Debate por la cabaña del Campamento De Agostini
LA CABAÑA DEL CAMPAMENTO BASE DEL
CERRO TORRE FUE DEMOLIDA
Comunicación de Parques Nacionales


19/12/2006: La presente es para informar a sus lectores sobre ciertos cambios en el manejo del área que afectarán la zona norte del Parque Nacional Los Glaciares, el macizo del Cerro Fitz Roy y Cerro Torre. En los últimos años esta zona ha visto un notable incremento en el número de visitantes, de unos pocos cientos en el principio de la década del 1980, a 20.000 en 1998 y finalmente 45.000 en 2005. Si bien la mayor parte de los visitantes llegan a la zona para caminar, los alpinistas, quienes permanecen en la zona por largos períodos de tiempo, se verán también afectados por estos cambios.
En un intento por contrarrestar la degradación ambiental que está ocurriendo, a partir de septiembre de 2007 ya no se permitirá el uso de caballos. Los caballos causan erosión importante en los senderos. A partir del la temporada 2007-2008 tanto los alpinistas como los caminantes tendrán que cargar con todo su equipo y comida en sus propias espaldas.
También queremos informar a los alpinistas que la cabaña ubicada en el Campo de Agostini, una choza de plástico y troncos construída en 1987 que fue cuadruplicada en dimensión en 1994, ha sido permanentemente desmontada. Lo mismo se hará en el futuro cercano con las cabañas ubicadas en el campamento Río Blanco. Parques Nacionales, cuya función es la preservación del ambiente natural, ya no permitirá la construcción de reparos o refugios, aunque éstos sean temporarios. Sin embargo no se limitará el acampe, debiendo utilizarse solo carpas.
Durante los años 1980 y principios de los '90 los alpinistas conformaban el grupo más numeroso de visitantes viviendo por extensos períodos de tiempo dentro del Parque Nacional, una cosa sumamente inusual y raramente permitida en otros parques nacionales del mundo. Las "cabañas" en los campos base eran utilizadas para hacer más llevadera la vida en los mismos. Hoy por hoy, luego de la creación y el crecimiento del pueblo de El Chaltén ubicado a menos de dos horas de los campos base, la razón de ser de los mismos ha perdido fuerza. Cada año más y más alpinistas usan El Chaltén como campo base, incursionando a la montañas desde allí cuando el clima mejora. Esto permite concentrar el impacto ambiental en el centro urbano, ayudando a preservar el am-biente natural del parque. Si bien no se restringirá el acampe dentro del parque esperamos que los alpinistas sepan entender que la construcción de reparos o refugios, aunque sean temporarios, ya no puede ser permitida.
Mas allá de estos dos cambios, el uso de caballos y las cabañas, no ha habido otros. Los alpinistas que visiten la zona deben registrarse el la oficina del parque, ubicada en la margen sur del río Fitz Roy, en El Chaltén. El permiso de escalada es gratis pero es obligatorio.
Agradezco dé a conocer esta información para que los alpinistas que visiten esta zona vengan debidamente preparados para adaptarse a esta nueva regulación.
Desde ya muchas gracias.
Carlos Duprez
Encargado Zona Norte Parque Nacional Los Glaciares
Seccional Lago Viedma. Santa Cruz. Argentina.


Rodrigo Fica:
(Rodrigo Fica realizó la travesia longitudinal completa del Hielo Continental)
19/12/2006. Estimado Sr. Carlos Duprez:
Escribo con la intención de agradecerle su deferencia por notificar de los cambios que se implementarán esta temporada en el Parque Nacional Los Glaciares, así como su intención de explicar las razones que motivaron su implementación. Parecen ser medidas oportunas y lógicas, con las cuales no puedo estar más que de acuerdo.
Sin embargo debo hacer notar a Ud que, así, tal como Ud. informa, el desmantelamiento de la cabaña del campamento Agostini (¿hecho consumado?) y la acción planificada para hacer lo mismo en Río Blanco me parecen severos errores. No permitir la existencia de nuevos reparos e impedir su uso dada la nueva realidad geográfica-poblacional es entendible. Pero "destruirlas" es un exceso, porque olvida un hecho fundamental: tales "cabañas", si bien a simple vista sólo parecieran ser un ato de palos y plásticos, forman parte de la historia del Montañismo y, por ende, es patrimonio cultural. Suyo y nuestro.
Es por eso, y después de haber visto pérdidas similares en otros sitios del mundo, que con todo respeto yo recomendaría detener tales medidas hasta que el Parque Nacional encuentre la manera apropiada de incorporar estas cabañas a su legado.
Cultura es diversidad.
Se despide atentamente de Ud.,
Rodrigo Fica.
Chile.


