Tierras Fiscales y Refugios
en la zona de 
El Chaltén


Por S.Storni

(Feb ‘2000) Quedó cancelado el emplazamiento del Refugio en el Paso Marconi que anunciáramos en diciembre ‘99. Lo mismo ocurre con otro Refugio que se pensó instalar en el Paso del Cuadrado.
Transcribimos a continuación resúmenes de dos de los mensajes recibidos en Enero y Febrero ‘2000 respectivamente presentando el tema:
El primero de Rolando Garibotti y el segundo de Alberto Del Castillo. Ellos además contestaron las tres preguntas de "al borde", encuesta que se incluye más abajo.


El macizo de los Cerros Fitz Roy y Torre, ubicados al norte del Parque Nacional los Glaciares, en la provincia de Santa Cruz, son montañas conocidas en todo mundo por su belleza y también por su dificultad para escalarlas.
Cuando se delinearon los límites del Parque Nacional se dejó afuera la zona al norte de este macizo (quizás por el litigio pendiente con Chile). Parte de esa área se entregó a pobladores locales años atrás, pero una porción importante de 1.400 hectáreas quedó como tierra fiscal de la provincia (lote matr. 071 2906).

                

 

 

 

 

 

Fitz Roy y 
Aguja Poincenot
 
(Foto de Silvo Karo y 
Rolando Garibotti)

Esta bellísima área incluye: la cara norte del Fitz Roy, Cerro Pollone, Aguja Pollone, Cerro Piergiorgio, Cerro Domo Blanco, Cerro Rincón, Cerro Marconi Sur, Gran Gendarme del Pollone, Cerro Eléctrico Oeste y partes de las Agujas Guillaumet y Mermoz. El área es parte integral de la unidad geográfica y geomorfológica del macizo del Fitz Roy y del Torre, declarado este último Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto con resto del Parque Nacional los Glaciares.
El estado prístino y natural de estas montañas, bosques y valles, les da un gran valor turístico y ecológico. Muchos turistas y montañistas de Argentina y del exterior viajan largas distancias para descubrir y experimentar esta región y su salvaje belleza. La transferencia o concesión a manos privadas pondría en juego el libre acceso y la protección de esta belleza natural. Ya resulta de vital importancia protegerla activamente para asegurar su preservación en estado prístino para la posteridad, frente al gran incremento del turismo y los servicios.
(Rolando Garibotti)

Creo que la siguiente información deberá cambiar el enfoque de las preguntas.
El lote de referencia, a pesar de ser fiscal, la Provincia lo mantuvo cautivo y no se lo dio al señor Alberto Arbilla debido a que, al ser lindero con el Parque Nacional, querían darle al mismo, carácter de Reserva Provincial.
El lote no comprende partes de la Agujas Guillaumet, Mermoz, Marconi Sur ni Cerro Eléctrico Oeste (parte de estos sectores pertenecen al campo de Alberto Arbilla) como el sector Este del Paso del Cuadrado.
En él, mi intención y la de otro montañista local era la de instalar un Vivac de 12 metros cuadrados, similar al que se encuentra hoy en Laguna Toro.
El punto más importante es el siguiente: Nosotros tramitamos ante el Consejo Agrario Provincial el pedido de Concesión para la instalación de un refugio. El Consejo jamás se expidió, ni por sí ni por no, pero lo que quedó claro, y esto lo remarco para defender la postura de la Provincia y del ex Presidente del Consejo Agrario Provincial, es que de darse una Concesión ésta sería SOLO POR EL REFUGIO Y NO POR LAS TIERRAS QUE LO CIRCUNDAN, LAS CUALES SON Y SERÁN SIEMPRE DE ACCESO PÚBLICO.
En lo personal, yo ya había expresado a Rolo, antes de que distintas notas salgan en medios locales, que me abría de este proyecto, por encontrar rechazo en general y sentirme muy dolorido por aquellos que se manifestaron sin preguntar primero.
Para mí el proyecto era un desafío, como el que tuvieron los primeros montañistas en Bariloche al instalar cadenas de refugios que sirvieron y sirven para la formación de andinistas de primer nivel. Ejemplos de ellos fueron y son Meiling, Svarka, Dinko Bertonsel, Kopke, Brenner, Coauch y una larga lista donde por supuesto no puedo olvidar a los De la Curz (Manu, Nico y Seba), como tampoco a Rolando Garibotti que, con base en el Refugio Frey se transformó en uno de los escaladores más fuertes de la Argentina y del mundo.
Tal vez, junto con quien fue mi compañero en este proyecto , nos hayamos equivocado; ese puede ser un tema de discusión. Tal vez nos estamos poniendo viejos; pero sin duda creemos que un refugio en la montaña puede ser más importante para nuestros hijos y los de los demás, que los bares y boliches que proliferan día a día en El Chaltén y de los cuales nadie se queja.
Por último quiero resaltar, que si hay algo que jamás estuvo comprometido en el área del Paso del Cuadrado fue el LIBRE ACCESO. Creo que los que me conocen saben muy bien que, desde hace veinte años, lucho por mantener estas montañas que tanto quiero, limpias y para todos.
(Alberto del Castillo)

