“NO GARGALO” (Hasta el cuello)
MORRO DO GARRAFAO

Texto y fotos: Javier Franco

¿Qué hace una persona recorriendo kilómetros de distancia atrás de sus sueños?
Es difícil saber pero bueno, una vez oí decir que los sueños solo son imposibles hasta que son realizados; desde ese día entonces voy corriendo atrás de muchos, creo que algunos ya los alcancé, y el último de ellos fue uno de los mejores...

Todo comenzó con una llamada de teléfono de un amigo de Edemilson. Era Eduardo Viana (“Ralf”), conocido escalador de Minas Gerais con muchas vías abiertas de alto nivel en toda esa zona. Un hombre de pocas palabras, tiró una bomba: “Estoy en la base de una pared de mas de 400 metros de fisuras, cumbre virgen y mucha escalada vertical. Estoy esperándolos a ustedes. Traigan equipamiento.”
Por la descripción que nos dio preparamos un arsenal de equipamiento que cubriesen todas las dimensiones de una fisura, además del material de grampeación, 200 metros de cuerda, material para acampar y comida.
En algunos días armamos las mochilas, petates y salimos de Curitiba el viernes a la noche. Edemilson, Valdesir y yo. Fueron 1.500 km desde Curitiba al pueblito de Santa Teresinha,12 km antes de Ecoporanga, norte de Espíritu Santo.
Domingo por la mañana estábamos en el paraíso, un lugar rodeado de piedras y una en particular fue la que nos llamó la atención, la Piedra do Garrafao. con sus 500 metros verticales.
Encontramos a nuestros amigos Ralf y Fernanda que estaban cerca de la base de la pared.
Y la tapia era vertical mismo! Llegaba a dar un poco de miedo de solo mirarla! En aquel momento me di cuenta por qué esa montaña poseía su cumbre virgen: la escalada sería compleja y difícil, pues gran parte de la pared era desplomada, cosa que es fácil percibir por la coloración de la roca amarillenta (probablemente por no correr agua de lluvia, ya en los trechos aplomados la coloración de la roca era más oscura).
Iniciamos las tareas de escoger una línea de subida, captando los detalles de la pared con auxilio de unos binoculares. El mismo día pedimos autorización al dueño de las tierras, que nos trató de locos, pero con la buena onda que caracteriza a los brasileros permitió que montáramos nuestro campamento base a 40 minutos del inicio de la pared.


LA PARED

1er día. El mismo día comenzamos a llevar equipamiento y agua a la base de la pared. Al día siguiente, mi amigo Edemilson se sentía muy mal: gripe y fiebre y no pudo escalar. Entonces comenzamos a escalar Valdesir Machado (Val), y yo (Javier Franco). Ya en la pared percibimos que la fisura era demasiado ancha y no teníamos piezas tan grandes para colocar en la del diedro inicial. Pero Val supo controlar la situación y consiguió conquistar gran parte de esa fisura. Esto fue un lunes y nuestro plan era llegar a la repisa que se encontraba a la mitad de la pared el martes.

2° día. El martes subieron por la cuerda fija Ralf y Fernanda y comenzaron a conquistar el cuarto largo. La fisura por la que comenzamos a subir fue haciéndose cada vez mas fina y en los últimos metros la escalda fue muy extenuante ya que se tenía que hacer agujeros de “clif” para progresar en la pared. Más tarde llegamos a la primera repisa de la vía , donde sería nuestro campamento por unos días. La repisa no era muy buena; era medio torcida y encima estaba llena de cactos.

3° día. El miércoles, subimos con más de 40 litros de agua, comida y equipo hasta la primera repisa. Calculamos tres litros de agua por persona por día y pedimos a San Pedro enviar unas nubes para tapar el sol, ya que el calor era inaguantable.
Edemilson y Valdesir comenzaron a conquistar. En el final del día, Val conquisto un trecho por un techo muy trabajoso. Fijaron cuerdas y bajaron a la repisa donde estaba yo descansando. Comimos uno fideos y a dormir, pues al otro día tendríamos más trabajo para arriba.

