San Valentín
50 años

Investigación y comentarios: Mauricio Bianchi y Marcelo Lisnovsky.
Colaboración:
Conrado Verberck.
Edición y aporte relato 2ª invernal: Santiago Storni.
Fuentes: Anuarios CAB, Cuaderno Techint Nº 10, e Internet.
Fotos: Cuaderno Techint Nº 10.

La montaña más alta de la Patagonia Argentina es el Domuyo. Pero si consideramos a la Patagonia "excluyendo" a la provincia del Neuquén, la montaña más alta entonces es el cerro San Lorenzo en Santa Cruz. Pero si tomamos en cuenta TODA la Patagonia, Argentina y chilena, entonces la montaña más alta es el cerro San Valentín, que supera los 4.000 m.s.n.m (4.058 m.s.n.m según algunos y 3.910 m según otros).

Además esa montaña era un objetivo espectacular en su época por estar ubicada en el Campo de Hielo Norte (sector norte de los Hielos Continentales, que está totalmente en Chile, a diferencia del sector sur que compartimos con nuestros hermanos trasandinos).

Primera
El 18 de diciembre se cumplieron 50 AÑOS del primer ascenso al San Valentín, que se realizó un 18 de diciembre de 1952 por una expedición del Club Andino Bariloche, integrada por ocho andinistas de los cuales siete hicieron cumbre.

Las cordadas fueron:
Dinko Bertoncelj, Birger Lantschner y Tonchek Pangerc por el filo sur-oeste.
Gregorio Ezquerra y Carlos Sonntag suben directamente.


Foto: Matías Kurtscheidt

Otto Meiling y Juan J. Neumayer comienzan por el filo sur-oeste, cruzan a la derecha y concluyen por el filo sur-este.
Emilio Hernández no intentó la cumbre. Se quedó en el Camp. II a + 850 m, porque no tenía esquíes, y el regreso fue descendiendo desde la cumbre hasta el Camp. V a + 3.750 m y desde allí esquiando hasta el Camp. II (un total de 37 km.) para eludir lo más rápido posible el terrible clima patagónico. Este trayecto lo realizaron durante los días 18 de diciembre (día de cumbre, que durmieron en el Camp. IV) y 19 de diciembre.
Los tres expedicionarios que aún viven son Carlos Sontag, Birger Lanstchner y Dinko Bertoncelj, a quienes el pasado 18 de diciembre el CAB homenajeó con un asado.
El pionero Federico Reichert, primero en intentar este cerro (en 1921, 1939 y 1940), había descripto a los expedicionarios de Bariloche las condiciones de la región del San Valentin con la famosa frase: "Siempre llueve, y cuando no llueve es porque se está preparando para llover."

Hay que considerar que allí se parte del nivel del mar en la laguna de San Rafael y se llega a superar los + 4.000 m. 
Lo principal no son tanto las dificultades técnicas como el clima y los grandes recorridos por glaciares... y combinar para salir de allí. 

Estos expedicionarios tuvieron una verdadera odisea. Basta considerar que partieron de Bariloche el 1º de diciembre de 1952, hicieron cumbre el 18 de ese mes y recién pudieron regresar a sus casas el 22 de enero de 1953. 
Ello se debió a que un grupo sus integrantes quedó aislado tres semanas en la zona de la laguna San Rafael hasta que los rescataron cuando empezaban a quedarse sin provisiones. Cuando se anunciaba su llegada a Bariloche donde serían recibidos como verdaderos héroes, se armó un arco de triunfo frente al edificio del CAB, un copetín y estaban familiares y autoridades, pero faltaban los expedicionarios... Al fin llegaron luego de que una caravana los fue a buscar hasta el Lago Mascardi donde, dejando de lado todo protocolo, los muchachos estaban... bañándose tranquilamente!

