Noviembre 2008    

 

MUJERES EN LA MONTAÑA

14 x 8000 PARA UNA MUJER
CANDIDATAS

Investigación y texto: Marcelo Espejo y Alicia Pacheco

¿Quién será la primera mujer en coronar los catorce ochomiles? Difícil respuesta para una pregunta que tuvo en los años ‘80 una candidata indiscutible a ese galardón: Wanda Rutkiewickz,  cuya desaparición dejó por años como marca insuperable sus ocho conquistas. Hoy en día esa marca ha sido derribada y son tres las montañistas que van con rumbo firme hacia ese objetivo.

EL HIMALAYISMO Y SUS PIONERAS
Los registros de las primeras exploradoras en el Himalaya o Karakorum se remontan a mediados del siglo antepasado y allí encontramos algunas notables pioneras:
Nina Mazuchelli fue la primera mujer europea en explorar los Himalayas a partir de 1869, cuando realizó junto con su marido numerosos viajes por la región.
Con casi 60 años, Isabella Bird cruzó el Himalaya para llegar al Tibet en 1889. También Annie Taylor en 1892 llegó muy cerca de Lhasa, antes de ser detenida y expulsada. Alexandra David-Neel fue una incansable viajera que recorrió el Oriente, cruzó íntegramente el Himalaya y se convirtió en la primera mujer occidental en conocer  Lhasa,  en ese entonces ciudad prohibida para los occidentales; era el año 1924.
Pionera en montañismo fue Fanny Bullock que en 1898 en un viaje con su marido William Hunter vieron el Himalaya por primera vez, lo que produjo un cambio en sus vidas. Al año siguiente realizan una exploración del glaciar de Biafo, en el Karakorum. En 1902/03 recorren el glaciar de Chogo Lungma y William asciende el Pyramid Peak (7.123 m). En 1906, Fanny bate el registro femenino de altura al ascender el Pinnacle Peak (6.957 m), en el macizo indio de Nun Kun. Posteriormente exploraron los glaciares de Hispar-Biafo y Siachen.
En 1950 vuelve a aparecer una mujer en la región,  cuando Betsy Cowles Partirdge forma parte de la expedición de Houston y Tillman que efectúa un reconocimiento del Everest por el lado de Nepal.
El primer intento de ascenso a un ochomil fue hecho en el año 1952  por la francesa Claude Kogan, quien contaba  importante experiencia hecha en los Alpes, Groenlandia y la Cordillera Blanca en Perú. En1954 realiza un primer intento, sin permiso; al Cho Oyu junto con el suizo Raymond Lambert donde consigue llegar a los 7.600 metros, un nuevo record femenino de altura. Posteriormente realiza primeros ascensos al Nun Kun (7.137 m.) y al Ganesh I (7.429 m.).En 1959 organiza la primera expedición femenina a un ocho mil, volviendo al Cho Oyu con un grupo compuesto por doce escaladoras de Inglaterra, Francia, Suiza, Bélgica y Nepal (incluídas dos hijas y una nuera de Tenzing Norgay); donde encontraría la muerte en un accidente junto con su compañera belga Claudine van der Stratten-Ponthoz y dos sherpas, convirtiéndose en las primeras mujeres víctimas del Himalaya.

