Hace 150 años nacía 
el Perito Moreno
Francisco Pascasio Moreno nació en Buenos Aires el 31 de mayo de 1852. Desde chico, en las estancias de su familia se interesó por coleccionar restos petrificados, puntas de flecha y huesos, que fueron el comienzo de la colección con la que luego creó el museo de Parque Patricios, ayudado por su padre, que hubiese preferido otra carrera para su hijo.
Fuente principal: artículo de Juan Carlos Anton

 A los 21 años fundó la Sociedad Científica Argentina y realizó su primera expedición hasta el Río Negro, de la que trajo una importante colección atropológica, a la vez que percibió el notable estado de indefensión del territorio argentino en aquellas latitudes. Luego viajó por mar hasta la desembocadura del río Santa Cruz y tuvo sus primeros contactos directos con los indígenas; visitó sus tolderías, aprendió sus palabras, y luego siempre los defendió ante el gobierno. En otro viaje se propuso cruzar desde el Atlántico hasta el Pacífico pero un parlamento de ancianos indígenas presididos por el cacique Shaihueque le impidió el paso a Chile. El 22 de enero se conmovió con la visión del lago Nahuel Huapi. Su recopilación de datos y objetos le dieron un mayor reconocimiento y ampliaron los horizontes de la antropología sudamericana acá y en Europa. En 1877 descubrió el lago Argentino y el glaciar que hoy lleva su nombre. En esos parajes fue atacado por una puma, sitio que hoy se llama "La Leona". Llegó a contemplar el monte Fitz Roy al cual confundió con un volcán por la constante nube en su cumbre. Volvió a la zona del Nahuel Huapi, pero la campaña del desierto ya estaba en su apogeo y esta vez el cacique Shaihueque temió que Moreno fuese un enviado del gobierno argentino como parte de un acuerdo con Chile para liquidar a mapuches y araucanos; lo retuvo prisionero y lo condenó a muerte. Pero Moreno logró escapar convidando a los captores con un brebaje con hidrato de cloral (que el doctor Pirovano le había dado junto con otros preparados para el viaje), que hizo dormir a los mapuches. Así Moreno y dos acompañantes emprendieron una penosa huida de varios días. Primero a caballo, arrastrando un pocho con piedras para borrar sus huellas, y en balsa después, por los ríos Collón Curá, Limay y Neuquén. De vuelta en Buenos Aires, el 11 de mayo de 1880 fueron recibidos como héroes.

Durante el gobierno de Roca, cuando supo que tenían a varios caciques en malas condiciones en el Hotel de los Inmigrantes los "pidió para estudiarlos" y así los alojó en el Museo de la Plata, donde vivía y del que fue su fundador. Uno de ellos falleció siendo ordenanza del museo, que se quedó con sus restos, hasta hace pocos años que fueron reclamados por su comunidad e inhumados en sus tierras con el ceremonial correspondiente.

Después de tantos viajes Moreno, que nunca siguió una carrera universitaria, viajó a Europa donde estudió con los más célebres maestros. De vuelta, a los 32 años se casó con María Varela, de 15, y tuvieron siete hijos. En 1897 se trasladaron a Santiago de Chile, ya como sólido perito del gobierno argentino en la cuestión de límites, pero allí su mujer "Menena" contrajo el tifus y falleció. Él continuó defendiendo los intereses argentinos de manera brillante en Gran Bretaña, que laudaba como árbitro. Entre mayo y diciembre de 1902 se firmaron los acuerdos en los que la Argentina retuvo grandes zonas de la Patagonia que Chile reclamaba. Como reconocimiento, Moreno recibió la Medalla del Rey Jorge IV, y en 1903, 25 leguas de tierras en la Patagonia, de las que donó una parte a la nación para crear el Parque Nacional Nahuel Huapi, siendo así Argentina el tercer país de América, después de Estados Unidos y Canadá, en crear un parque nacional.

En 1913 fue nombrado Presidente del Consejo nacional de Educación además de desempeñarse como diputado nacional desde 1910. Impulsó los estudios científicos, modificó el plan de estudios de las escuelas nocturnas de adultos y priorizó los colegios profesionales para obreros. Particularmente continuó trabajando en la asistencia social y fundó comedores para niños carenciados, invirtiendo su propio dinero en estos emprendimientos.

Murió en 1919, con pocos recursos económicos. En 1944 sus restos fueron trasladados a la isla Centinela, en el lago Nahuel Huapi, donde cada vez que una embarcación pasa por allí, hace sonar su sirena dos veces, como homenaje póstumo.


ir a Montañismo Volver al HOME