Desnivel de España en su Newsletter de publicó al mundo:

20/12/06: "PATAGONIA: ¿Adiós al Campo Bridwell del Torre?
Ni caballos ni cabañas a los pies del Torre. Desde septiembre de 2007, el Parque Natural de los Glaciares prohibirá unos, y pretende desmantelar las otras." Y resumía las opiniones de Rodrigo Fica y Rolo Garibotti que hablaba de "favelas en un ambiente natural".

Y el 29/12/06: "Como se preveía, el asunto está está trayendo cola. La filosofía del Área Norte del Parque Nacional de los Glaciares (que acoge a los grupos del Cerro Torre y Fitz Roy), su sueño, "es que en dichos lugares no haya estructuras, refugios, hosterías, ni hoteles de varias estrellas, sino sitios donde podamos, todos los habitantes del planeta que hayamos llegado al lugar, poner nuestra carpita, quedarnos el tiempo que nos plazca, y además, no debamos pagar nada por hacerlo". Pero claro, existe un importante obstáculo: el tremendo peso y valor sentimental de enclaves como el Campo Bridwell (después De Agostini), desmantelado el pasado 6 de diciembre, o el de Río Blanco al pie de Fitz Roy. dentro la historia alpinística de Patagonia. Para algunos, va más allá, forma parte de su propio patrimonio cultural, para la dirección del Parque supone una medida necesaria para alcanzar la idea que se han propuesto para esta zona: "la acampada mediante el uso de carpas, y no la construcción (o permanencia) de estructuras fijas". Debate complejo, sin duda.


El Club Andino y la Comisión de Auxilio de El Chaltén

28/12/06. LO QUE NO PUEDE SER, PERO FUE.
Nuestros nombres son César y Carolina, ciudadanos de El Chaltén y miembros del Centro Andino El Chaltén y del Grupo de rescate local. Nos dirigimos a ustedes a fin de poner en vuestro conocimiento un hecho que consideramos arbitrario y perjudicial para nuestro mundo de la escalada. El dia 6 de diciembre en el lugar denominado Campo Base De Agostini (Campo Base de acampe para escalar el Cerro Torre y la cara oeste de Fitz Roy entre otros) personal de Parques Nacionales procedio a destruir la cabaña erigida hace más de quince años por escaladores y soñadores de todo el mundo. Dicha construcción, si bien precaria, estaba realizada con materiales del lugar (troncos y maderas) que no alteraban para nada el paisaje circundante; además cumplía una importante función relacionada con la actividad de montaña, trekking, escalada y recreación, servía de refugio en las tormentas (que aquí son muy frecuentes) y de improvisado hospital en caso de accidentes. Consideramos también que la cabaña formaba parte de nuestro patrimonio cultural, recordando que "Cultura es todo aquello que el hombre añade a la naturaleza". Consideramos que dicha cabaña era un referente de nuestra historia como pueblo de montaña y como escaladores, que en libros, textos y filmaciones de famosos andinistas, la cabaña fue inspiración y un hito geografico.
Existen entonces razones culturales, históricas, geográficas, literarias y aún sentimentales, por las cuales repudiamos el daño y la destrucción de dicho refugio, y más aún cuando esta comunidad y sus intituciones relacionadas no han sido consultadas ni informadas previamente, para que por lo menos se conserven para un museo futuro algunos de los objetos hoy desaparecidos. No debemos olvidar que los primeros en visitar estas tierras fueron escaladores y que nuestra corta historia está basada en las historias de las montañas principalmente. Esperamos que estos hechos no se vuelvan a repetir y les pedimos a la autoridades que no destruyan nuestro patrimonia cultural, ya que en esta parte del mundo nuestras montañas son nuestra cultura.
Sin más que agregar, muy atentamente.
Carolina Codó. Vicepresidente Centro Andino El Chalten
Cesar Acuña. Presidente Comision de Auxilio Fabio Stedile

