44 años de 
  Argentina en el Himalaya

 Por Rodolfo Ramos Cointte

Ocho han sido las expediciones enteramente argentinas que desde 1954 intentaron cumbres del "techo del mundo". Algunos de los argentinos que viajaron hasta esas lejanas tierras buscando su ansiado "ochomil", dejaran allí sus vidas pagando un alto precio por ser los primeros. En 1954, al mando del Tte. 1° Ibañez, partió la primera expedición argentina al Himalaya para ascender al Dhaulagiri de 8167 mts. La integraron además Gerardo Watzl, Alfredo Magnani y los Sherpas Dama Lama y Ang Nyma. El 1° de julio alcanzaron los 8000 m. y se replegaron agotados y acosados por un pésimo clima. Ibañez, con evidentes síntomas de congelamiento y extenuación, fue hospitalizado en Kathmandú donde lamentablemente murió días después. Dos años más tarde los argentinos partieron para intentar nuevamente el Dhaulagiri, bajo el mando del Tte. Cnel. Huerta. Aquella vez solo alcalzaron los 7800 m. El mal tiempo y la avalanchas los abligaron a desistir. La tercera expedición fue en 1971 y se dirigió al Everest de 8848 m., con la jefatura del Tte. Cnel. Cativa Tolosa y la participación de Jorge Peterek, Ulises Vitale, Carlos Comesaña, Sergio Fernandez, Mario Serrano, Dr. José María Iglesias, sargento ayudante Edgardo Burgos, capitán Néstor Azuaga, Omar Pelegrini, teniente primero Juan Llavar, Jorge Vitón, Jorge Skvarca, sargento primero Sócrates Martínez, sargento primero Juan Barrientos, Guillermo Vieiro, Jorge Aikes y Guillermo Robles. En setiembre continuas tormentas de nieve los obligaron a retroceder desde los 8300 m. 

La cuarta expedición salió de Argentina en 1979, el objetivo era el Manaslú de 8163 mts. y tenía como jefe a Guillermo Vieiro con Ulises Vitale, Héctor Cuiñas, Jorge Jasson, Marcelo Aguilar, Pablo Castianera, Edgardo Porcellana, Gerardo Maioli, Avo Naccachian, Peter Bruchhausen, Dr. Ernesto Fiorentini, Jorge Alberto de León, Diego Rueda y Julio Corradi. A pesar del constante mal tiempo lograron montar hasta el campo 3 a 7000 mts. Se repliegan a fines de octubre, luego de que Edgardo Porcellana fuera arrastrado y muerto en una avalancha. Al mando de Mario Serrano partió en 1981 la quinta expedición en busca de un tercer encuentro con el Dhaulagiri de 8167 m. Con la participación de Cuiñas, Rosasco, Aguilar, Lion, Vitale y los sherpas Sungdare, Tashi y Dorge, llegaron a los 7600 m. Retornaron cuando Serrano muere en el campo 5, víctima del intenso frío. La sexta incursión de Argentina en Himalaya fue en 1989 a cargo de Raúl Urenga quién fue además el patrocinador y llevó la expedición al Dhaulagiri por cuarta vez. No lograron el objetivo. Hasta aquí una historia de intentos donde el éxito fue el gran ausente. 

Nicolas de la Cruz (foto: Marcos Couch)

Sin embargo, en esos primeros años se fue acumulando una invalorable experiencia que fue bien aprovechada por las expediciones siguientes, las que si consiguieron sus cumbres en Himalaya y con eso le dieron sentido a los sacrificios, al trabajo y a las vidas perdidas de los precursores.
Finalmente, el 22 de mayo de 1993 Nicolás de la Cruz y Marcos Couch, pisan la cumbre del Sisha Pangma de 8046 mts. Del grupo argentino, conducido por Héctor Cuiñas, participaron también Pablo Schögl, Jorge Garcés, Avedis Nacachian, Ulises Vitale, Aníbal Maturano, Sergio Noguera, Gabriel Ruiz y el salteño Flavio Lisi. Y el último párrafo de esta historia fue escrito por montañistas de nuestro norte argentino (Salta y Jujuy), quienes se insertaron a puro pulmón en la alentadora evolución de nuestro montañismo. En marzo pasado partieron rumbo a Himalaya bajo el mando de Rodolfo Ramos Cointte, los salteños Alejandro Giménez, Carlos Lewis, Rafael Petersen, Fernando Martinis y Mariano Merani; los jujeños Julio Altamirano y Nestor Lizardo Franco y el porteño Luis Centeno, a quienes se unió en el campo base el norteamericano Jay Sieger de Alaska. Merani y Altamirano lograron el 1° de mayo la cima del Cho-Oyu de 8201 mts., con lo que esta octava expedición al Himalaya se convirtió en la segunda que logra una cima superior a los 8000 m. para Argentina. Otros argentinos aportaron sin embargo, sus experiencias personales al montañismo argentino logrando cumbres de "ochomiles" como participantes de expediciones internacionales. Lito Sánchez, integrado a una expedición andaluza consigue la cima del Dhaulagiri en octubre de 1990 y en febrero de 1993 logra su segundo ochomil al ascender al Cho-Oyu en invierno, también con una expedición andaluza. En marzo del ’93, como integrantes de una expedición internacional, Daniel Alesio y Mauricio Fernández llegan también a la cima del Cho-Oyu. Con una expedición española, Sebastián de la Cruz llega a la cima del K2 dl 30 del julio de 1994. Y el 15 de mayo de 1995 con una expedición norteamericana, Thomas Heinrich vence la cumbre más alta del mundo, el Everest de 8848 m., siendo hasta la fecha el único argentina con ese halago en su haber. Thomas también en su intento de escalar nuevamente el Everest este año, se aburrió de esperar que lo dejen pasar el escalón Hillary debido a las 50 personas que estaban delante de él, bajó y subió en solitario el Lotse, logrando su cima.

donde2.jpg (28191 bytes)


ir a Montañismo Volver al HOME