Siguientes


Foto Giorgio Sacerdoti

Por casi veinte años no hubo más expediciones al San Valentín. Entre 1969 y 1986 hay diversos intentos frustrados de chilenos y europeos. En 1985-86 alcanza la cumbre princpal otra expedición del CAB y al verano siguiente una pareja de franceses. Hay casos tanto de chilenos como de argentinos que pierden su vida intentando esta cumbre. Mientras tanto Casimiro Ferrari, que ya había subido al Torre, al Fitz Roy, al Murallón, al Risso Patrón y al San Lorenzo, desde Italia piensa en las condiciones meteorológicas del invierno. Organiza la 1ª invernal y el 7 de agosto de 1989 llegan a la cumbre por el centro de la pared oeste, cuyos últimos 300 m presentan dificultades extremas de escalada en hielo.

Habiéndose facilitado el acceso a la laguna San Rafael, el 22 de enero de 1991 la primera expedición comercial, organizada por Marcos Couch, pone en la cumbre a 14 de sus 16 integrantes. También la integraron Nicolás de la Cruz, Osvaldo Gentile, Gabriel Rapoport y Roberto Pardiñas entre otros. Y la expedición de Martín Schopflocher, Matías Kurtscheidt, Edgard Krautner y Tomas Núñez, el día 22 de enero de 1992, un año exacto después. Este grupo se autodenominó "Las cucarachas de Buenos Aires" en irónica alusión al grupo de Casimiro Ferrari "Las arañas de Lecco".
Y ya que de historia hablamos, este año 2003 se cumplirán sesenta añosdesde que un 17 de diciembre de 1943 Alex Hemmi, Heriberto Schmöll y el Padre Alberto de Agostini logran la primera ascensión del Monte San Lorenzo, de 3.706 m.s.n.m.

San Valentín Invernal
La segunda ascensión invernal la logra un equipo de la Universidad Católica de Chile, cuyo objetivo principal era realizar una incursión en pleno invierno austral (mes de agosto), como colofón a sus experiencias previas en la cordillera Sarmiento, el volcán Melimoyu y la cordillera Darwin. Fue la primera por la arista sudeste, colocando a sus cinco integrantes en la cumbre.
"Los Campos de Hielo patagónicos, año tras año reciben varias expediciones, atraídos por la promesa de un lugar inexplorado y lleno de hermosas cumbres vírgenes. Sin embargo son extrañas las ocasiones en que se intenta explorar durante el frío invierno austral. Así, sin más antecedentes decidimos intentar la ascensión invernal del Monte San Valentín, en el corazón del Campo de Hielo Norte.


Foto Matías Kurtscheidt

Este cerro conforma la cumbre más alta de la Patagonia, con casi 4.000 metros, y fue coronado por primera vez en 1952, después de tres décadas de fallidas tentativas. Los primeros diez días los utilizamos para acceder al Campo de Hielo, pues la entrada es sobre un costado del glaciar, cubierto de grietas y paredes de roca, que obligaban a escalar, jumarear y rapelar frecuentemente. Tras una dura marcha se accede al nunatak, y con ello a una sucesión de varios plateaux que, separados por marcadas subidas, conducen hasta la base de la montaña. Este terreno, permitió un avance rápido, utilizando esquíes y trineos. Días muy cortos y noches muy frías (comúnmente por debajo de -10 ºC e incluso llegando a -22 ºC) nos obligaron a realizar jornadas cortas, montando un total de nueve campamentos a lo largo de 52 km. Instalamos a 3.100 m nuestro noveno campamento. Desde allí, partimos a la cumbre a las seis y media de la madrugada, remontando el filo sudeste de la montaña. Tras sortear una rimaya y en torno a la una de la tarde, los cinco integrantes de la expedición llegamos a la cima de la Patagonia: el Monte San Valentín. El día era hermoso, y teníamos una magnífica vista del Campo de Hielo Norte y gran parte de Patagonia".

"Esta es una de las regiones más bellas de la Tierra, si bien reclama de sus aficionados una cierta dosis de estoicismo"
Eric Shipton

"No conozco sobre esta tierra, ni siquiera en el Himalaya, una región de glaciares que sea más hermosa que estas montañas de la Patagonia Austral, azotadas por las tempestades."
Arnold Heim, geólogo y alpinista suizo.


ir a Montañismo Volver al HOME