MUJERES OCHOMILISTAS
El primer ascenso femenino a un “ocho mil” fue el 5 de Mayo de 1974,  cuando tres escaladoras japonesas, Naoko Nakaseko, Masako Uchida y Mieko Mori consiguieron hollar la  cumbre del Manaslu en compañía de un sherpa.
Al año siguiente se produce el primer ascenso del Everest por su cara sur, a cargo de la japonesa Junko Tabei. Once días después  la tibetana Phantog  hizo lo mismo por la cara norte.
Junko Tabei, además es la primera mujer en completar las llamadas Siete Cumbres (la más alta de cada continente), y en 1981 realizó el primer ascenso femenino al Shisha Pangma.
En 1984 Irene Miller y Vera Kormakova  realizan el primer ascenso femenino en el post-monzón al coronar el 15 de Octubre el Annapurna. Vera logra también la primera femenina al Cho Oyu, convirtiéndose en ese momento, en una de las tres mujeres que tienen dos primeros ascensos a ocho miles.
La otra escaladora con dos primeros ascensos es Kitty Calhoun-Grisson: uno al Dhaulagiri y otro notable abriendo una nueva ruta en el difícil pilar oeste  del Makalu.
La japonesa Tamae Watanabe, logró la cumbre de cinco ocho miles; la americana Christine Boskoff (ya fallecida) y la polaca Anna Czerwinska lograron seis, esta última sin uso de oxígeno.
Marianne Chapuisat realizó el primero y único invernal femenino el 10 de Febrero de 1993 con su ascenso al Cho Oyu, formando parte de una expedición andaluza. Hizo cumbre junto al argentino Lito Sánchez, primer y único latinoamericano hasta la fecha en hollar la cumbre de un ochomil en invierno. Además del Cho Oyu, Marianne escaló el Nanga Parbat, el GI y el GII, estos últimos tres con Edurne Pasabán y la gente de “Al Filo de lo imposible”.
Chantal Maudit con un total de siete ocho miles en su haber sin uso de oxígeno, era una  risueña y encantadora francesa dueña de una belleza muy admirada, además de ser una escaladora fuerte y experimentada que ascendió siete ocho miles en siete años consecutivos e intentó más de seis veces escalar el Everest, todas sin oxígeno. Participó de la primera femenina al Lhotse (8.516 m).  En su ascenso al K2  Chantal hizo cumbre a las cinco de la tarde, y logró culminar un descenso épico al campo base, al que llegó medio ciega. Chantal  murió arrastrada por una avalancha en el Dhaulagiri en 1998 con 34 años.
Una de las escaladoras más extraordinarias de la historia fue Wanda Rutkiewicz: considerada la mejor alpinista del siglo XX. Decían que tenía una voluntad de hierro y un tesón y resistencia fuera de lo común. Era exigente en la montaña y no se permitía errores ni consideraciones por tratarse de ser una mujer. “La señora de los ocho miles”fue la primera que intentó escalar las catorce montañas más altas de la tierra y realizó una marca que parecía insuperable, sobre todo en una época en que las reticencias a escalar con una mujer superaban cualquier currículum que ésta pudiera presentar. La polaca participó en la primera ascensión mundial al Gasherbrum III (7.952 m), fue la primera en alcanzar la cumbre del K2 en 1986 y la primera occidental en la cumbre del Everest en 1978. Wanda murió en el Kangchenjunga, cuando tenía 49 años.

LAS TRES CANDIDATAS

Edurne Pasabán es la alpinista más joven en esta carrera de los ochomilesy, lo que es más importante, la presión, los récords y ser la primera no hacen que se precipite en la elección de sus expediciones. Devuelta a las montañas después de recuperarse de las congelaciones sufridas en el K2, sigue a paso firme su camino. Tiene pendientes: Kangchenjunga, Annapurna I, Shishapangma y Manaslu al cual está yendo junto a Nives Meroi en este post Monzón.

Gerlinde  Kaltenbrunner, la austríaca se ganó la admiración de la comunidad alpinística al completar la primera travesía del Shisha Pangma, en estilo alpino. Su sueño de escalar un ochomil, se volvió realidad a la edad de 23 con una cumbre  secundaria del Broad Peak (8.027 m). Desde ese momento todo el dinero que ganaba como enfermera lo destinó a expediciones al Himalaya, hasta que en el año 2003  después de  escalar el Nanga Parbat decidió dedicarse al montañismo de forma profesional. Gerlinde ha subido o ha intentado rutas de gran dificultad y siempre sin uso de oxígeno. Sus cimas pendientes son: Kangchenjunga, Shishapagma y es la única de las tres que no  posee la cumbre del difícil K2.

Nives Meroi, nacida en Bérgamo, Italia. En el año 2003 le tomó solo veinte días subir  a tres de los catorce ocho miles de la Tierra (Gasherbrum II, Gasherbrum I y Broad Peak), segunda cordada en el mundo en haber realizado una empresa similar, con Nives como “prima donna” en la historia del alpinismo. Nives se fracturó una pierna a principios del año cuando se retiraba del intento invernal al Makalu, que  representaba una cumbre imprescindible (hubiese supuesto su undécimo ochomil).  Siempre ha escalado en estilo alpino, ligero y sin uso de oxígeno. En su biografía nos cuenta: “Creo que las mujeres  ganamos en determinación y capacidad de afrontar la dificultad. Y no se trata de batir un récord, ni de dominar la naturaleza, más bien lo que se pretende es “hacer compañía al viento”. A Nives le restan: Kangchenjunga, Manaslu  y Annapurna.

Tanto Nives como Gerlinde están casadas con montañistas de renombre, lo que les permite compartir su pasión por la montaña, y hacer una evolución propia. Ninguna  de ellas hizo su carrera a la sombra de su marido.

