las cascadas están a escasos metros de la ruta, (algunas con fácil aproximación y otras no tanto). Otros datos importantes son que se esta escalando a una altura considerable, alrededor de los 3000 m., y por ser una ladera orientada al sur esta bastante expuesta a los factores climáticos, lo que hace que su hielo varíe constantemente en su metamorfosis, estando acuoso por momentos y cristal al otro día; y su formación varia en el origen como ser laminar o de goteo y por ser efímeras o constantes.
Las dificultades de las mismas son desde una rampa helada (con 35 grados de inclinación) a una estalactita colgante de más de 10 metros; o sea de todo y para todos los gustos.
Cada cascada congelada es un ser vivo, en todo el sentido de la palabra, ya sea desde el agua que circula por debajo de la fina capa de hielo, que nos permite hacer una analogía con sangre circulando por venas y arterias, hasta los trozos de hielo que se desprenden con los cambios de temperatura, lo cual hace pensar y no equivocadamente en estados de ánimo de la cascada en cuestión.
Así pues el escalador que desee transitar estas finas cintas plateadas deberá convertirse en un eximio "cazador de cascadas". Acecharlas, interpretar sus mensajes, comprender sus estados de ánimo, pero fundamentalmente saber que el espíritu absolutamente libre de este lugar y de los seres que lo habitan es inclemente, y que un error es irremediable, pagando en el mejor de los casos con una seria lesión.
Es entonces una " Zona Peligrosa", nombre que adopta la cascada principal, luego siguen  
" Atahualpa" , "Chacal Rebotante" , "Grítame Libre" y " El Corte Final".


ir a ESCALADA Volver al HOME