Fitz Roy
Las rutas y sus cumbres vecinas

Investigación y recopilación de Raul Mata. el trabajo completo se puede ver en http://andes.4mg.com 


Primeros acercamientos
La primera exploración montañista de las laderas de El Chaltén es obra del célebre misionero padre Alberto María De Agostini. Gracias a la gran cantidad de material escrito y fotográfico recogido por el misionero en diverso volúmenes sobre Andes Patagónicos, los montañistas comenzaron a interesarse seriamente por escalar este excepcional pico.
En 1936 parte de Italia una expedición privada, guiada por el célebre Conde Aldo Bonacossa, y acompañado por Titta Gilberti, Leo Dubosc y Ettore Casttiglioni.
El 26 de enero de 1937 la expedición alcanzaba la pared sur del Fitz Roy, intuyendo que aquella era la vertiente más adecuada para escalar. Con todo, las grandes dificultades que se presentaban en los últimos 400 metros que los separaban de la cima indujeron a los hombres a la retirada.
En 1947, Hans Zechner realizó una serie de reconocimientos para descubrir un lado débil de la montaña.
En 1948 él vuelve con los italianos Bertoni y Gianolini, pero fracasó en la ascensión del lado sudoeste y luego en la cresta norte.
En 1949 Zechner regresó con Dangi, Matzi y Lanchesne, pero esta vez también fracasaron. Su único consuelo fue haber encontrado tal vez una ruta que si bien larga y difícil, parecía un poco más fácil que la intentada por los italianos de Bonacossa.
Zechner localizó una larguísima canaleta que surca toda la pared oeste-noroeste y termina en la cresta sudoeste, poco antes de la cima. Este surco de casi 2000 metros, constituirá más tarde la ruta más natural para alcanzar la cumbre, y es conocido como Supercanaleta.
En 1952 es el turno de los franceses que siguiendo el camino de los italianos logran abrir la ruta que se conoce como Franco-Argentina.

Todas las rutas las podes ver en http://andes.4mg.com 


ir a Montañismo Volver al HOME