Primeros ascensos
femeninos

Fecha

Escaladora

Nacionalidad

Manaslu

05/05/1974

Naoko Nakaseko

Japón

Masako Uchida

Japón

Mieko Mori

Japón

Everest

16/05/1975

Junko Tabei

Japón

GII

12/08/1975

Anna Okopinska

Polonia

Halina Syrokomska

Polonia

Annapurna

15/10/1978

Irene Miller

USA

Vera Kormakova

USA

ShishaPangma

30/04/1981

Junko Tabei

Japón

Dhaulagiri

06/05/1982

Lutgaarde Vivijs

Bélgica

GI

27/07/1982

Marie-Jose Vallencot

Francia

Broad Peak

30/06/1983

Krystyna Palmowska

Polonia

Cho Oyu

13/05/1984

Vera Kormakova

USA

Dina Sterbova

Checoslovaquia

Nanga Parbat

27/06/1984

Liliane Barrard

Francia

K2

23/06/1986

Wanda Rutkiewicz

Polonia

Liliane Barrard

Francia

Makalu

18/05/1990

Kitty Calhoun-Grissom

USA

Lhotse

10/05/1996

Chantal Maudit

Francia

Kangenchunga

18/05/1998

Ginette Harrison

Gran Bretaña

AMERICA LATINA Y ARGENTINA
Respecto al panorama en Latinoamérica, son claramente las mexicanas quienes ostentan el liderazgo en la región. Todos los primeros ascensos fueron hechos por escaladoras mexicanas, con excepción del Gasherbrum I.
El primer ascenso a un ocho mil fue realizado por Elsa Ávila al Shisha Pangma en 1987; casada con Carlos Carsolio, quinto en la conquista de los catorce ocho miles. Elsa  también realizó el primer ascenso al Everest en 1999.
Badía Bonilla es la montañista mexicana con más ocho miles conquistados a la fecha; posee cuatro y estuvo muy cerca de obtener la cumbre del Makalu, que permanece vacante de latinas. Recientemente hizo un intento al Broad Peak sin poder llegar a la cumbre.

Montaña

Fecha

Escaladora

País

ShishaPangma

18/09/1987

Elsa Avila

México

Cho Oyu

29/09/1996

Karla Wheelock

México

Everest

05/05/1999

Elsa Avila

México

Cho Oyu

18/05/1999

Cristina Prieto

Chile

Everest

27/05/1999

Karla Wheelock

México

Cho Oyu

24/09/2000

Badia Bonilla

México

Everest

23/05/2001

Vivianne Cuq

Chile

Everest

23/05/2001

Cristina Prieto

Chile

Everest

23/05/2001

Patricia Soto

Chile

Everest

17/05/2002

Badia Bonilla

México

Everest

17/05/2002

Carmen Peña

México

Lhotse

20/05/2003

Badia Bonilla

México

Gasherbrum I

05/07/2003

Nancy Silvestrini +

Argentina

Makalu

Cho Oyu

25/09/2005

Ana Elisa Boscarioli

Brasil

Cho Oyu

01/10/2005

Patricia Tacconi

Venezuela

Lhotse

12/05/2006

María Ibarra Letelier

Chile

Everest

19/05/2006

Ana Elisa Boscarioli

Brasil

Gasherbrum II

22/07/2006

Badia Bonilla

México

Dhaulagiri

16/05/2007

Eva Martinez

México

Everest

24/05/2007

Mónica Bernal

Colombia

Everest

24/05/2007

Ana María Giraldo

Colombia

Everest

24/05/2007

Katty Guzmán Perez

Colombia


En cuanto a Argentina, la participación de mujeres en expediciones a ocho miles es bastante escasa. El primer intento sucede en el año 1994 cuando Ruth Elizabeth de Haedo participa de un intento al Cho Oyu que aborta a los 7.400 m.
Posteriormente la guía mendocina Nancy Silvestrini consigue llegar a la cima del Gasherbrum I o Hidden Peak el 5 de julio del 2003, consiguiendo también el primer y único ascenso argentino femenino a un ocho mil. Trágicamente Nancy perdió la vida en el descenso.
Finalmente en el año 2005 la barilochense Roxana Rechencq y las mendocinas Ana Triep y Virginia Iglesias participan de un intento conjunto de ascenso al Gasherbrum I y II, que no se concretó. El mismo año Celeste Arias formó parte de un grupo que intentó ascender al Broad Peak.