Encuesta
En relación con esto, "al borde" ha realizado un sondeo de opinión, empezando por quienes viven y trabajan en El Chaltén. Para eso realizamos tres preguntas:

1) Qué destino debería tener el lote fiscal (que se describe más arriba)?
2) ¿Qué opina del emplazamiento de refugios de montaña dentro de dicho lote o en el Paso  Marconi?
3) ¿Qué opina acerca de construir refugios de material en sitios como Bridwell, Río Blanco/Poincenot y Piedra del Fraile?

Mientras tanto:

"Cielos Patagónicos S.A. dueña del predio donde el Club Andino El Chaltén quería instalar el Refugio en el Marconi, decidió no permitir su instalación hasta que no se terminen las tareas de estudio que están llevando a cabo en el lugar Biólogos y profesionales de distintas universidades del país.
Y luego, en reunión con personal de Cielos Patagónicos S.A., miembros del Club Andino El Chaltén informaron que el Club cambió de parecer, y que por mayoría se decidió no emplazar el refugio en el Marconi, quedando el tema concluído."
(Fuente Alberto del Castillo)

Respuestas

Adrián Falcone,  Guardaparques a cargo. Antes estuvo varios años destinado en el Parque Nacional Perito Moreno. Ahora vive en El Chaltén con su mujer Tamy Olsen, Lic. en áreas protegidas, y su hija Shoam.

                                                      
El Chaltén, 5 de Febrero de 2000
1) Debería ser la figura legal que, bajo las leyes provinciales, se adecue a las ideas de conservación conocidas como Parque Nacional.
En ese orden debería garantizarse el tránsito, caminatas, y escaladas a personas, bajo las pautas de conducta internacionales conocidas como "de bajo impacto" o "impacto mínimo".

Foto: Lali Gavina

Siendo algunas de ellas:
  • Regresar todo el material de escalada y residuos de todo tipo, inclusive combustibles.
  • Uso de calentadores.
  • Hacer las necesidades fisiológicas como mínimo a cien metros de los cursos de agua.
  • No retirar plantas salvo que formen parte de un estudio específico aprobado por la autoridad de aplicación.
  • No permitir el sobrevuelo de helicópteros a menos de 800 m de altura exceptuando los rescates y emergencias
  • No realizar construcciones permanentes ni transitorias.

