ESCALADA DEPORTIVA EN BARILOCHE
Texto: Pablo Pontoriero

Variedad; creo que esa puede ser una buena palabra para definir lo que es la escalada deportiva en la zona cercana a Bariloche. Variedad de paisajes, de climas y de rocas. Todo eso en muy pocos kilómetros a la redonda. No hay de todo, pero si que hay mucho.

La escalada en Bariloche no es una actividad nueva, pero siempre estuvo relacionada al cerro Catedral y las agujas del Frey, un excelente lugar, con agujas y tapias de granito naranja. Ideal para hacer vías de varios largos, con placas y fisuras. Aquí es mas terreno de aventura y escalada con seguros móviles que escalada deportiva, aunque siempre algo hay, y también se encuentran muy buenos bloques para hacer boulder.

En los últimos años, se comenzaron a buscar lugares mas cerca de la ciudad o por lo menos que sirvan para ir por un día. Al mismo tiempo que llegaba la idea de lo que era la escalada deportiva a los escaladores locales. Al principio, más o menos a mediados de los ‘90 se abrieron algunas vías en Valle Encantado o El Pilar (a este lugar no se puede ir más por problemas de seguridad con un barrio cercano). Pero siempre con inconvenientes para conseguir material, fabricando chapas caseras, un solo taladro que era prestado y no siempre se lo podía usar, muy poca gente dispuesta a ayudar, etc.

Por suerte los tiempos cambian y gracias a esas primeras vías deportivas, cada vez empezaron a aparecer mas escaladores, esto sumado a la apertura de algunos muros de escalada y bulders, y al trabajo y los taladros de unos pocos, hicieron que en la actualidad Bariloche sea uno de los lugares de Argentina con mas desarrollo en cuanto a sectores, vías y cantidad de escaladores.

Como dije al principio, la variedad es una buena característica de lo que es la escalada en estos pagos. Ya es posible venir a Bariloche una semana, y escalar todos los días en un lugar distinto. El impulso que esta teniendo la escalada en estos últimos dos o tres años, es realmente importante. A modo de ejemplo, se puede mencionar que desde que salió la primera guía de escalada deportiva el verano pasado, ya hay 50 vías nuevas para esta temporada!!. Tampoco es todo tan ideal por que atrás de este numero de vías nuevas, se puede contar con los dedos de una mano a sus aperturistas, pero eso es otro tema.....
En cuanto a los sectores de escalada, hay lugares a solo 6 km del centro, hasta a 70 km.
Empezando con este viajecito, vamos primero a lo más cercano.

Piedras Blancas, en el Cerro Otto, una zona muy buena para principiantes, con vías que no pasan de 6c+. Abundan las placas verticales o tumbadas de adherencia. Hay mas de cien vías, pero no todas están bien equipadas, pero si a todas se llega fácilmente a armar el tope-rope por arriba. También se puede practicar colocación de empotradores, armado de reuniones y escalada de hasta dos largos. En fin, una zona escuela. Existe una guía de escalada de este lugar, pero que se dejo de editar, así que como mucho se puede conseguir alguna fotocopia.

Pasando a lugares mas deportivos, tenemos a 10 km. de la ciudad, la zona del Cerro Ventana. Aquí los muros son mas verticales y en algunos casos muy desplomados. La roca es metamórfica, y hay varios agujeros y regletas. Todas las vías están equipadas y hay casi 30, que van desde 4° hasta 8a, aunque lo que mas abundan son las vías entre 6c y 7b. Dentro de las vías mas recomendables están “Biri-Biri”, “b 52”, “ Forza Makita” y “Tehuelche”, por nombrar a algunas.

