Los Morrillos
Un emprendimiento privado ha posibilitado convertir a un importante sitio arqueológico de la provincia de 
San Juan en una reserva efectiva. Con ello se asegura la conservación del recurso cultural y se regula el flujo turístico dentro de un perfil educativo. El lugar tiene además una naturaleza espectacular, con la vista del gran macizo andino siempre presente a nuestra vista.
Fotos y textos por E. Haene
Mor02.jpg (35664 bytes)

El Refugio de Vida Silvestre "Los Morrillos", es un proyecto integral de conservación de la naturaleza para el cual la Fundación Vida Silvestre Argentina y Ansilta SA han decidido mancomunar esfuerzos.
Una de las actividades que se proponen para este tipo de áreas naturales protegidas privadas es el "ecoturismo". Para su desarrollo en Los Morrillos el visitante cuenta con cartelería interpretativa y una cabaña con comodidades básicas para pernoctar. 
Al mismo tiempo tiene acceso a un servicio de guías, caballos y mulas, traslados en vehículos doble tracción por convenio con Ansilta SA y Cabañas Doña Pipa. 
Lo abonado por el visitante en concepto de entrada al área y derecho de uso de la cabaña constituye el único ingreso disponible para mantenimiento y mejoras en la infraestructura, así como para efectivizar medidas de conservación.
El turismo en Los Morrillos persigue un objetivo educativo y está concebido como una actividad de bajo impacto sobre la naturaleza. 
No se permite el ingreso de más personas de las que la cabaña puede alojar a la vez, lo que garantiza que un excesivo número de visitantes no afecte el desenvolvimiento de la fauna y la conservación del suelo. Por esta razón es conveniente coordinar las visitas con anticipación.
Algunos problemas de conservación de la región son el ganado semi cimarrón, que produce un sobrepastoreo sobre las ciénagas, aguadas naturales de la montaña. Allí el suelo queda descubierto, muy pisoteado, facilitando la erosión. 
Un conflicto adicional es la entrada ilegal de motos todo terreno. La paulatina instrumentación de la reserva está solucionando estos problemas.

Plantas de los Andes
La flora de alta montaña está representada en la zona por el Pingo pingo, una gimnosperma (pariente de las Araucarias y Pinos) con difundidos poderes revitalizantes; los Acerillos, varios arbustos espinosos con frutos semejantes a pequeños tomates peritas; el Leoncito, una cactácea que forma cojines compactos con espinas achatadas de tonos blancuzcos a amarillo-leonado. Debemos destacar la presencia aquí del Chacay, un arbusto que alcanza el porte arbóreo constituyendo densos bosquecillos en la quebrada del arroyo Fiero.
Las vegas o ciénagas contienen las formaciones vegetales típicas de los humedales de la cordillera. Especies comunes en estos ambientes son los Junquillos que cubren las partes húmedas de suelo, y en los bordes la Yareta que forma con su follaje aplanado y denso duras placas de escasos centímetros de altura, las cuales pueden soportan nuestro cuerpo.
Las partes bajas de la reserva tienen vegetación de monte, como son los arbustales con Jarillas, leñosa resinosa muy bien adaptada a estos desiertos. 
También son frecuentes la Brea, arbolito de hermosa corteza verde clara, lisa, que se torna notable cuando se cubre de flores amarillas hacia primavera; el Retamo es otro de los componentes típicos de los arbustales áridos de la región, una planta que sufrió una fuerte extracción en décadas pasadas cuando se lo cortaba para obtener ceras naturales.

La tierra del guanaco
La fauna mayor está representada por el Guanaco y el Suri Cordillerano, conocido en la región por "Churi". El Guanaco suele formar tropillas que pueden llegar ser numerosas en este lugar, por ejemplo 150 o más individuos. 
El Suri, en cambio, se lo ve en pequeños grupos, y a veces ejemplares aislados. Ambas especies podrían recuperarse de continuarse con los trabajos de educación ambiental iniciados por la Fundación Vida Silvestre Argentina en la zona de influencia y en la medida que siga instrumentándose la reserva.
Otros componentes habituales de este sector oriental de los Andes son el Zorro Colorado y el Zorro Gris Chico; el Chinchillón, un roedor de porte mediano característico de los paredones rocosos; el Chiñe o Zorrino Común; y el Puma o León Americano, gran félido que aún encuentra refugio en estas vastas montañas despobladas.

Mor03.jpg (30090 bytes)
Mor04.jpg (26616 bytes)
Mor05.jpg (34901 bytes)
Mor06.jpg (38451 bytes)
Mor07.jpg (47212 bytes)

ir a Lugares, Reservas y Parques Nacionales Volver al HOME CONTINUA !!!