Foto: Eduardo Haene

Río Pilcomayo
Dueño de un diversidad biológica sorprendente,  Río Pilcomayo es uno de los Parques Nacionales  de la  Argentina más interesantes. Montes, pastizales,  palmares y bañados conforman el escenario natural que brinda este lugar, donde la observación de fauna ofrece grandes atractivos.

 Por Daniel Gómez y Eduardo Haene

En este Parque encontramos el mosaico de ambientes típico del Chaco Húmedo, Chaco Oriental o Chaco de Esteros, Cañadas y Selvas de ribera. Esta variedad de ambientes está en gran parte determinada por la ubicación del área. La misma se encuentra enclavada en la porción más húmeda de la región chaqueña. 

El aporte de agua está dado tanto por las lluvias (caen entre 950 y 1.200 mm al año) como por las periódicas crecidas de los ríos de la región. Dominan en el paisaje los extensos palmares de Palma Blanca o Caranday que prosperan en zonas inundables. Junto a ellos se encuentran pastizales de Espartillo, que llega a tener 50 cm de altura, Paja Amarilla y Paja Boba.
Los terrenos más altos, que están fuera del alcance de las inundaciones, están ocupados por un tipo de vegetación distinta. Se trata de bosques, que se disponen en isletas rodeadas de los terrenos inundables. Habitan estos bosques mamíferos como el Zorro de Monte y una gran variedad de aves.

Pil02.jpg (29293 bytes)

Foto: Daniel Gómez

Sobre las costas del caudaloso Río Bermejo, que conforma el límite norte del Parque hallaremos un denso bosque, con árboles de hasta 20 metros de altura, cubiertos de enredaderas, lianas y epífitas. Es la Selva en Galería, que se nutre de los aportes de sedimentos proveídos por los periódicos desbordes del Bermejo.
Finalmente, en los terrenos donde el agua permanece la mayor parte del año, se desarrollan los ambientes acuáticos. Estos están representados por los esteros, bañados, cañadas y embalsados. 

Los hallaremos asociados a lagunas y a tramos de río desconectados del curso principal: los madrejones o lagunas semilunares. Estos cuerpos de agua son característicos de los ríos de llanura que poseen un recorrido con muchas vueltas o meandros. 
Dado que el río cambia periódicamente de curso, es frecuente que abandone amplios sectores, dejando a su paso numerosas lagunas en forma de medialuna, llamadas por ello "semilunares". 
En los ambientes abiertos, hallaremos aves principalmente corredoras, de largas patas y cuello, como la Chuña de Patas Rojas y el Ñandú. Los mamíferos no son una excepción, y uno de los representantes típicos del área y de este ambiente en particular también tiene patas largas. 
Se trata del Aguará-Guazú, que a pesar de su gran tamaño se alimenta de pequeñas presas, como perdices, ratones, reptiles, etc.. Este curioso zorro autóctono, por haber sido perseguido injustamente por mucho tiempo, es hoy uno de las especies de la fauna argentina que se encuentra en peligro de extinción.
Los termiteros o tacurúes de las sabanas con Palmares, constituyen la principal fuente de alimento de otro vertebrado peculiar: el Oso Hormiguero Grande o Yurumí, también amenazado de extinción.
En las isletas de monte veremos numerosas huellas dejadas por Pecaríes de Collar, Corzuelas y Aguará Popé o Mayuatos, el osito lavador o mapache de América del Sur, que entre muchas otras especies frecuentan estos bosques altos en busca de alimento y refugio.

Pil08.jpg (143490 bytes)

Foto: Hernán Rodríguez Goñi

Las Selvas en Galería del Bermejo son el refugio del raro Mono de Noche o Mirikiná, el único primate argentino de hábitos nocturnos. De cola anillada, denso y sedoso pelaje, este pequeño mono sorprende por sus enormes ojos que se parecen a los de una lechuza. La destrucción de su ambiente y la captura como mascota lo han hecho muy raro y podemos darnos por afortunados si conseguimos verlo en las copas de los árboles más altos.
Los esteros, embalsados y lagunas están densamente poblados por vertebrados acuáticos de todo tipo. Muchas especies de peces son alimento de Garzas, del Jabirú o Juan grande, 
la más grande de las cigüeñas argentinas, de los Yacarés (el Negro y el Overo) y de mucho otros animales.

Pil06.jpg (21965 bytes)

Foto: Daniel Gómez

Un gran reptil acuático puebla estos lugares: la Boa Curiyú, que llega a medir cuatro metros de longitud.
Dado que estos ambientes acuáticos pueden desaparecer en períodos de grandes sequías, peces como las Tarariras, Anguilas y Cascarudos, poseen adaptaciones que les permiten sobrevivir en tales condiciones. Algunos pueden respirar aire atmosférico y permanecer en pequeñísimos charcos; otros, ayudados por sus fuertes aletas, se trasladan reptando en busca de lugares más húmedos; sólo unos pocos poseen la extraordinaria capacidad de enterrarse en el barro, cubrirse de una sustancia protectora que los encierra en un "capullo" y sumirse en un profundo letargo a la espera de las próximas lluvias, tal como lo hace el pez pulmonado o Lepidosirena.

Pil05.jpg (25607 bytes)

Foto: Carolina Marull


ir a Lugares, Reservas y Parques Nacionales Volver al HOME CONTINUA !!!