Villa 
La Angostura

  Por Gustavo Lachica


En el verano y con los amigos ya andamos con ganas de hacer planes para encontrarle rumbo a nuestro espíritu aventurero. !Y cuántas alternativas buenas y diversas ofrece Villa la Angostura, sumergida en ese alucinante escenario que es el Parque Nacional Nahuel Huapi.
La enorme capacidad de desarrollar circuitos que ofrece este hermoso lugar es prácticamente inagotable, gracias a la infinita cantidad de senderos y picadas que ayudan a entrelazar los distintos atractivos que se van sucediendo paso a paso o pedal a pedal, según nos guste más el trek o la bike: El encantador bosque de Arrayanes luego de atravesar la península de Quetrihué; el inmenso lago Nahuel Huapi con sus brazos Ultima Esperanza, Machete y Rincón; el Mirador Quetrihué; Río Correntoso; lagos Correntoso, Espejo, Espejo Chico y Traful; los cerros Bayo, Inacayal y Belvedere. Y la maravillosa oportunidad de disfrutar al
máximo de la variadísima flora y fauna que ofrece el Parque.

La mejor manera de no perderse nada se consigue utilizando los servicios de los guías, quienes rápidamente determinan el nivel de dificultad a que puede acceder el grupo, ahorrando pérdidas de tiempo y esfuerzo. En su lenguaje sencillo y amistoso, van conduciendo itinerarios de progresiva intensidad y belleza, transmitiendo generosamente su bien ganado caudal de experiencias, lo que finalmente los convierte en una agradable e infaltable compañía.
Las competencias de Mountain bike tienen su espacio bien ganado en las instalaciones que el Centro de Esquí Cerro Bayo posee en Villa la Angostura, con la entusiasta aprobación de bikers de numerosas provincias, quienes destacan la compleja y atractiva mezcla de sectores rápidos con partes muy técnicas, de un trazado boscoso surcado por innumerables arroyos y dominando un paisaje espectacular.
Una de las telesillas, de 1.350 m. de longitud, funciona todo el año y es utilizada por los bikers para superar el desnivel desde la cota de 1.050 m., donde se asientan los servicios básicos del Centro Invernal, hasta la cota de 1.500 m, desde donde se domina el deslumbrante paisaje del lago Nahuel Huapi en toda su extensión, y desde donde parten también, numerosas formas de descenso.
También desde allí puede observarse la Península de Quetrihué en toda su longitud. Esta magnífica lengua de tierra, que se introduce en el lago, puede ser recorrida a lo largo de sus 12 Km. por una bellísima senda cubierta de un espeso manto boscoso. Se inicia en el Istmo de Quetrihué y, luego de sortear lomas, praderas y cañadones bordeando las lagunas Hua Huan y Patagua, santuario de autóctonas aves acuáticas, culmina en el mundialmente conocido Bosque de Arrayanes.

Otra alternativa imperdible es la que se inicia desde Inalco, recorriendo una senda sumergida en la espesura del bosque de coihues y que bordeando el lago con rumbo N-NO, se dirige hacia el fondo del Brazo Ultima Esperanza. El estado actual de este tramo es óptimo por ser poco utilizado por el turismo y por el buen mantenimiento que hacen los actuales administradores de la propiedad. Llegados a la playa, y extremo norte del lago Nahuel Huapi, la topografía y vegetación cambian el paisaje por un pequeño valle de mallines encadenados interrumpidos por vigorosos núcleos de caña colihue. El curso del camino va presentando sucesivas alternativas que brindan expectativas diversas en forma de microcircuitos con diferente grado de dificultad, como la trepada al cerro Panguinal o la escapada hasta el poblado de Pinuel.
Sin embargo, antes de dejar el área será impostergable la visita al Coihue Abuelo, utilizando para ello la bellísima y singular senda que, atravesando un túnel de cañas, conduce hacia ese atractivo.
Pero si te querés meter en lugares verdaderamente desconectados del mundo no podés dejar de incursionar la zona del Machete y el Rincón. Para esto será necesario efectuar el cruce del lago Nahuel Huapi y desembarcar en el paraje Chabol, en la margen SO de la boca del Brazo Machete. Desde allí se inicia elmapa.jpg (97914 bytes) recorrido sobre una senda que costea el lago, utilizada antiguamente para el movimiento del ganado, hasta el poblado de Cayún. Dicho tramo se encuentra en condiciones perfectamente transitables, con muy baja utilización turística y sin interrupciones destacables, salvo el regular vadeo de los arroyos que descienden hacia el lago. Luego de dejar atrás el poblado mencionado, el sendero se bifurca, eligiendo en primera instancia el que toma rumbo SO, hacia el Lago Gallardo. En cuanto a su estado este tramo presenta características similares al anterior, destacándose el aspecto húmedo y prístino del bosque recorrido, saturado de líquenes babeantes y grises, y alfombrado de frágiles helechos, hasta desembocar en una breve playa sobre el mencionado lago. Regresando por el mismo tramo hasta la mencionada disyuntiva, ahora se ingresa por el surco orientado hacia el NO, al mismo tiempo que se advierte la proximidad del rumoroso río Machete, a cuyo encuentro y emocionante vadeo convocamos sin reserva. Sorteada esta dificultad, se transita una senda arenosa, a veces errática, que discurre por un ñirantal ralo (antiguo cauce y delta del río), bordeando la parte posterior y corrales del Country Machete. Más adelante, el bosque de coihues vuelve a ser el escenario predominante y el itinerario presenta nuevas alternativas, descartando primero la que conduce hacia el norte, donde aún se ven las ruinas del refugio del Co. Dormilón, y más tarde, desechando eventualmente la que, con rumbo sur, nos conduciría hacia puerto Chucao. Abandonando de esta manera el Brazo Machete, se avanza hacia el norte, adentrandose por la Península Dormilón conducidos por una senda ondulante que, atravesando claros soleados, con monte de ñire bajo, progresivamente va transformando el paisaje en un espléndido y típico bosque de coihues que encierra en su interior el pintoresco fuentón de la laguna Machete. Luego de sucesivos contrastes de pampas y bosque, se divisa el Brazo Rincón, en el paraje
El Arbolito, asentamiento del refugio del C.U.B.A., donde se deriva el derrotero con rumbo hacia el oeste, acompañando el lago hasta el destacamento del Guardaparque, lugar elegido como fin del itinerario, y punto de embarque para regresar a la Villa.


ir a Lugares, Reservas y Parques Nacionales Volver al HOME