2 y 3) La segunda y tercer preguntas van de la mano:
Mi posición en relación con la construcción de refugios en áreas públicas es la siguiente: NO A LOS REFUGIOS, NI EN EL LOTE, NI EN EL MARCONI NI EN EL PARQUE NACIONAL. ¿Por qué?
Porque vale la experiencia de sentir el clima de este lugar.
Porque la tendencia en muchos lugares es retirar los refugios en vez de construirlos.
Porque este lugar del mundo todavía tiene la mísitica del sitio prístino y sin huellas. Aunque hay varias historias que hacen tambalear este folklore, no sería positivo para el futuro del área realizar infraestructura que lo transforme en un sitio más.
Porque a veces los refugios funcionan como "retardadores de la experiencia"al aislarnos del medio natural en que se encuentran y creándonos un ambiente diferente al que nos rodea.
Porque en caso de que se haga un refugio público en un área tan especial como Bridwell o Poincenot, nadie puede garantizar que mañana nos despertemos y encontremos que tiene un concesionario, y que luego tengamos que pagar, y...
La especial magia del lugar es su virginidad. El refugio es el primer eslabón de aquella cadena de modificaciones que lo transformará en algo distinto, en algo parecido a otros sitios.
"La montaña como una escuela con techo de cielo."

Un saludo
Adrián Falcone

Susana Queiro Guardaparques del Parque Nacional Los Glaciares, área Lago Viedma. Vive allí desde hace siete años. Casada, dos hijas, se recibió en 1986 con la primer promoción que incluía mujeres. Su primer destino fue la seccional Perito Moreno de este mismo Parque.

                                                        
Jueves 3 de Febrero de 2000
Me parece alucinante que hagan esta encuenta y generen espacio para dar a
conocer este tema!
Acá van mis respuestas:
1) Su destino tendría que ser el de uso público, Parque Nacional, Parque
Provincial, Monumento o la figura que consideren mejor, pero PÚBLICA, de "dominio público".

foto: diario Clarin

2) Me parece un riesgo, la existencia de un refugio en lugares difíciles, donde el acceso y permanencia está reservado a gente con buen entrenamiento y bastante experiencia en montaña, es como la apertura a gente que se apoyará en la existencia de este refugio para animarse a subir... Probablemente incremente los accidentes.
3) No creo que sea conveniente. En este tiempo ya se valora y es más importante la "primitividad" de las áreas, donde no existe la infraestructura dirigida al turismo, y el encuentro con la naturaleza es más intenso. Ya hay suficientes espacios donde el tipo de público que prefiere comodidades puede ir. Pienso que comenzar a montar infraestructura aquí es "un viaje de ida", comenzamos con un pequeño refugio, nos quedó chico, lo agrandamos, tenemos problemas con los baños, necesitamos energía eléctrica y de allí ya no hay vuelta a lo primitivo. Montar esta infraestructura en un sitio que se encuentra a 2 horas de caminata de un pueblo con todas las comodidades sería matar la gallina de los huevos de oro al montar un desarrollo paralelo en un sitio donde la gente se siente atraída por su primitividad.
Espero que esto llegue a buen puerto, y la gente tome conciencia de lo importante de cuidar la naturaleza, natural y pública.

Susana Queiro

Eduardo "Calefon" Fernandez:Instructor de montaña y Guía (AAGM y PN) y Guardafauna Provincial de Santa Cruz. Ha hecho numerosas rutas de escalada y expediciones en la zona. Guía salidas y da cursos en El Chaltén y Buenos Aires con su empresa "Viviendo Montañas". En 1991 se construyó su casa en el pueblo, y durante el verano se establecen con su mujer, Florencia Chilinski.

                                                              
El Chaltén, fines de Enero
1) Creo que es indispensable que esa zona, igual que el resto de los campos hasta el Río Eléctrico, sean Parque Provincial por dos motivos:

2) En este lote creo que no hace falta ningún refugio. En general los refugios privados traen aparejada contaminación y suciedad en el sitio que usan, y otros problemas.
Con respecto al Paso Marconi hay además un aspecto de seguridad, pues la zona está muy desprotegida.

3) En De Agostini (ex Bridwell) y Río Blanco o Poincenot, y también Laguna Capri, opino que hacer refugios para estar y cocinar sería positivo ante la sistemática destrucción del bosque y el avance de los aluviones turísticos; pero solo para estar y no para dormir, pues de lo contrario atraería gente que no debería acceder a esta zona apara quedarse sino solamente para conocerla. El tema básico es que estas construcciones sean administradas y diseñadas respetando la zona, y si serían manejadas por el estado o por particulares, pues cuando hay plata de por medio...

