BOLIVIA
CUMBRES DE HIELO Y ROCA

Textos y Fotos: Carlos Pelli
carlos.pelli@grupobfp.com
www.bfpactivo.com

La Cordillera Real es un regalo que se nos presenta a los ojos de los visitantes que llegamos a La Paz, capital de Bolivia y la más alta del mundo ya que parte de la ciudad está ubicada por encima de los 4000 metros. Cerros como el Illimani, el Mururata, el Huayna Potosí, el Ancohuma, el Condoriri y el Illampu se divisan fácilmente desde distintos puntos de la ciudad y son parte del marco que envuelve a esta populosa urbe.
Partimos desde distintos puntos de Argentina para darnos cita en la Ciudad de San Salvador de Jujuy, desde donde viajamos a La Quiaca para cruzar la frontera y tomar el tren que parte desde Villazón con destino a Oruro. El viaje fue tranquilo y al amanecer pudimos observar a la distancia la silueta del Volcán Sajama de 6520 m, máxima altura de Bolivia.
La expedición tuvo una duración total de trece días desde la partida de Villazón hasta el regreso a La Paz. Los primeros seis días programamos ascensos previos que son verdaderos desafíos en sí mismos. Realizamos una semana de actividad en el Parque Nacional Condoriri, dominado por el Macizo Condoriri y parte del conglomerado de lagunas donde se destaca el embalse Tuni, ubicado a dos horas y media de la capital, es una de las zonas mas hermosas para incursionar tanto en vías de baja como de media dificultad, y es ideal para practicar técnicas de progresión en hielo.

Pequeño Alpamayo y Tarija

Llegamos en un charter contratado especialmente por la empresa hasta Plaza de Llamas (4350 m.) y desde aquí realizamos un trekking de aproximación de tres horas hasta la Laguna Chiar Khota, a 4650 metros, donde se ubica el campamento base. Tuvimos un día y medio de descanso y aclimatación según el plan de trabajo establecido con mi compañero y co-guía Sebastián Aldana, para luego realizar un trabajo de aclimatación activa ascendiendo el Cerro Mirador (4960 m) y realizar algunas caminatas en la zona de la Laguna y entablar interesantes charlas con integrantes de expediciones de otras empresas de países como Suecia, Brasil, Alemania, España o EEUU.
Los preparativos para el ascenso a los Cerros Tarija (5250 m) y Pequeño Alpamayo (5370 m) llevaron buena parte de la tarde del día siguiente, donde los clientes y asistentes fueron distribuidos en tres cordadas de tres personas a cargo de Sebastián Aldana, Carlos Pelli y Matías Quiñónez.
El miércoles 12 de julio a las 03.00 hs partimos hacia el Glaciar del Tarija en medio de sonrisas nerviosas, ansiedad, acompañados de un manto de estrellas espectacular y con una benigna temperatura de -10ºC.
Cerca del mediodía la cordada liderada por Sebastián Aldana acompañando a dos de los clientes alcanzó con gran alegría, la cumbre del Pequeño Alpamayo, una montaña de una belleza inigualable. Minutos después la segunda cordada alcanzaba también la cumbre del mismo cerro, mientras los demás expedicionarios alcanzaban la cumbre del Tarija y tomaban panorámicas increíbles, disfrutando de cada momento. Esa noche se realizó un gran festejo en el Campamento Base, pudiendo degustar  la exquisita trucha que se sirve acompañada de arroz y papa andina, típico menú de la zona. Al día siguiente los expedicionarios pudieron elegir distintas opciones de actividad, denominadas “ocio activo”: una clínica de escalada en hielo o la guiada a la cumbre del Cerro Austria, de 5350 m.

Huayna Potosí

La Cordillera Real nos regala gran variedad de cumbres y rutas, desde sencillos recorridos por sus glaciares hasta paredes de hielo, nieve y roca de dificultad extrema. Pensando en los clientes que deseaban realizar el ascenso a su primera montaña de 6000 metros de una manera segura y en un ambiente exótico, elegimos el Cerro Huayna Potosí, una increíble pirámide de hielo y roca de 6088 m ubicada a dos horas de La Paz, en la zona de represas y antiguas minas de hierro de Zongo. Esta preciosa montaña ofrece dificultades medias sobre su ruta normal o Vía de los Alemanes, la que fue ascendida por primera vez en mayo del año 1919 por Rudolf Dienst y Adolf Schulze. Esta ruta recorre la cara sudoeste de la montaña para terminar la ascensión por el filo noroeste.
El punto de partida para este ascenso fue la casa de la familia Altamirano, verdaderos anfitriones de los expedicionarios.
Con una aclimatación excelente lograda por la actividad realizada en los días anteriores, seis de los nueve expedicionarios comenzamos el ascenso hacia Campamento Argentino o Campamento Alto a través de morrenas interminables, para alcanzar el glaciar donde nos calzamos los crampones para
sortear pendientes de hielo y nieve dura de 35º de inclinación
en un mar de grietas.
El Campamento Argentino es un espacio sobre el glaciar del Huayna Potosí ubicado a 5430 m en un plateau que a simple vista parece perfecto pero que está infestado de grietas, por lo cual es importantísimo contar con los servicios de un guía de montaña, con lo cual el trabajo de los guías en la delimitación del campamento y en las actividades de los expedicionarios es fundamental.  Desde aquí hasta la cumbre norte hay unos 600 metros de desnivel, pero hay que madrugar ya que la ruta normal es muy extensa y alcanzarla demandará una larga jornada de trabajo.
Decidimos preparar dos cordadas de tres integrantes cada una, e intentaríamos alcanzar ambas cumbres (norte y sur) simultáneamente por dos vías distintas.
Mi cordada realizó el ascenso por la extensa Ruta de los Alemanas,
mientras que la de Sebastián lo hizo por la Ruta de los Franceses,
una extensa pala de nieve muy expuesta que los llevó a la hermosa
cumbre sur de 5980 m.
Partiendo del Campamento Argentino la ruta normal asciende lentamente hasta ubicarse debajo de una gran torre de hielo y nieve de unos treinta metros de altura y una inclinación de 55º la cual hay que escalar. Aquí se decidió el retorno de uno de nuestros compañeros ya que el clima y la altura le recordaron sus limitaciones. Luego de tener plena certeza de su llegada al campamento en perfectas condiciones, me dispuse a realizar el ascenso de la pared para luego asegurar a mi compañero. A partir de aquí remontamos una amplia cuesta de hielo y nieve con una interesante perspectiva de la Ruta de los Franceses, donde se encontraban nuestros compañeros trabajando sobre la pared. Poco a poco nos situamos bajo el filo noroeste para ascender sobre una larguísima pala con una pendiente de 45º, que en su último tramo alcanza los 60º, para llegar finalmente a la expuesta cumbre norte del Huayna Potosí a 6088 msnm.

Invertimos unas cinco horas en alcanzar la cumbre desde el Campamento Argentino. Retornamos al mismo en unas tres horas, luego de haber descendido cuidadosamente de la cumbre y habernos encontrarnos con nuestros compañeros en el filo que desciende de la cumbre sur, muy felices al haber conseguido realizar la ruta en su totalidad.

 

 

 

Trekking de Aproximación en el camino de entrada del Parque Nacional Condoriri

Cerro Pequeño Alpamayo.

Campamento argentino a 5450 msnm.

En la Cumbre del Huayna
Potosí a 6088 msnm

Rimaya del Huayna Potosí

Rimaya con el Chacaltaya de Fondo