Fotos: Angel Ezequiel Armesto y Santiago Storni

En otras montañas

Reportaje de  Santiadgo Storni a Ángel Ezequiel Armesto, realizado a fines de febrero de 2002 en Horcones, al pie del Aconcagua.


¿Un resumen de tu experiencia?
Nací en la ciudad de Buenos Aires, el 9 de enero del ‘76 y estoy viviendo en Mendoza desde hace unos cinco años. Soy operador y lidero una micro-empresa que se llama A.E.A. Expeditions, desde hace dos años aproximadamente. Estoy viajando por muchos lugares. Este año se abre la posibilidad de trabajar en Nepal; en Europa estoy trabajando desde el año pasado.
En la cumbre del Aconcagua he estado siete veces; tengo quince expediciones guiadas, en algunas como líder y en otras como guía local. Y ascensiones en Bolivia, apertura de una ruta en la cara norte del Sajama, apertura de la variante norte del pico sur del Illimani, el Huayna Potosí, Sur  del Pico Bonito en la Quebrada Blanca, primera repetición del canalón de la Muela en Vallecitos, entre muchas otras ascensiones.
Estoy trabajando en Europa, en España, haciendo Barranquismo; y estuve en Francia haciendo un intento de ascenso al Mont Blanc que se suspendió por mal tiempo.
Este año voy a estar trabajando en Nepal, en Lobuche East, Mera Peak e Island Peak.
Y en Marruecos en la cordillera del Atlas haciendo unos trekking exploratorios que me pidieron.

Tenias un proyecto en noviembre, en la ruta Marmillod-Grajales-Ibáñez del Aconcagua...
Un lindo proyecto, por el filo suroeste en solitario. Como para entrenarme, antes hice una ruta en el espolón de la cara norte del Tolosa. Después para practicar algo de canales de hielo nos fuimos a la Súpercanaleta del Rincón, y tuve que bajar; me pesqué un virus que me dejó siete días en cama reventado. Mi amigo Gonzalo Dellagnola me hizo el aguante porque yo no podía ni cocinar. Y me tomó como un mes hasta que me recuperé, y lo único que pude hacer fue empezar a trabajar la temporada, con un grupo al Plata en noviembre, y después grupos a Aconcagua.

¿Qué te gusta más hacer en la montaña?
En lo deportivo, el mixto. Porque es como una ensalada, con todos los ingredientes. Y guiar me apasiona, aunque no estás divirtiéndote con tus amigos. Tenés un programa que cumplir; es diferente.

¿Estás poco en Mendoza?
Este año voy a estar más de ocho meses fuera del país. Entre Nepal y España, seis meses, y en Marruecos serían mis vacaciones.

Vos usas mucho Internet...
Cualquier sistema de información. Pero Internet mundialmente va mucho más rápido. Un folleto o un afiche llega a un montón de gente que no está interesada. La persona que entra a Internet está buscando algo muy especifico; y eso está muy desarrollado, y uno consigue mucha información.

Otras montañas, otra gente
En Nepal no he estado todavía. Voy ahora a subir cuatro cerros de entre 6.400 y 7.000 msnm, con una empresa de Australia que es con quien trabajo como líder de los guías locales: World Expeditions.
Estoy trabajando con Tim Macartney Snape que es el primero que ha ascendido el Everest desde el Golfo de Bengala caminando en solitario hasta la cumbre: Sea to Summit Expedition. Es muy lindo trabajar con gente así.

¿De qué nacionalidad es?
El nació el Tanzania pero vive en Australia desde que tiene doce años; ahora tiene 46.

¿Estando en Europa se da el contacto con montañistas de la élite internacional?
Hace tres años estuve trabajando con gente que trabaja con Terres d' Aventur, de Francia, con guías que han guiado en el Espolón Walker, en Les Jorasses, en Les Droites; es gente que tiene muy buen nivel. Pero no me encontré con escaladores clásicos que son con los que me reconozco. Pero en general es todo élite ahí. También el servicio de hotelería, el transporte, la información, el asesoramiento de los guías; y así casi todo.

