Mayo 2008    

 



Parque Nacional Los Glaciares

Por Santiago Storni

Cuando el visitante ingresa a la Zona Norte del parque (Área Lago Viedma), pasa por el Centro de Visitantes, donde recibe una charla informativa acerca de las recomendaciones a tener en cuenta para cuidar el sitio y no causar daño ambiental. También recibe un mapa con los senderos e información general, además de disponer de un salón con carteleras muy ilustrativas que explican detalladamente la historia del lugar, y de las escaladas realizadas en todas las montañas del área.
El Guardaparque Carlos Zoratti asumió como Encargado de Zona Norte del Parque Nacional Los Glaciares el 28 de diciembre de 2007, en lugar de su antecesor, Lic. Carlos Duprez, luego de haber estado diez años como Encargado del Monumento Natural Bosques Petrificados (Adm. de Parques Nacionales). Lo que sigue es un resumen de la charla con él mantenida el 22 de marzo de 2008.

El Parque, Zona Norte
Una de las particularidades del área (Seccional Lago Viedma) es que no existen grandes problemas de conservación ya que los senderos están muy marcados y en general concurre un público -nacional o extranjero- bastante educado.
Los montañistas, en general son conservacionistas, disfrutan, cuidan el medio ambiente y se sienten parte del paisaje. Pero otros visitantes usan las montañas de manera poco cuidadosa, y pueden dejar basura incluso en lugares inaccesibles. La basura en los glaciares no se degrada y por lo tanto queda sobre ellos.
Pero nuestro Parque no ha perdido sus atributos de pureza. Las aguas son potables y confiables. Se invierten muchas horas-hombre en mantener los senderos seguros, lo más naturales posible, minimizando la erosión producida por el uso.
Además esta zona del Parque es gratuita. En la Zona Norte del Parque Nacional Los Glaciares no se cobra la entrada aunque el visitante recibe servicios: folletos, información, control, mantenimiento de las sendas, etc. Es importante que esto se valore porque muchas veces las áreas se privatizan para que funcionen mejor, y acá es todo gratuito; pero para eso es necesaria la ayuda y la responsabilidad de la gente.
No toda la zona, sin embargo, está sometida al uso público. Hay áreas intangibles (vedado su acceso), por ejemplo, la margen derecha (sur) del Glaciar Viedma. Esa zona es Reserva Natural Estricta, inaccesible salvo por agua, y cuenta con la presencia de una población estable de huemules. Es un valle confinado por glaciares y lagos, en el que la presencia del hombre no alteró el ambiente.
En cuanto a la cantidad de personas que visitan el parque, no hay estadísticas exactas (porque muchos de los visitantes no pasan por el Centro de Visitantes), pero se estima que unas 35.000 personas en la temporada usan las sendas. Y este incremento se puede transformar en un problema si no se lo acompaña con el suficiente personal de control.
Hoy hay cuatro guardaparques, cinco brigadistas de incendios (en verano), dos administrativos y los voluntarios en temporada alta, para toda el área, incluyendo el Campo de Hielo, el Glaciar Viedma, etc. La jurisdicción es de aprox. 90.000 hectáreas. Necesitaríamos más gente para dar una atención más personalizada.
Acá toda la comunidad colabora en los mismos objetivos: incendios, rescates, etc. Todos saben lo valioso que es el parque, los bosques, las sendas, las montañas y los glaciares. Y los recursos que generan a la población. En rescates intervienen Parques, Comisión de Auxilio y Gendarmería. Prefectura se ocupa de la seguridad en los lagos.
Para un desarrollo sustentable la población debe valorar el parque. Parques Nacionales tiene una deuda con respecto a la educación formal. Hace falta que los chicos salgan de la escuela con una mentalidad conservacionista. En ese sentido se está tratando de incorporar esa valoración en la currícula escolar (educación no-formal), acompañando el proceso de aprendizaje en todo el ciclo escolar, incluso desde el nivel inicial.  Un desafío es generar en la gente el aprecio por la propiedad comunitaria. Que todo es de todos, y hay que usarlo como propio, pero compartiéndolo. Y es difícil inculcar esa responsabilidad en una comunidad cuya población es poco estable a lo largo del año.

Campamentos
Vecino al Centro de Visitantes está el Campamento “Confluencia”, y en la cabecera norte del pueblo se halla el Campamento Madsen, ambos son públicos y gratuitos.
Existen áreas de campamentos para operadores turísticos habilitados, con espacios asignados separados de los campamentos públicos. Éstas áreas se encuentran en el Valle del Torre (Campamento De Agostini), Valle del Fitz Roy  (Poincenot) y en Laguna Capri. En estos campamentos se cuenta con letrinas. Es muy importante recordar que en toda la Zona Norte del Parque Nacional está prohibido hacer fuego. Para ello, los acampantes deben utilizar calentadores.

Caballos

En la actualidad no se permite el uso de caballos en las sendas convencionales. Los caballos que subían a los campamentos de altura las erosionaban mucho. Apenas se aplicó esa prohibición, las sendas se empezaron a recuperar. Los trabajos de mantenimiento de las sendas son efectivos, y en general duraderos (demarcación, relleno, puentes, desvío de agua y vados, etc.). Un caballo cargado supera los 400 kg. Una persona cargada, en cambio, ronda 80/100 kg. Antes los arreglos no perduraban, ahora sí. El uso de caballos quedó restringido a las zonas de llanura (no a las zonas de trekking): Valle del Río de las Vueltas, y hacia Bahía Túnel, o sea zona esteparia. El uso de las llamas para transporte de carga surgió como sucedáneo del uso del caballo. También erosionan, pero menos. Lo ideal son los “porteadores”, personas que llevan cargas, generando esto fuentes de trabajo; erosionan menos y cargan lo mismo. Claro que las llamas no reclaman aumentos...

 



Laguna Capri San Andrés



Rio blanco



Lomas Pliegue Tumbado



Paso Viento Oyuela



Saltelite Chaltén Campamentos