10 Años de Escuela
Reportaje a Alejandro Randis, por Santiago Storni

“Hay que enseñar lo que uno es.”

“Somos un sistema que aprende de sí mismo”

Este año es el 10º aniversario de la creación de la Escuela Provincial de Guías de Alta Montaña y Trekking Coronel Valentín Ugarte, que funciona en Mendoza. Don Valentín Ugarte fué quien comandó el operativo militar que colocó los refugios en el cerro Aconcagua, y escribió un libro de Historia del Aconcagua. Muy querido y reconocido por los guías mendocinos, a quienes mejoró indirectamente su ambiente laboral en la montaña más alta de América.

¿Cómo se gestó y se llegó a la fundación de la Escuela? Qué los motivó? Cuál fue el espíritu original, y luego el reconocimiento oficial?
Desde 1976 empezamos a proyectar con Domingo Alvarez profesionalizar la instrucción para formar montañistas. En esos años los cursos eran dictados por amateurs, muy dignos la mayoría de ellos, pero lejos de ser especialistas en la formación y desarrollo de competencias. Domingo no pretendía lucrar con este oficio y sus contribuciones siempre estuvieron despojadas de intereses monetarios personales; yo pretendía vivir de este oficio.
Luego, en 1980, doce representantes de los clubes de andinismo de Argentina fuimos seleccionados por currículum deportivo para participar en una evaluación nacional organizada por la F.A.S.A. y supervisada académicamente por la U.I.A.A. para sentar las bases de la futura estrategia de formación de montañistas en el país (el Alpinista español y Profesor Jerónimo López fue el evaluador internacional). En esa evaluación intensiva, escalamos durante dos semanas en Catedral y Tronador, obtuve la certificación FASA / UIAA de Profesor Nacional de Escalada en Alta Montaña. Con este aval institucional intensifiqué mi trabajo como instructor de montañismo en cursos privados y trabajando en clubes como el Andinista Mendoza y el Mendoza de Regatas. Hoy comprendo que desde entonces me propuse fijar un rumbo y un estilo en mi oficio.
En 1986 después de escalar la pared Sur del Aconcagua y cerrar íntimamente mi carrera deportiva, me dediqué a trabajar muy seriamente. Tenía entonces 33 años y decidí dedicarme a lo que mejor sabía hacer: subir montañas. Fundé mediante “planes de ahorro previo” Randis Expediciones, empresa unipersonal orientada a guiar argentinos al Aconcagua. Mi amigo y compañero de cordada Domingo Alvarez, como siempre, me apoyó y me instruyó en lo comercial (él era, y es, un experto en ventas y márketing). Aquel verano (’86-‘87) trabajé muy duramente como guía conduciendo a mis primeros cuatro grupos de clientes; otros compañeros de club se rieron y se fueron a trabajar en cosas más seguras, como colonias de verano para chicos de escuelas públicas o siguieron con sus profesiones y trabajos formales.
Desde esa primera temporada trabajando como guía vi una ventana de oportunidad para ganarme dignamente la vida y comprendí también que era necesario formar otros guías para que también pudieran hacerlo. Además si esa idea se desarrollaba la cultura del guía profesional también lo haría y todos nos beneficiaríamos. Ese invierno de 1986 ocurrió un hecho muy importante. Toncek Arko nos propuso a un grupo de cuatro mendocinos (entre los que se encontraba Lito Sánchez) que formáramos la Delegación Mendoza de la AAGM. Aceptamos con mucho gusto, fuimos Certificados Guías de Alta Montaña AAGM y abrimos la delegación. Posteriormente ocurrieron controversias y conflictos con uno de esos cuatro integrantes, del tal forma que quisimos expulsarlo de la Asociación, pero en la sede principal no nos apoyaron. Así que propuse que renunciáramos y empezáramos a pensar en formar una organización local que formara guías.
En 1992 por fin la idea largamente alimentada de “nuestra Escuela de Guías” se concretó en un proyecto institucional, dentro de la entonces Subsecretaría de Deportes. El “paraguas político” y el presupuesto fué dispuesto por el Subsecretario Jorge Quiroga y su brillante Coordinador Deportivo Armando Brusadín (quienes captaron desde un primer momento los alcances de esta fundación); de la implementación administrativa se encargó Daniel Rodríguez que en ese momento disponía de un cargo en la mencionada Subsecretaría y se contrató el asesoramiento de la profesora Lic. Silvana Sardi quién supo adaptar objetivos, contenidos y actividades al lenguaje de la Dirección de Enseñanza Superior (muy exigentes para aprobar cualquier proyecto). Por mi parte y de Domingo aportamos un concepto de rumbo organizacional orientado a resultados concretos, con base en disciplina y valores simples que apuntaran a un profesional competente, orientado al cliente y que pudiera competir exitosamente ante las exigentes demandas del mercado internacional y nacional (siempre pensamos desde el Aconcagua).
Visto en perspectiva aquel “paragüas” político había tenido su origen algunos años antes. A principio de los ‘90 invité a integrar mis expediciones Aconcagua a los principales políticos y funcionarios que conducían el gobierno de la provincia en esa década (dos gobernadores y algunos ministros fueron mis huéspedes de altura) y la idea de una Escuela de Guías de peso institucional se fue cimentando en las faldas del Centinela de Piedra en frías noches a más de 5.000 metros.
También en esta parte de la historia es muy importante destacar una presencia vital en toda fundación: el pilar ético. Este rol le pertenece sin ninguna duda a Domingo Alvarez, maestro y consejero de muchos montañistas mendocinos. Él aportó principios claros y enfoques estratégicos muy importantes.
Y así empezamos a funcionar con nosotros como directivos, profesores, asistentes y asesores, captando el interés y expectativas de más de cien alumnos en aquella primera camada.
Resumiendo: la Escuela se funda aprovechando una breve ventana de oportunidad resultante cuando se alinean personas clave motivadas y capaces de trabajar; momento político, recursos presupuestarios y necesidad de formación de guías.