Los españoles están haciendo muchas cosas...
Nosotros tenemos mucho de los españoles. Todos los "ruidos" y chimentos que circulan en el ambiente profesional, yo creo que lo hemos heredado de ellos. La diferencia es que ellos tienen mucho apoyo del gobierno. No les dan dinero en forma directa, pero les dan ventajas impositivas o diferentes tipos de beneficios que nosotros aquí ni siquiera los alcanzamos a vislumbrar. No te ponen trabas a que hagas dinero si le reportás un beneficio a la comunidad. Yo estuve trabajando en el Alto Aragón y la empresa recibía en subsidio de 10.000 a 12.000 dólares al año, porque le están aportando a la comunidad desarrollo turístico y  capacitacion de jóvenes aspirantes de guías que trabajan con nosotros como asistentes. Lo primero atrae gente, lo segundo mejora la calidad de vida y aporta bienes en forma de entrenamiento a gente de la región. En cambio acá te revientan con impuestos de manera que no puedas invertir en renovarte o mejorar.  
¿Cómo es para un argentino guiar en Europa y Asia?
Cuando te gusta es como cualquier trabajo. Hoy en día el mercado es mucho más exigente. Siempre que se mantenga la mirada sobre el horizonte van a aparecer cosas nuevas, y trabajar afuera es solamente cuestión de  tener ganas de salir. Nosotros por costumbres heredadas estamos muy ligados a nuestra tierra y nos puede costar cortar lazos y abrirnos a otro tipo de culturas. Tenemos dichos como "Nunca te alejes del pago que te dio existencia", o "Vaca que cambia de querencia se atrasa en la parición".  

¿Te gusta?  
Si, la verdad es que me encanta.

Aprender otras cosas...
En Europa tienen casi 200 años de historia de montañismo en Zermat, y 100 años la escuela de Chamonix, que es como La Meca; y estar ahí te abre la cabeza. Nosotros hacemos las cosas bien pero ellos las hacen mejor, porque  ya se han equivocado cien mil veces más que nosotros. Eso hace que cuando uno vuelve vea las cosas con diferentes matices que cuando se fue, y eso uno lo esta aplicando siempre en su trabajo.  

Puede pasar

Ahora vengo de una situación bastante especial. Nos puede pasar a todos los guías, para que no nos creamos infalibles: ha fallecido un cliente de un accidente cerebro-vascular, según el último diagnóstico. He tenido que hacer todas las cuestiones legales, desde bajar el cuerpo, y ahora tengo que vérmelas en la embajada...

¿Dónde ocurrió?
A los 5.200 m, en el denominado Campo 1, después de hacer un porteo. Era una persona fuerte y siempre, como poco antes de morir, dispuesto a cooperar con todo y todos. Paul Whitehouse  era su nombre.
Eran catorce miembros y cuatro guías, y yo por ser el guía titulado de alta montaña, me corresponden los trámites.  

¿Cuál fue la causa? ¿La altura?
El hombre se sentía perfectamente y no presentó ninguna sintomatología. Descendimos del Campamento 2 de Polacos hasta el Campamento 1. Estuvimos riéndonos juntos quince minutos antes, y estaba de maravilla.
Se acostó, dijo que le dolía la cabeza...  y a los treinta segundos ya tenia un paro cardio-respiratorio. Le hicimos RCP (respiración cardio pulmonar) durante treinta minutos. Teníamos entrenamiento de cómo proceder, un botiquín súper completo con todos los fármacos necesarios y a una emergentóloga con nosotros; pero no hubo forma. A esa altura y sin desfibrilador es casi imposible salvar a nadie, y menos en este caso.

¿Qué ruta estaban haciendo?
La llamada Ruta de la travesía o Falso Polacos.  

Al momento de la edición de esta nota Ángel E. Armesto ya ascendió en Nepal lo que se había propuesto y espera la confirmación para volver allí como jefe de expedición. Mientras, trabaja en España, donde piensa radicarse.

donde2.jpg (28191 bytes)


ir a Montañismo Volver al HOME