Siguiendo con nuestro viaje imaginario, nos vamos a la Laguna El Trébol, a 20 km. del centro de la ciudad, en dirección a la cordillera. En esta zona, encontramos tres sectores, cada uno con características distintas. Primero están las Torrecitas, que son unas paredes de conglomerado muy particular con orientación al norte (sol a la tarde), que cuentan con catorce vías desde 5° hasta 8a/8a+. Este sector se caracteriza por ser de placas verticales o apenas desplomadas, con canto pequeño, como ser romos o “porotitos”. Algunas vías destacadas de este sector son “Kachaca”, “ Bem petat” y “Mandale Batman”
El otro sector que encontramos en el Trébol es La Piedra del Bosque. Se trata de un bloque muy grande de roca naranja, que se encuentra en un bosque muy pintoresco. Es en realidad un terreno privado, pero por suerte le pertenece a Daniel Seeliger, un activo y entusiasta escalador que no tiene problema en que se escale ahí. Hay ocho vías muy buenas desde 6a+ hasta 7c.
A solo 600 metros de este último, están las paredes blancas, el último sector de El Trébol. Aquí es otra historia, es el sector mas duro en si mismo de toda la zona. La vía más fácil es de 6c+, y es poco probable que se pueda abrir algo de menos grado. Es muy desplomado, con agujeros y romos. La pared llega en algunas partes hasta 40 metros, y hasta ahora se han abierto 10 vías. Mucho séptimo grado, y un 8a muy bueno, “Corsario Negro”, 22 metros de desplome, continuidad y calidad.
Hasta aquí paseamos por todos los lugares para escalar más cercanos a la ciudad. Las características que tienen todos, son que el clima es el típico de la cordillera, en otoño e invierno frío y húmedo, y verano puede hacer hasta tanto calor que no da para trepar al sol. Por eso es bueno que se pueden encontrar sectores con distintas orientaciones.

El recorrido sigue, pero ahora hay que viajar un poco mas, nos vamos al este, a la estepa. Por suerte acá la variedad tiene que ver también con el clima, que es mucho mas seco, así que podemos tener días de lluvia en Bariloche y estar trepando al sol en estos lugares. Saliendo de Bariloche en dirección a Neuquen, a 35 km., esta Villa Llanquin. Al fondo del pueblo, se ven unos bloques de roca rojiza. Esta zona es la ultima que se desarrollo este otoño, y ya cuenta con 16 vías desde 4° hasta el 8ª/a+. Predomina la escalada atlética, con buen desplome, agujeros y chorreras. Quizá no sea un lugar con tanto potencial, pero si que vale la pena visitarlo, ya que la roca es bastante particular, las vías son buenas y el paisaje es muy lindo.

Siguiendo por la misma ruta, a casi 30 km., nos encontramos con Valle Encantado, un lugar que sin dudas es de los mejores para escalar en Argentina, con un potencial de roca increíble. Lamentablemente, como no puede ser todo tan bueno, hay muchos terrenos privados, pero sin embargo hay sectores a los que se puede acceder.
La roca de esta zona es volcánica, con muchos agujeros, es el reino de los “bi” y los “tri” dedos. El tipo de escalada varia mucho dependiendo de los sectores, ya que se encuentran desde vías clásicas de 4° para ascender a alguna torre, hasta impresionantes desplomes con vías de octavo grado de escalada a bloque o continuidad. También hay mucha opción de orientaciones. Paredes que dan al sol para los días fríos o también nos podemos meter dentro del bosque en los días de mucho calor. El lugar le hace honor al nombre!, el paisaje es alucinante y la escalada también. Hay mas de 40 vías y el numero sigue creciendo. Hay muchas vías buenas, pero solo para nombrar algunas se pueden recomendar “ engaña pichanga”, “ albóndigas de queso”, “papita pal fanfita”, “los peluca”, “bullarengue”, etc.

La info más detallada sobre los sectores y las vías de cada uno, se pueden encontrar en la guía de escaladas “Bariloche Vertical”, que se consigue en varios comercios relacionados a la escalada o escribir ante cualquier consulta a barilochevertical@yahoo.com.ar.

Espero finalmente que el viajecito les haya gustado como para venirse al sur con toda la motivación para hacerlo realidad.



Franco Colosimo en “Hecho en casa” 7a
Lag El trebol. Foto:Pablo Pontoriero


Pablo Pontoriero en “Londres“ 7b+ Va.
Llanquin. Foto:Pere Vilarasau


Rosana Rechencq en “El sindicato
del serrucho” 6c+ Laguna el Trebol.
Foto:Maxi Vazquez