Cómo nace el curso a distancia?
El concepto de “cursado a distancia” lo dispusimos desde los primeros años debido a la gran demanda de aspirantes de otras provincias o desde localidades mendocinas distantes.

Qué fueron cambiando, y actualizando en la enseñanza?
Mucho hemos avanzado en estos trece años. Hoy la Escuela es una Tecnicatura Superior de una duración de dos años y medio, y funcionamos desde 1999 en el seno del Instituto de Educación Física, compartiendo Rector. La Escuela es institucionalmente sólida y los controles de gestión implementados por Enseñanza Superior revelan que nuestros egresados encuentran inmediata inserción laboral.
El staff se compone de veinte docentes y una Secretaría Administrativa con su personal.
Aquí hay que destacar el importante y difícil trabajo que ha hecho Gabriel Gei (Coordinador de Carrera hasta hace un mes) en el desarrollo del nuevo Diseño Curricular. Traducido, esto significa, mejor servicio para nuestros alumnos.

Qué proceso personal hacen los alumnos desde que entran hasta que salen formados?
Descubren que no es suficiente ser un buen deportista para ser un buen guía. Para ser un buen guía es necesario adquirir, desarrollar y entrenar, las competencias técnicas específicas del montañismo y trek, más las competencias críticas para conducir y liderar personas y grupos en ambientes agrestes. También la responsabilidad (capacidad más obligación de respuesta) y la autonomía para la toma de decisiones ejecutivas, son exigidas permanentemente durante todos los trabajos prácticos. Los alumnos siempre quieren más y me alegra profundamente que así sea.

Recuerdos y lindos momentos?
Los momentos más lindos son, indudablemente, ver a nuestros egresados salir de este proceso con un título terciario en sus mochilas. Ver como se están insertando laboralmente en todos los polos de desarrollo del turismo-aventura del país. Y cómo son reconocidos por sus competencias profesionales, por su presencia, por la forma de conducir a sus grupos y por ser capaces de enfocarse en sus clientes para que las experiencia de visitar y vivir la montaña sea gratificante y enriquecedora. Para que esa experiencia contribuya a que las personas puedan ser un poco mejores.

Figuras de la escuela destacables por sus méritos en el montañismo?
El staff de la escuela se ocupa de las áreas: Técnica del Guía; Conducción de Grupos; Medicina de montaña; Práctica Profesional y materias de soporte (pero importantes para un profesional, como son: Comercialización de servicios; Idioma; Normativas; etc.). La mayoría de la carga horaria se desarrolla en el terreno. Siete Trabajos Prácticos de tres a cinco días de duración cada año. Todos los Trabajos Prácticos integran los espacios de Técnica; Medicina y Conducción de grupos, aquí la parte del staff involucrada actúa como un Equipo de Trabajo. Equipo que ha costado años formar y desarrollar.
Nuestra meta es ser como una rampa de lanzamiento desde dónde aportamos lo mejor que tenemos para que cada alumno despliegue su potencial y el día después (cuando sale de la Escuela) sea un muy buen guía, un profesional sólido.
Respecto a los méritos de los profesores, te cuento que sus C.V. están disponibles para todo el que los quiera consultar en la secretaría de la Escuela (además se concursan). Te puedo decir que es un gusto trabajar con gente con tanta experiencia y profesionalismo. Tenemos muy claro que hay que enseñar lo que uno es. Hay que ser coherentes entre lo que decimos, hacemos y somos. Así de simple. La ejemplaridad como instrumento didáctico.
Estar orgullosos de integrar ese staff no nos “duerme” y alineados con el concepto de “mejora continua” trabajamos para no estancarnos.
En definitiva: alumnos y profesores somos un sistema que aprende de sí mismo, de su trabajo y de su entorno y pretendemos ser cada vez más útiles a la profesión y a nuestros clientes.