4° día. El jueves amaneció nublado y la escalada rindió más, a pesar que ya se comenzaba a sentir un cansancio de varios días en actividad. La vía estaba con más de 250 metros. Con un poco más de trabajo cruzamos un techo gigante y llegamos a una repisa enorme que protegía del sol y de la lluvia. Llego mi turno y comencé a conquistar el octavo largo una fisura muy fina que iba formando un arco de aproximadamente unos 40 metros fue muy estresante pues toda las piezas que coloque eran pequeñas y no generaban mucha confianza.
El susto: cuando comenzamos a bajar hasta la primera repisa mi compañero Val que descendía, enroscó un bloque y le cayó sobre la cuerda que estaba fija en los grampos de abajo. Edemilson y yo sentimos el ruido y nos desesperamos un poco Comencé a bajar y como no podía escuchar a Val, pues nos separaba un techo gigante, baje con mucho cuidado y a la mitad del rapel ya oí a Val que me decía que baje con cuidado. Ya a unos metros de terminar el rapel percibí con mi mano que la cuerda estaba casi cortada, y bueno, como dice un amigo mío armamos un “biri biri” y bajamos tranquilos.

5°día. El viernes mucha lluvia. Ralf y Fernanda continuaban sin ánimos de escalar. Entonces continuamos Edemilson, Val y yo. Val encaró el noveno largo. La lluvia caía fuerte, mucha neblina y frío, pero no nos mojábamos, por la inclinación de la pared. A medida que subíamos pensábamos que las dificultades terminarían, pero no, la montaña no daba tregua. En los metros que seguían las fisuras eran más anchas y mucha energía por gastar.
La cumbre parecía estar cerca , pero cuanto más nos acercábamos , ella parecía escapar.
Mis cuentas comenzaron a dar más de 400 m de pared. De repente anocheció y una neblina espesa nos tapó, pero igualmente teníamos esperanza de hacer cumbre ese día. Después de hacer un agujero y colocar los grampos del décimo largo, Val decidió que debíamos bajar. Dejamos las cuerdas fijas y descendimos sabiendo que solo nos faltaban 30 metros, que por lo que Val dijo eran verticales y por una fisura muy estrecha.

6° día. Después de un Cafecito, 200 metros de jumareo en el vacío nos esperaban, pues los largos eran tan desplomados que subíamos por la cuerda sin tocar la piedra.
Solo 30 metros para llegar a la cumbre, el largo era para Edemilson. La vía fue exactamente en donde habíamos dicho que iba a llegar.
Para llegar a la fisura final se tuvo que escalar una placa de tomas muy malas y sin poder proteger. La fisura era buena pero desplomada, suficiente para acabar con la energía de cualquiera de los tres. Por fin la cumbre estaba ahí. Mucha alegría y mil cosas pasaron por mi cabeza cuando mientras limpiaba el largo veía a mi compañero y amigo Edemilson allá en la cumbre de la piedra Do Garrafao.

Todo ya estaba “hasta el cuello”: el agua se acabó, nuestra energía y nuestro tiempo también, pero con la alegría de lo que dejamos hecho.
Así salimos, iniciamos nuestro retorno a nuestras casas la mía estaba un poco lejos pero bueno feliz por lo que dejamos atrás: una línea perfecta en una montaña magnifica.
Agradezco a mis compañeros brasileros por compartir esa escalada conmigo; a una persona muy especial que me inspira a seguir soñando, a mi familia, a nuestros patrocinadores Conquista Montanhismo y Snake, Territorio Equipamientos y a la Piedra do Garrafao que nos proporcionó una semana de trabajo de una conquista inolvidable.


INFORMACION:
Todas las reuniones de la vía son duplas con grampos de ½. En toda la vía hay solo 4 protecciones fijas (paraprotejer los lances de agujeros de clif). Para rapelar es necesario anclar las cuerdas de 5° a 7° (45 mtrs) }, de la 7° a la 8 (40mts) y de la 11° la cumbre (30 mtrs). El tiempo estimado para la repetición es de 2 a 3 días.
Equipamiento utilizado: 2 juegos de camalot , 1 juego de friends , 1 jugo de micro friendo, 1 juego de aliens, 1 juego de balts nuts, 1 juego de sttopers, 1 juego de micro stopers. 2 pitones de laminas, 2 rurps, 2 cooper head, 2 Clif de agujeros, 1 clif de garra , 200 mtrs de cuerda, mosquetones, equipamiento para gramponear,equipamiento para escalada artificial, equipamiento individual,etc.

Como llegar :
De Belo Horizonte, se sigue hasta Gobernador Valadares y después hasta Mantena. De Mantena hasta Ecoporanga.
La piedra Do Garrafao esta localizado al lado de la ruta, enfrente del pueblito de Santa Teresinha, 12 Km. antes do centro de Ecoporanga. Son 500 Km. de Belo Horizonte.
Escaladores: Edemilson Padilla( BRS),Valdesir Machado (BRS). Javier Franco (ARG). Eduardo Viana y Fernanda Rocha (MG).