Eduardo Fernández

Alberto del Castillo, Guía de Montaña (AAGM), experto montañista conocedor de la zona, dueño de "Fitz Roy Expediciones" (Agencia de Guías) y miembro del Club Andino El Chaltén. Vive desde hace varios años en el pueblo. Ha realizado importantes rutas de escalada y trekking en la zona, y ha desarrollado algunos programas que se han convertido en clásicos del lugar, como la vuelta al Hielo Continental y el Trekking del Glaciar del Torre. Con su mujer, Paula Marechal han abierto la hostería "El Puma".

                                                              El Chaltén, 7 de febrero del 2000
1) El lote, a pesar de ser fiscal, la Provincia lo mantuvo cautivo y no lo dio a ningún privado debido a que, al ser lindero con el Parque Nacional, querían darle carácter de Reserva Provincial.
Si alguna posibilidad de desarrollo existe en la zona es el turístico, y de una manera muy limitada, ya que el único sector plano y de reducidísimas dimensiones es el Paso del Cuadrado. En él, mi intención y la de otro montañista local era la de instalar un vivac de 12 metros cuadrados, similar al que se encuentra hoy en Laguna Toro.
El punto más importante es el siguiente: Nosotros tramitamos ante el Consejo Agrario Provincial el pedido de Concesión para la instalación de un refugio. El Consejo jamás se expidió ni por sí ni por no, pero lo que quedó claro es que de darse una Concesión ésta sería SÓLO POR EL REFUGIO, Y NO POR LAS TIERRAS QUE LO CIRCUNDAN, LAS CUALES SON Y SERÁN SIEMPRE DE ACCESO PÚBLICO.

2) Refugio en el Paso del Cuadrado: La ubicación era en el paso mismo, donde solo pueden acceder andinistas experimentados, y tendría características de vivac.
Refugio Paso Marconi: "Cielos Patagónicos S.A." dueña del predio está realizando un estudio ambiental. Una vez terminados esos estudios, se delimitarán los distintos usos del campo. Mientras, el Club Andino cambió de parecer y decidió no emplazarlo.

3) Refugio en Piedra del Fraile: El predio es privado, propiedad de la familia Arbilla, por lo que ellos son en definitiva quienes opinen sobre los emprendimientos en su campo. Por supuesto es mi deseo que cualquier emprendimiento, allí o en cualquier otro campo privado, sea con sentido común y sin afectar al eco-sistema ni el recurso turístico en general. Si el proyecto es bueno, bienvenido.
Refugios dentro del Parque Nacional, Río Blanco, Poincenot y Torre: Si hay algo bueno en esta área es la posibilidad de contar con tierras privadas que rodean al Parque sirviéndole del "colchón" amortiguador. Estoy de acuerdo con emprendimientos fuera del Parque (con los estudios que corresponde), pero creo que es importante mantener el Parque intacto, sin construcciones (salvo letrinas) ya que el atractivo del mismo es exactamente su condición de prístino.

Muchos saludos. Gracias
Alberto del Castillo

ROLANDO GARIBOTTI: Escalador barilochense internacionalmente reconocido. Vive en Boulder, Colorado, con su mujer Beth Wald, y trabaja en el Parque Nacional Grand Teton. Ha abierto y repetido varias rutas en la zona que nos ocupa. Ha difundido y promovido las montañas de esta región en diversas publicaciones de distribución internacional (Climbing Magazine, American Alpine Journal, etc.) En los últimos años ha formado un fuerte equipo con el esloveno Silvo Karo, desde que este perdiera a su compañero de cordada en Himalaya, y todos los veranos vienen a escalar a Patagonia.