Rolando Garibotti:

Enero de 2007. Es triste y cuesta aceptar que debido al incremento en el número de visitantes -10 veces mas que hace 15 años- "la patagonia perdida y salvaje", "la patagonia de los soñadores", haya desaparecido en esta zona. Por suerte los Andes Patagónicos son extensos y aquellos que quieran vivir las experiencias de antaño tendrán siempre la posibilidad de encontrarlas en alguno de los muchos otros grupos de montañas. La popularidad le ha robado un condimento especial al macizo del Cerro Fitz Roy y Cerro Torre pero por otro lado da alegría ver que hay más y más gente que sabe apreciar la geografia de esta zona, la cual a mi personalmente me ha regalado experiencias inigualables.
El resultado de tal incremento en el número de visitantes es la degradación del ambiente natural circundante, lo cual ha forzado a Parques a tomar ciertas medidas que a primera vista pueden parecer drásticas. La prohibición del uso de leña para hacer fuego hace diez años, las limitaciones en el uso de caballos en 2006, la prohibición de los mismos para la próxima temporada (2007-2008) y el desarmado de las estructuras permanentes existentes (las cabañas), me parecen pasos acertados y coherentes con el objetivo de preservar el ambiente natural en su forma mas prístina.
Siendo que El Chaltén provee toda clase de servicios, me parece adecuado concentrar lo más posible allí el impacto, prohibiendo cualquier tipo de construcciones y estructuras semi-permanentes dentro del área protegida. Por otra parte, como cosideración estética, la cabaña de De Agostini era una construcción de troncos recubierta en nylon que desentonaba completamente con el ambiente natural en el que estaba ubicada.
En cuanto al valor histórico de la cabaña cabe destacar que la original fue construída hace relativamente poco, en 1986, y que en 1994 fue agrandada hasta triplicar su tamaño. Es curioso que hace tres años cuando Parques reconstruyó la "primera" cabaña de Río Blanco, lo cual tuvo como resultado el desarmado de la cabaña original construída por Don Whillans y los irlandeses en 1963, no hubo ninguna queja. Ésto me lleva a la conclusión que el argumento sobre el valor histórico se utiliza hoy por conveniencia. Por otra parte hay que señalar que Parques carece de los recursos necesarios para preservar las cabañas como "museos" sin que éstas se transformen en el juntadero de basura y ratas que son hoy en dia. Los escaladores somos el 0,4 % de los visitantes, unos 200 de los 50.000 que visitan la zona por año. Considerando esto y el hecho que, nosotros los escaladores, raramente contribuimos con mucho más que críticas, no me parece justo pedir que Parques se haga responsable y dedique sus recursos hacia la preservación de este supuesto "patrimonio historico" nuestro.
En cuanto a la utilidad real de la cabaña de De Agostini, ésta no albergaba a más de 8 ó 10 personas por vez, un número insignificante en relación a la cantidad de visitantes que recibe el campamento. Usualmente la puerta tenía un cartel que decía "climbers only" (solo escaladores), como si por alguna razon nuestro reducido grupo de usuarios tuviese algún derecho especial por sobre el resto de los visitantes. Adentro era un lugar oscuro y húmedo, útil hace diez años cuando se permitía el fuego, pero muy poco cómodo hoy en día.
Todas esta razones y muchas más me llevan a apoyar a Parques en su decisión de desarmar las cabañas.
Rolando Garibotti

 


Vista del Campo Bridwell (De Agostini), base de las cordadas que intentan el Cerro Torre, y sus cimas satélites.
Foto: planetmountain.com



Cesar Acuña

 

Rodrigo Fica realizó la travesia longitudinal completa del Hielo Continental

Vistas del Campo De Agostini) durante enero del 2007, ya sin la cabaña
Foto: Ariel Belmonte

Vistas del Campo De Agostini durante enero del 2007, ya sin la cabaña
Foto: Patricia La Spina

Rolando Garibotti