PISSIS
GLACIARES EN EL DESIERTO
Por: Marcelo Scanu

Siguiendo con el informe sobre el exitoso Congreso del Pissis, hay mucho que decir sobre esta magnífica montaña glaciada en medio del desierto puneño. Hasta hace pocos años, las ascensiones eran contadas. Difícil acceso, falta de agua, factores meteorológicos adversos, deficiente cartografía lograron alejar a los montañistas de sus misteriosas laderas. Con este encuentro se renovó la vía de acceso y mejoró el campamento base por lo cual será más fácil intentar su ascenso. La joya de los andes catamarqueños es más accesible aún siendo un desafío más que importante.

Ya en 1991, con mi publicitada lista de las montañas más altas de América, fruto de una investigación y publicación de alturas inéditas del IGM Argentino, el Pissis saltó a primer plano como la segunda montaña de América y el volcán más alto de la Tierra. Actualmente hay un informe publicado en medios nacionales e internacionales, el cual desea instalar al vecino Ojos del Salado como más alto, no sólo con respecto al Pissis sino también en relación al Aconcagua. Esto de por sí es temerario. La supremacía del coloso mendocino no está en discusión. La "competencia" entre el Pissis y el Ojos del Salado tampoco, pues sus cotas han sido rigurosamente medidas por el IGM con los medios de precisión más adelantados de la época. No sabemos si estas alturas serán revisadas (6882 versus 6875msnm, una diferencia mínima) y si nos depararán en un futuro alguna sorpresa, pero actualmente estas son las cotas oficiales y debidamente fundamentadas. La altura del "Ojos.." y su polémica viene de larga data, de algunas mediciones poco rigurosas efectuadas por un militar chileno con un altímetro de avión y por mapas aéreos cuyas cotas son de referencia. Esta es la realidad, por lo menos en nuestros días.

(El autor agradece al gobierno de Catamarca y a su Secretaria de Turismo Catalina Krapp, a Gendarmería Nacional, a UPCN y a Montagne, por el equipo brindado)