Relación con otras instituciones.
Las actividades de montaña, para crecer sanamente y ser útiles a la comunidad, deben tener tres pilares muy bien definidos y en permanente interacción:
1) Los clubes de montañismo (El semillero básico. Aquí se forman los montañistas y campamenteros amantes de la montaña, las bases de un posible futuro guía).
2) Las organizaciones académicas con precisos propósitos de desarrollo, especialistas idóneos, recursos y políticas para la formación de profesionales (caso de la Escuela de Guías).
3) Las organizaciones defensoras de los derechos de los guías profesionales que trabajan y compiten en diferentes mercados (En Mendoza el ejemplo es la A.A.G.P.M. Asociación Argentina de Guías Profesionales de Montaña).
Con los clubes nos llevamos muy bien ya que de allí salen parte de nuestros futuros alumnos-clientes y desde dónde hemos salido todos los montañistas que tenemos más de una década en esta disciplina.
Con la A.A.G.M. hemos empezado un camino de posible cooperación, ya que es de vital importancia trabajar sobre el concepto de: “Guía Argentino Muy Calificado”. Respetando particularidades regionales; culturas organizacionales diferentes, al futuro cliente; y al estatus que merece la profesión, podremos darle fuerza y personalidad a este concepto. Es necesario, por una simple cuestión de supervivencia comercial, que los guías argentinos sean muy buenos. Que lo sean y que además lo demuestren enfocándose en las demandas y necesidades de su cliente. En este mundo globalizado cuando un visitante extranjero es mal atendido por un guía generaliza su reclamo a todos nosotros. Sin diferenciar si el guía es mendocino, jujeño o barilochense. Simplificando, la buena noticia es que el camino inverso también es posible. Si el cliente queda satisfecho, para él todos somos buenos guías.
Como digo, el rumbo es la cooperación entre asociaciones, clubes y escuelas, para formar muy buenos profesionales argentinos. ¿Sabías que el año pasado el staff de la escuela estuvo dictando cursos para guías de montaña y trek en Neuquén y Catamarca en conjunto con sus gobiernos provinciales? Además en Catamarca, fuimos padrinos de la fundación de la Asociación de Guías de Catamarca. Es muy posible que una acción cooperativa próxima sea la creación de la Federación Argentina de Asociaciones de Guías de Montaña. El año pasado, comiendo un asado en mi casa, hablamos de este tema con Toncek y le gustó la idea. Y todos conocen la capacidad de Arko para dinamizar proyectos relacionados con la montaña. Ya se verá…

Qué nuevos desafíos se le presentan a la escuela en los tiempos que corren?
El desafío actual es muchísimo mayor que el desafío de la fundación. Ya tenemos una historia, una trayectoria, muchos egresados, muchos alumnos; un fuerte sentido de pertenencia... Ya la Escuela ha trascendido a los fundadores. La Escuela de Mendoza representa a mucha gente, su cultura organizacional está cimentada y sus propósitos, al menos por 5 años más, son claros: Nos debemos a nuestros clientes primarios (alumnos); secundarios (sus familias) y terciarios (el mercado nacional e internacional). Nos espera también un camino de cooperación con otras organizaciones de formación, con ONG,s, con Secretarías de Turismo, con gobiernos provinciales…

Qué futuro le ves y le deseás?
El futuro a corto y mediano plazo (5-6 años) es promisorio. El futuro lejano ¿quién lo sabe en nuestro querido país? ¿Sabés que el calendario anual de los Trabajos Prácticos mensuales de cada ciclo lectivo se establece a principio de año? Se comunican todas las fechas por escrito y ¡se respetan! Todos podemos (alumnos y profesores) programar nuestras agendas ¡para todo el año! ¿Cuántas organizaciones muchísimo más importantes que nuestra escuela pueden hacer esto?
En cuánto al futuro que le deseo a nuestra Escuela es simplemente que la organización pueda seguir viendo las señales que da cada momento que le toca vivir y seguir accionando como protagonista. Que el cambio no solo no la amilane sino que ella produzca cambios para mejor. Quiero que la Escuela sea acción, que construya
.

Coordinador de Carrera:
- Marcelo Acosta
Secretaría
- Liliana Rodriguez
Médicos:
- Gustavo Irusta
- Aldo González Ochoa
Técnica del Guía I y II
- Lito Sánchez
- Horacio Cunietti
- Miguel Lotfi
- Oscar Gómez
- Daniel Disparti
- Ulises Corvalán
- Fernando Orofino
Práctica Profesional
- Oscar Gómez
Conducción de grupos
- Gabriel Gei
Entrenamiento
- Román Marcchiolo
Comercialización
- Mónica Cherubini
Normativas
- Mauricio Pinto
Ingles
- Alejandra Partucci
Ambiente Argentino
- Silvia Quiroga
El individuo en un ambiente sociocultural.
- Roberto Stahringer
Jefe de Trabajos prácticos
- Alejandro Randis