Sierra de la Ventana
En una provincia dominada por el paisaje de la llanura pampeana la existencia de sierras no pasan inadvertidas. El Parque Provincial E. Tornquist, resguarda una muestra representativa de las serranías más australes, el hábitat de especies endémicas.

Fotos y texto por Eduardo Haene

El Parque Provincial Ernesto Tornquist está enclavado en la zona central de la Sierra de la Ventana, conocidas como Casuhati por los aborígenes; pertenece al Sistema de la Ventania o Sierras Australes de la Provincia de Buenos Aires. Dentro del área se ubicVen2.jpg (133163 bytes)a el Cerro Ventana (1.1.34 m) el segundo en altura de esta formación orográfica luego del Cerro Tres Picos (1.239 m), que se encuentra fuera del parque.
El clima es templado, con mayor humedad en las zonas interserranas; las precipitaciones oscilan entre 500 y 800 mm anuales, siendo la época más lluviosa la primavera y parte del verano.
Durante el Gobierno de Manuel A. Fresco en la Provincia de Buenos Aires se crean varios parques provinciales. Al tomar conocimiento de estos hechos Martín Tornquist ofrece al estado provincial dos predios de su propiedad. Uno de ellos, de 3.228 hectáreas, es vendido por la mitad de su precio en aquellos momentos. El mismo posee el Cerro de la Ventana, célebre formación natural que da el nombre a este sistema serrano y fuera declarado Monumento Natural en 1959. El otro lote, de 583 hectáreas, es vecino al anterior y se ubica en el nacimiento del Río Sauce; este será donado a la provincia.
La venta y donación de tierras se efectuó el 11 de mayo de 1937, con la presencia del Gobernador Fresco, el Ministro de Obras Públicas, José María Bustillo, y Martín Tornquist.

En 1940 se expropian una serie de predios adicionales, unas 2.893 hectáreas, los cuales sumados a los dos lotes originales suman 6.707 hectáreas, la superficie actual del Parque Provincial.
El área cuenta con un Campamento en la base del Cerro de la Ventana, un sendero hacia el Hueco de la Ventana y un Centro de Interpretación en el sector administrativo.
La proliferación de plantas y animales exóticos es uno de los problemas más graves que afectan al área.
La importancia conservacionista del lugar justifica su conversión en Parque Nacional. Ello resultaría de suma trascendencia para incorporar en el corto plazo toda la experiencia del organismo con mayor experiencia en el tema, la Administración de Parques Nacionales, en la correcta instrumentación del área protegida. Las irregularidades de manejo observadas en ciertos períodos de esta década en el Parque Provincial llevaron a reflotar esta antigua iniciativa. Naturalistas y agentes de turismo que visitaron en esa época el sitio elevaron esta preocupación. A ellos se sumo la voz de parientes directos de Martín Tornquist, que veían en esta situación un incumplimiento al legado de la familia.

Algunas singularidades vegetales

La flora de la zona es particularmente variada, habiéndose contabilizado más de 300 especies de plantas vasculares.
En las quebradas de ríos y en la base de algunos cerros podemos encontrar formaciones leñosas con Chañar, arbolito típico del área chaqueña con corteza verde que se desprende en placas; Molle, árbol o arbusto de follaje siempre verde que suele presentar agallas (protuberancias provocadas por invertebrados que se hospedan dentro de hojas y tallos);Brusquilla, arbusto espinoso común en la zona; etc.
La formación vegetal dominante son los pastizales. Constituyen varias comunidades diferentes, ubicadas en distintos sectores de las sierras. Entre las especies más conocidas podemos destacar a las del género Stipa: Flechillas y Paja Vizcachera; el Pasto de Vaca, muy buscado por los animales domésticos; la Paja Colorada; en algunos puntos más húmedos se ven Cortaderas, etc.
Los sectores rocosos contienen numerosos líquenes (simbiosis de hongos y algas), que le otorgan un gran colorido al paisaje; también helechos ubicados en las bases de las grandes piedras y entre las fisuras de las rocas; Claveles del Aire de crecimiento epífito; y algunas especies de cactus bajos.
En las partes altas de la sierra encontramos plantas características de regiones australes, como la Grindelia chiloensis, una compuesta resinosa de hermosas inflorescencias amarillas.
Se han descripto varias plantas endémicas de Ventania, esto es exclusivas de estas sierras, entre las cuales podemos mencionar al Llantén Plateado, varias gramíneas como Festuca ventanicola, algunas compuestas como Senecio ventanensis, etc. Entre la flora exótica difundida en la zona podemos mencionar a los Cardos, el Diente de León y la Flor Morada; en la zona cercana a la ruta resulta preocupante la reciente proliferación del Pino de Halepo, el cual de no controlarse tenderá a cambiar el hermoso y singular paisaje original


ir a Lugares, Reservas y Parques Nacionales Volver al HOME CONTINUA !!!