foto: S. Storni

                                                                                                                                 El Chaltén, Enero/Febrero 2000
1) Considerando que el área que cubre dicho lote fiscal es parte integral e indivisible geográfica y geológicamente de lo que es el macizo del Cerro Fitz Roy, sería de extrema importancia que se le dé una figura legal que resulte complementaria al Parque Nacional colindante, dentro del cual se encuentra la mayor parte de este macizo.
Lo beneficioso es que haya el espacio y tiempo necesarios para interiorizar a los diversos legisladores y al señor Gobernador en el tema, con la esperanza de que este área sea declarada Monumento Natural Provincial, que es la figura que más se aproxima a la del Parque Nacional colindante, y ambas áreas podrían complementarse.
Así quedaría protegida debidamente "...siendo inviolable, no pudiendo realizarse en ellos actividad alguna, con excepción de las necesarias para efectuar visitas, inspecciones oficiales e investigaciones científicas permitidas por la autoridad de aplicación." (Ley provincial 786 Reservas Provinciales, art. 6).
Así quedaría imposibilitada la instalación de infraestructura, pero permitidas todas las visitas posibles por parte de privados y de operadores comerciales.
Pareciera que el Gobierno Provincial no ha sido suficientemente consciente sobre estos temas, por el hecho de que las agujas Guillaumet y Mermoz, el cordón Marconi y el Paso Marconi se encuentran hoy en manos privadas cuando hasta hace poco eran tierras fiscales.
Fue muy importante hacer público este planteo para prevenir la posibilidad de que se sigan privatizando tierras fiscales, sin el consenso de la gente.

2) Los refugios en Europa o en la zona de Bariloche, son para uso público por parte de una institución, no para uso comercial por parte de privados.
Los refugios crean un incremento en la cantidad de visitantes y un cambio radical del perfil de los mismos, creando problemas tanto ecológicos como logísticos, y se incrementa la cantidad de accidentes.
También vale destacar que con la colocación de refugios se pierde poco a poco el "terreno de aventura", que es un recurso muy limitado, más aún al tratarse de macizos tan bellos como el Fitz Roy. Después de todo, en las actividades de montaña yo creo que lo que importa es la riqueza de la experiencia humana y no el punto alcanzado; por lo tanto no veo el beneficio que pueda tener facilitar los accesos, en detrimento de la riqueza de la experiencia. Por supuesto esta visión de "wilderness" resulta un tanto difícil de aceptar para el europeo acostumbrado a la facilidad de los funiculares, al confort del refugio, etc. como así también para el hombre moderno, que sólo ve valor en el fin pero no en el proceso.
No veo por qué la parte Sur de la Patagonia debe repetir los errores cometidos en Europa o incluso en ciertas áreas de la Patagonia Norte, donde gracias al llamado progreso hemos perdido grandes áreas de terreno de aventura y hemos dañado otras de gran valor ecológico.
Es importante también notar que la ubicación en la que se planeaba colocar estos refugios está a una corta distancia de Piedra del Fraile. Este campamento se encuentra en un predio privado (otorgado hace muchos años) y es el único de los tres campamentos base existentes que brinda una serie de servicios tales como baño, ducha, agua caliente, comidas, descenso de basura, etc. Por lo tanto la excusa de que estos refugios servirían para disminuir los problemas ocasionados por la afluencia de visitantes no es válida, ya que en esa área más que en ninguna otra en todo el macizo, ese problema es casi inexistente.

3) En cuanto a los refugios en los campamentos base, la respuesta de mi parte es un NO tajante.
Sin duda le toca a Parques Nacionales decidir el futuro del área, y confío plenamente en ellos ya que entre el nuevo Guardaparque a cargo: Adrián Falcone y Susana Queiro, quien lleva allí ya unos años, forman un equipo de trabajo impresionante, con mucha profundidad.

Gracias
Rolo Garibotti
Sebastián de la Cruz, Guía de Montaña (AAGM) y reconocido montañista barilochense, fue el más joven del mundo en hacer cumbre del K2 (25) (Himalayas, 2ª más alta del planeta), y el más joven en ascender el Fitz Roy (15) y ese mismo año en el mismo monte hacer la primera ascención invernal junto con Gabriel Ruiz y Eduardo Brenner. Realizó para la TV española el primer cruce longitudinal del Hielo Continental; y fue caminando hasta el Polo Sur. Miembro del CAB y del CABA, ha dado innumerables cursos de escalada y de Guía.

