Laguna del Palmar

 Por Gustavo Gonzáles

Del 15 al 21 de septiembre de 1997 se realizó el "Curso para la Formación de Prestadores en la Elaboración de Excursiones de Turismo Alternativo" organizado por la Secretaría de Turismo de la Nación y la Dirección Provincial de Turismo de Santa Fe del cual participé como Instructor junto con el Lic. Raúl Romero.
La parte teórica se desarrolló en la ciudad de Santa Fe y para el sábado 20 se organizó una salida práctica a la Reserva de Uso Múltiple Laguna del Palmar. Uno de los objetivos era realizar un relevamiento del área para detectar sus posibles atractivos para el Turismo Alternativo.

Hacia el norte santafesino
El grupo de 31 alumnos (en su mayoría estudiantes y egresados de la carrera de Guía de Turismo y algunos representantes de las distintas comunas del interior) partió en tres combis. Tomamos la Ruta Nacional Nº 11 en dirección norte y luego de 2 horas paramos en la ciudad de San Justo en donde nos encontramos con el Sr. Norberto C. Romagnoni (alumno del curso y dueño de la Reserva) que oficiaría como prestador y guía ya que era una de las pocas personas que conocían el lugar.
Luego de 230 Km. de haber partido de Santa Fe llegamos a la pequeña localidad de Margarita desde donde nos esperan 40 Km. de tierra y polvo por la Ruta Prov. Nº 37.
El paisaje que podemos observar desde la ventanilla es el de una llanura extremadamente plana correspondiente al bioma "Espinales y Algarrobales Pampeanos" su clima es templado húmedo con precipitaciones que disminuyen de los 1000 mm. en el este a los 500 mm. hacia el oeste. Cabe destacar que el área padece una sequía de casi dos años. Toda la zona soporta una gran presión humana: desde principios de siglo y hasta la década del ‘60 todos los árboles de quebracho colorado, de más de 30cm. de diámetro en la base de su tronco, fueron explotados sistemáticamente para la extracción de tanino. Actualmente los bosques de algarrobos blanco y negro se utilizan para la fabricación de muebles y varillas. Otras especies no tienen tanta suerte ya que son convertidas en carbón vegetal en grandes hornos de adobe.
La caza de subsistencia como la comercial también hace estragos entre los pumas, guazunchos, aguará guazú (en el área quedan sólo dos ejemplares), coipos, etc. y es frecuente la quema del monte para que broten pastos tiernos para el ganado (sin comprender que dichas quemas eliminan gran cantidad de seres vivos y empobrecen cada vez más los suelos).
De repente y tras una curva aparecen, como por arte de magia, densos bosques de palmeras de la especie Caranday o Palma Blanca. Hemos llegado al puente sobre el Río Calchaqui en donde realizamos una primera parada de observación. En este lugar se proyecta la instalación de un camping.
El viaje sigue unos siete kilómetros más hasta el casco principal de la estancia "Lagunas y Palmares" (último lugar para reaprovisionarse de agua potable). De nuevo abordamos las combis para llegar a otro puesto de esta Reserva de 4.000 Ha. en donde realizamos una actividad de integración, almorzamos y nos preparamos para la recorrida del lugar.

La recorrida de la reserva

Luego de un corto trayecto en los vehículos, por una huella zigzageante entre las palmeras, arribamos a la ansiada Laguna del Palmar. Debido a las condiciones climáticas está varios metros por debajo de su nivel normal de agua. Los suelos lindantes son salobres: costras de sal y plantas suculentas adaptadas a esta se encuentran en la orilla. A medida que nos acercamos al agua el barro blando se hunde con nuestro peso. La vista de la laguna brillando con el sol, las palmeritas de fondo y la inmensa soledad son sobrecogedoras.

Comenzamos a caminar por la orilla. Caminamos un buen trecho y nos acercamos a un grupo de Flamencos Australes. Los pocos prismáticos con que contamos son requeridos una y otra vez. Nos acercamos un poco más y los flamencos se alejan despacito. Algunos escarban, con su pico curvo, en el barro buscando el crustáceo que forma parte de su alimentación. Otros permanecen alertas y algunos esconden su cabeza entre su plumaje. Nos aproximamos un poquito más y levantan vuelo. El birdwatching continua con el avistaje de una solitaria cigüeña y, más adelante, una colonia de biguas.
La caminata prosigue hasta una pequeña península. Algunos nos internamos por el bosque de palmeras: se pueden observar sus troncos quemados por las reiterados incendios. A pesar de la creencia en contrario, el fuego generado naturalmente, no perjudica a la palmera ya que esta dispone de una única yema de crecimiento ubicada en el centro de su tronco. El fuego pasa rápidamente quemando el pastizal y sólo chamuscando su corteza. De esta manera libera el suelo de hierbas permitiendo brotar a los renovales. Estimo que la edad de las palmeras puede llegar entre 150-200 años.
El propietario nos desaconseja caminar por el pastizal. Abundan las yararás y las hojas caídas de las palmas con sus espinas pueden cortajear al caminante descuidado. Es una lástima ya que algunos (alumnos) nos habíamos sentado sobre la hierba, apoyado la espalda en los troncos erectos y cerrado los ojos para sentir el bramido del viento entre las hojas...

Lo importante, no cansar la vista

El relevamiento continuó el resto de la jornada: Romagnoni, en su afán de mostrarnos su proyecto, nos llevo a distintos puntos de la laguna aprovechando que se podían atravezar los esteros secos. Así cruzamos extensas planicies sin ninguna especie arbórea a la vista, nos bajamos y subimos una y otra ves de las Traffic para observar distintos sectores de la laguna y ya al atardecer caminamos por las nacientes del Río Calchaqui. El paisaje de cada lugar relevado era similar: lagunas y palmares.

Conclusiones
Como conclusión sacamos que si el atractivo del lugar es homogéneo no es necesario un extenso recorrido ya que este cansaría a los futuros visitantes.
Como recomendación es conveniente destinar un sector de la reserva para la preservación del ambiente natural (que es su mayor atractivo) retirando el ganado y evitando quemar dicho sector. Con esta simple práctica el pastizal retomará su altura natural. Esta área también sería apta para realizar distintos recorridos con los visitantes.

Actividades que se pueden realizar

Observación 
de aves

 Flamencos, garzas blancas, cigüeñas, espátulas rosadas, carpinteros, chajáes, caranchos, etc. que si bien se trata de especies comunes es cuestión de investigar si existen especies endémicas.

Caminatas

 Para conocimiento, observación, sensibilización, interpretación y o concientización de la importancia de la conservación de este tipo de ambiente natural.

Cabalgatas

A orillas de la laguna, por el bosque de palmares e internándose en algún estero.

Navegación 
en canoa
 Por arroyos, ríos y lagunas.

Por el contrario el lugar no es recomendado para el Trekking por que, a pesar de que caminemos muchos kilómetros, el atractivo es similar.
Un sol inmenso y rojizo se va escondiendo entre las palmeras. La luz se va escapando y con ella este relevamiento. Subimos a las combis y nos ponemos marcha en busca de nuestra cena y alojamiento en La Gallareta.

DIRECCIONES ÚTILES:
Reserva Natural Laguna del Palmar. Administración: Norberto Romagnoni. Cabal 2602. (0498)27348.Fax: 27042. San Justo C.P. 3040. Santa Fe.
Dirección Provincial de Turismo. Sra. Graciela. 
San Martín 1389. Santa Fe. (042) 59-3572/58-0517 Fax 59-9572


ir a Lugares, Reservas y Parques Nacionales Volver al HOME