Cho – Oyu

8° EXPEDICION ARGENTINA AL HIMALAYA


 
PAJARO

LUIS CENTENO

chofranco.JPG (20171 bytes)

FRANCO

cholewis.JPG (20254 bytes)

LEWIS

chomartinis.JPG (18474 bytes)

MARTINIS

choaltamir.JPG (16554 bytes)

ALTAMIRANO

chomerani.JPG (15413 bytes)

MERANI

 


Esta expedición, organizada por primera vez desde el interior, para ser más exactos, Salta y Jujuy, logro el 1° de marzo otro ochomil (el segundo coronado por una expedición Argentina), la Reina de las Turquesas o 
Cho – Oyu (8201), ubicado en la cordillera del Himalaya, en el límite entre el Estado de Nepal y la Región Autónoma de Tíbet de la República Popular China. Este logro sin lugar a dudas contribuye a la evolución del montañismo Argentino.
Hombres en equipo: Es importante destacar que el trabajo de sus integrantes en equipo logró que dos de ellos lleguen a la cima. Siendo los integrantes de la expedición: los salteños Mariano MERANI (24), Fernando MARTINIS (23), Carlos LEWIS (38), Alejandro GIMENEZ GAMBETTA (32), Rodolfo RAMOS COINTTE (45, jefe de la expedición), del Club de Montaña Janajman, Rafael PETERSEN (29), del Centro Andino Salta, los jujeños Julio ALTAMIRANO (45), Nestor Lizardo FRANCO (49) del Centro Andino Xibi, el porteño Luis CENTENO (41) y como se acordara anticipadamente se incorporó en el campamento base avanzado el norteamericano Jay SIEGER de Alaska. Contando con la ayuda de los nepalíes Ming Mar DORJEE SHERPA y Nga TEMBA SHERPA.

Con un retraso de siete días por una avalancha en la carretera en las proximidades de Nyalam, la expedición deja Kadmandú y luego de perder dos días más en Zhang – mu. Llegan a la obstrucción del camino de unos 3 km, donde en minutos llegan una centena de hombres y mujeres contratados por las autoridades chinas que se pelean para portear hasta el otro lado las cosas. Luego de superar el corte por fin llegan al Campo Base Chino (4800), luego de escalas diarias para aclimatación en Nyalam y Tingri.
La aproximación: El 14 de abril el grupo inicia el ascenso de acercamiento y los petates son cargados por yaks. Dos días después llegan a los 5400 mts donde arman el Campo Base Avanzado, donde funcionó la base de operaciones de la expedición durante 25 días.
La ruta: Desde el Campo Base Avanzado, se dan cuenta que las vertientes superiores sobre los 7700 m., estaban casi sin nieve. En consecuencia la ruta normal que era la elegida, se veía poco aconsejable. Por lo tanto la expedición tuvo que replantear la estrategia de ascenso, para lo cual se reunieron con una expedición china y otra rusa. Llegando de comun acuerdo que un trazado directo del campo 2 hasta la cumbre, en vez de la ruta normal hacia la izquierda y luego a la derecha en diagonal hacia la cumbre.
La montaña se defiende: El 20 de abril Jay Sieguer, amaneció con serios problemas respiratorios. Le fue diagnosticado principio de edema pulmonar agudo (al llegar dos días tarde, subió muy rápido desde Kathmandú hasta el Base Avanzado, sin respetar la regla de aclimatación progresiva). Por suerte la expedición había alquilado una cámara hiperbárica a pesar de elevado costo, que le salvó la vida.
A fines de abril al ruta de ascenso de los argentinos estaba lista para el primer intento. Carpas , cuerdas fijas para mayor seguridad, alimentos, combustible y equipos de abrigo, fueron pacientemente porteados durante días por los integrantes de la expedición. Montaron el campo 1 a 6400mts, el 2 a 7200 mts y el 3 a 7500 mts. Contado además con el campo 4 a 7800 m. instalado por los chinos y cedido a los argentinos. El primer grupo para intentar la cumbre estaba integrado por Altamirano, Merani y Franco acompañados por los rusos Constantin y Sergei. Salieron del campo base el 28 de abril, Sergei abandona por problemas respiratorios. El resto al llegar al campo 2, encuentran en una de las carpas del campamento ruso, el cuerpo sin vida de Victor Nicolaievich, que el día anterior había intentado la cubre. Altamirano y Merani horas después continuaron por las rampas de hielo hacia el campo 3. Constantin, Franco y 