                                                                           
                                                                              
Bariloche, 25 de Febrero del 2000
1) He andado por la zona del Fitz Roy bastante. Eso me da un sentimiento de  pertenencia al lugar que supongo es similar al de todos los que se preocupan por este tema.
Está la opción de adjuntar dicho lote al Parque Nacional Los Glaciares. Esta podría ser la solución pues le da un marco legal, control de Guardaparques, infraestructura, medios y presupuesto.
También se lograría algo parecido convirtiéndolo en Reserva Provincial. Y que con el compromiso de los habitantes de la zona y con el gobierno provincial evalúen los planes de desarrollo que surjan. Un plan de manejo debería implementarse a través de una Comisión asesora local, conformada por miembros del Municipio, Asociaciones afines a la montaña (Guías, Club Andino, etc.) funcionarios de la Provincia de Santa Cruz, funcionarios de Parques Nacionales, pobladores y propietarios de la zona, etc. Hay que juntarse para consensuar.
Conozco la zona desde antes de que se funde El Chaltén. La decisión de no hacer nada la deberían haber tomado antes de hacer el pueblo. Ahora es demasiado tarde. También hay que ser conscientes de que si no se fundaba el pueblo quizás ese pedazo de lote hoy no sería argentino y no tendríamos este debate. Seamos realistas hay que tomar el lote como viene y hacer de él lo mejor para todos. El lugar es tan salvaje que tampoco conviene hacer grandes refugios ni trabajar con grupos por arriba de los campamentos base. Así es el clima y así es la zona: salvaje.
Pero tampoco hay que descartar, pequeñas transformaciones y adaptaciones que se puedan realizar. Creo que conformar de forma equilibrada una Comisión asesora para que ayude al gobierno provincial en la toma de decisiones es lo más conveniente (sería ilegal que esa Comisión tomara decisiones por su propia cuenta). El estatuto de esta Comisión debería inspirar y mantener el espíritu sobre el cual se basaría la ley o decreto provincial de Reserva Natural, valorando temas como la conservación de la biodiversidad, el turismo sustentable y la interpretación ambiental por parte de los visitantes.
Con la participación de todos creo que puede funcionar.

2) Refugios en el Cuadrado y Paso Marconi: Personalmente opino que es copado para gente que le gusta curtir el lugar y vivir allá arriba tipo ermitaño de las paredes. Pero sé que una ínfima minoría haría buen uso de una infraestructura así, como para que se justifique. Por eso pienso que no es conveniente hacer nada. Lamentablemente, porque yo sería uno de los primeros en instalarme allá arriba con mi material. Al mismo tiempo encontraría a esos que dejan marcas y leyendas por todos lados, y encima no habría lugar en el refugio, que sentiría tan personal. Por eso prefiero que no haya nada. Con el filtro natural del lugar, los "cortapalos" nunca llegarían hasta allí. Simplemente no podrían sobrevivir. Y se minimizaría el índice de accidentes. Con los materiales que hay hoy en día, plantás una buena carpa allá arriba y te pasás una temporada trepando la zona tranquilamente. Igualmente las cuevas de hielo son más agradables en ciertas condiciones de clima.

3) Los refugios comerciales son otro cantar. Turísticamente hablando un refugio comercial en el Paso Marconi o en el Paso del Cuadrado funcionaría para los propios clientes del Guía. El ejemplo más claro es el Refugio Viejo del Tronador entre los años ’38 al ’70, que le era de mucha utilidad al Guía de montaña y a su pequeño grupo de clientes. No se trata de refugios comerciales que son más albergues que refugios. Un refugio es una "carpa" más robusta que sirve para alojar seres humanos en un lugar inhóspito. No hay terceras razones de existencia. El acceso es difícil, el clima terrible, la logística muy cara y complicada y un largo etcétera, que no justifican una actividad comercial redituable. Sí es una realidad innegable que son la herramienta fundamental de todo Guía de montaña que quiera compartir con otros experiencias de vida en lugares naturales inhóspitos, manejando índices de riesgo bajos. Andar con clientes por esos lugares sin contar con una infraestructura que garantice un mínimo de seguridad me parece antiprofesional. Deportivamente hablando y desde el punto de vista de actividad andinística, los cerros de la Patagonia hay que atacarlos desde abajo y rápido. No por un problema de que no haya refugios sino simplemente porque el clima puede cambiar de golpe, y tampoco sirve vivir en un refugio a esperar el buen tiempo.
(Otro tema: Ambientalmente hablando la letrina crea un foco de acumulación de tóxicos irreversible por décadas. Cámara séptica y lecho drenante es lo mejor)
Pienso que hay que comunicar estas respuestas a la Administración de Parques Nacionales, a través de los Diputados y Senadores provinciales.

