Cerro Negro  
 Colorado y el Sosneado

 Por Rodrigo Medina

Luego de las fiestas, partimos el 2 de enero hacia San Rafael, aquí fuimos recibidos por los tíos y primos de Adri, la cual nos dio alojamiento y comida. Desde aquí, traslado mediante, llegamos al hotel abandonado de las termas del Sosneado. La primer noche la pasamos a solo 2 km del refugio general soler, este refugio perteneció a gendarmería y para el 2000 tendrá un refugiero. Una vez en el refugio, afinamos el equipo y comenzamos el ascenso a la mañana siguiente. La ruta a seguir es bien simple pero a la vez es dura. Se bordea el río Nilo hasta sus nacientes, ahí se encuentra el campamento base. Decidimos hacer noche en el campamento base ya que el desnivel cubierto era muy grande, porque fuimos desde los 1300 mts hasta los 4300 mts. Pasamos la tarde sacando fotos y mateando. Por la noche la temperatura nunca bajo de los –15° , llegando a veces a los –20° ,así que se imaginan que a partir de las 21 hs estabamos todos embolsados. Nos despertamos temprano y encaramos la primera parte de hielo, era una rampita de 200 mts y poca inclinación. Luego apareció un glaciar, unos penitentes y por fin la cumbre, si!. Teníamos el volcán Overo a nuestras espaldas y el Sosneado a la derecha. Realizamos un "casting" fotográfico y empezamos a bajar, lo que nos llevo 2 días, lo bajamos en 3 hs de marcha rápida. Como anécdota Alva y Adri, no subieron porque sus 20 toneladas de alimentos no le parecían suficientes para los ocho días restantes, entonces se fueron hasta el pueblo (más de 60km) para comprar varias toneladas más. Por estas características y varias hazañas gastronómicas a más de 4800 mts, había que bautizarlos así que ahí va: ESCUADRON MANDIBULA. Datos para llegar a estos cerros hay que llegar hasta San Rafael y desde aquí contratar un traslado hasta el hotel abandonado. Nosotros recomendamos llamar a Edgardo, el dueño de la hostería del Sosneado, ya que tiene un vehículo doble tracción, es lo mejor ya que el camino a veces se corta por los frecuentes aludes. Llevar equipo de alta montaña, ya que hace mucho frío y si hay pesto el viento sopla muy fuerte. Llevar jugos o sales de hidratación ya que el agua es muy "lavada". Agradecemos a la familia de Adri, a Edgardo el dueño de la hostería y a Aventura Sport Shop por bancar el equipo . Este cerro, poco conocido, pero realmente duro, fue mi pesadilla durante un año, ya que Alva me hablo y me hablo durante todo un año. Desde el refugio Soler, hasta el campamento base tardamos tres días, debido a la super puna que tenia uno de nuestros integrantes. El campamento base lo montamos a 4800mts, si ahí bien cerca de la cumbre. Pasamos dos días aclimatando así que nos dedicamos a admirar el entorno, ya que estabamos rodeados de glaciares y penitentes. Al otro día comenzamos el asalto final, un buen desayuno para Martín y para mi y una media res para el escuadron mandíbula. Tres cuartos de hora más tarde y nos cruzamos con el primer glaciar, y bueh, a cruzarlo. Un poco más adelante venia el penúltimo acarreo, una vez finalizado el acarreo, nos dimos cuenta que nos faltaba Alva, así que lo esperamos, lo esperamos y lo esperamos. Pero el tipo no aparecía, así que decido ir a buscarlo, al tiempo escucho unos gritos, ya iba a buscarlo dentro de una grieta, cuando lo veo a mi derecha con los ojos salidos para afuera del apunamiento que tenía. Bueno por hoy se acaba todo (me dije a mi mismo) y a bajar. En el refugio encontramos pan duro, así que lo convertimos en masa de pizza, mediante leche tibia y dedos sucios. Horno mediante nos morfamos 6 pizzas de cualquier forma, pero eran pizzas! Lo mejor vino a la noche, (porque por lo visto a las ratas les encanto), cuando un ratón del tamaño de un perro por poco se lleva la marmita con tal de comer, amen de que tenía que echar a sus congéneres, que no eran pocos. Algo muy importante ya que casi me olvido, aquí conocimos a los hermanos Sanchez, que no podían entender que hacíamos aquí y no en el norte de la provincia.

La expe estaba formada por Martín Fernandez Arostegui, Alavaro Rayo , Adrián Ruiz Guiñazu y quien les escribe Rodrigo Medina. Somos todos platenses con ganas de seguir viviendo así. 

donde2.jpg (28191 bytes)


ir a Montañismo Volver al HOME