otros rusos bajaron a Victor hasta los 7100 m. donde lo enterraron en una tumba de hielo, según su deseo, para luego continuar hasta el campo base.
Hacia la cumbre: El 1 de mayo a las 06:30 hs, Altamirano y Merani dejan el campo 3 (7500m.) y ascienden lentamente el gran plateau que se eleva sobre el glaciar. A las 09:00 hs dejan abajo el campo 4 (7800 m.). A las 16:00 hs, luego de 9 horas y media desde el campo 3 alcanzan los 8201 m. del Cho – Oyu. El pésimo clima no les permite disfrutar el logro, y tras breves minutos en la cumbre, inician el descenso de 4 hs. hasta el campo 3. Al día siguiente estaban ya seguros y festejando junto a sus compañeros en el Campo Base Avanzado.
El segundo grupo: Cuatro días después luego de algunas nevadas, vencidos por el cansancio por ascender en nieve muy profunda, un segundo grupo debió abandonar otro intento de cumbre a los 7850 m., luego de superar el campo 4.
Al respecto Luis Centeno nos relato su experiencia: 03/05 - En un nuevo intento de hacer cumbre, subimos Petersen, Jay y yo bajo una intensa nevada. Carlos Lewis nos acompaño para ayudarnos hasta el campo 1. 04/05- Con 35° bajo cero salimos a las 2 de la madrugada. El intenso frío revienta el foco de la frontal de Petersen y decide volverse en medio de una cerrada oscuridad. Logro alcanzar los 7800 m. aproximadamente luego de haber caminado con la nieve hasta la rodillas. El cuerpo me pedía que me hidratara, pero cuando recurro al termo de acero que se encontraba dentro de la campera de pluma, me doy cuenta que tenía la tapa soldada por las bajas temperaturas a la que estabamos expuestos. La golpee con una roca y la piqueta, pero no conseguí abrirlo. El resto de mis cosas, filmadora, cámara de fotos, todo lo que tenía, estaba congelado. Decidí que era el momento de regresar. Alguien había recibido mi promesa de que aunque la cumbre, a poca distancia tratara de seducirme de que sería mía, si existía algún riesgo, no seguiría adelante. Y cumplí con mi palabra. Estaba imposibilitado de transmitirle a Jay mi decisión de regresar, porque no teníamos radio y su ansiedad no le había permitido esperarme. 
Alrededor de las 12 hs llegue muy cansado al campo 3 a 7500 mts. Jay llego a las 18 hs en muy mal estado de salud por el gran esfuerzo que había hecho para alcanzar los 7900 m., lo que nos motivo a pasar la noche sin bolsas de dormir y con muy poca comida. 07/05 y 08/05 Petersen y yo nos encargamos de desarmar el campo 3 y parte del campo 2 pues Jay descendió sin peso para no empeorar. Una gran nostalgia se apoderó de nosotros cuando volvimos las miradas para ver nuestra huellas y darnos cuenta de que no íbamos a regresar.
Recursos económicos: Desde que planteamos la idea de la expedición supimos que reunir el dinero necesario de la expedición sería el escollo más difícil, comentaba Rodolfo Ramos Coinnte. Buscando medios para bajar costos optamos por una expedición gasolera, excluyendo al guía, los sherpas porteadores de altura, los aparatos respiratorios y el oxígeno envasado. 
Con todo, fue necesario recurrir a organismos oficiales y empresas privadas, quienes confiaron en nuestra propuesta y en conjunto aportaron casi el 60 % de lo necesario convirtiendo en realidad nuestro más bello sueño. 
Cada uno de los integrantes de la expedición tuvo además que aportar U$S 8600 para poder realizar este anhelado sueño.

 

ir a Montañismo Volver al HOME