Saludos a todos por allá
Seba

Carlos Evaristo Comesaña, Primer argentino en ascender el Fitz Roy por la supercanaleta en 1965 con José Luis Fonrouge. Segunda ascención mundial. Miembro vitalicio del C.A.B.A. Actualmente reside en San Pablo, Brasil. A principios de los ’60 abrió la vía del Gran Techo de Sierra de la Ventana (en las Paredes Rosas, detrás del Cerro Tres Picos), que en esa época parecía una utopía. Explorador de los Hielos Continentales, casi logra la primera ascención al Pier Giorgio (al norte del Fitz Roy, dentro del lote en cuestión) que luego terminó Pedro Svarka.
                                                                     Buenos Aires, 5 de marzo 2000
1) Lote Fiscal: O que se anexe al Parque o que se le dé una figura con características jurídicas de protección total.

Foto: S. Storni

2) Refugios: De ninguna manera. Creo que esas áreas tienen que ser reservadas para gente que puede "capear el temporal" sin necesidad de protección alguna. Con los materiales actuales y el conocimiento de la zona que tenemos ahora, se ha evolucionado lo suficiente como para poder aguantar cualquier factor climático adverso. Entonces ABSOLUTAMENTE NADA.

3) En los campamentos base: Lo mismo. Creo que cuanto menos gente llegue a esa área tan sensible, mejor. Van a llegar, pero cuanto más tardemos, se llegará con mayor cultura al respecto y más van a proteger.
Me quedé horrorizado con algunas cosas que encontré en los campamentos, este verano del 2000. (Se refiere a los siguientes temas que denunció en actas ante Gendarmería, Parques y la Fiscalía Federal de Río Gallegos: 1) En Piedra del Fraile, al parecer terreno de Gendarmería que está arrendado o dado en comodato, le cobraron $5.- de peaje por pasar hacia el Paso Marconi y $5.- por día por persona para acampar en el camping allí constituido, prohibiéndosele hacerlo fuera del mismo por ser propiedad privada. 2) En ese camping se permite cocinar con fuego a leña, con el consiguiente riesgo de incendio. 3) Ese camping se reaprovisiona con un cuatriciclo motorizado para el que se abrió una huella en el bosque, incluso talando árboles. 4) Algunos escaladores extranjeros utilizan taladros para fijar spits en rutas nuevas en montañas del Parque).


A largo plazo la única solución es la educación, que tiene que pasar por el conocimiento y el amor a la naturaleza; y para llegar a eso quizás tengamos que aceptar que se pisen unas flores o se dañe un poco algo. Pero por suerte las flores vuelven a brotar, los árboles siguen creciendo y los papeles se pueden recoger. Pero solo esa gente que ha vivido la naturaleza libre, tiene un amor que la va a llevar a saberla conservar y a saberla tratar.
                                                                                  Silvia Metzquin (Revista Escalando nº 6 diciembre del ´93)

* Silvia Metzeltin. Hija de italianos nació en Suiza por la guerra, en 1938. A los veinte años conoció a Gino Buscaini con quien realizó innumerables ascenciones en diversos lugares del mundo. Juntos escribieron el libro "Patagonia" que describe varias rutas de escalada en los macizos del Fitz Roy y del Torre. "En el libro no describimos la aproximación a las rutas, solo la pared. Quien pase ese filtro es porque le interesó, porque está preparado y porque realmente tiene ganas."


ir a Montañismo Volver al HOME