MONTAÑISMO EN LA ALTURA

Por Adrián Jorge Sánchez

En la Argentina llamamos montañismo de altura el alcanzar una cumbre que este por arriba de los 4000 m.s.n.m., sin importar las técnicas que se utilice para lograrlo (Caminar, escalar en roca, en hielo o ascenso glasiario entre otros).

CONCEPTOS GENERALES

En el siglo pasado uno de los mejores escaladores de todos los tiempos definía al montañismo, más específicamente al de altitud como:

“El montañismo es el arte de sufrir”

Jerry Kukuzka, montañista Polaco con un curriculum impresionante, de forma sencilla describe que es la altura. Dependerá de nosotros que este sufrimiento sea agradable y controlado, o como en muchos casos lo dejen al azar y las buenas experiencias sean contadas con una sola mano.

Conocer las características de sobre pasar determinada cota, las respuestas fisiológicas del organismo, conocer mi adaptación a la altura y en base a esto pensar la mejor estrategia para lograr mi objetivo, es la esencia para tener éxito. Sufrir y disfrutar en la altura, estos dos conceptos van a estar ligados todo el tiempo, en cada paso, en cada anclaje, en cada metro sobre el nivel del mar.

 

Falta de oxigeno
La cantidad de oxigeno en Buenos Aires, como en la cumbre del Aconcagua, es siempre la misma, el aire que respiramos esta compuesto por varios elementos y el oxigeno siempre es el 21%. Lo que nos afecta es la diferencia de presión atmosférica, cuando esta disminuye (subo en altura) lo que varia es la cantidad de moléculas de oxigeno que recibimos en cada gesto de respiración.

 

¿Qué nos produce?
Los síntomas que describiremos a continuación son los que conocemos como Mal Agudo de Montaña (MAM), también conocido como Puna en nuestro norte o más arriba Zoroche.

 

Limitaciones
Cada organismo tiene respuestas diferentes a la falta de oxigeno y a la capacidad de adaptación a ella. Por más que todavía no hay estudios determinantes, se cree que las personas de mayor edad son menos propensas a estos síntomas. El entrenamiento físico mejora el rendimiento en la montaña, pero de ninguna manera disminuye los síntomas. La vida permanente por arriba de los 5500 m.s.n.m. es imposible, con adaptación y aclimatación se pueden pasar un periodo por arriba de esta cota y desarrollar esfuerzos físicos.

Oxigeno Artificial
Se llama así al que viene embasado en un tubo. El mismo puede tener dos usos, medicinal: para usar en caso de necesidad para mejorar los síntomas del MAM o para salvar la vida de una persona.
La otra opción es para bajarle metros a la montaña. La dificultad de la altura es la hipoxia.

 

ADAPTACION FISIOLOGICA

Ante la disminución de la presión atmosférica y como consecuencia directa la hipoxia con respecto al nivel del mar, el organismo responde con modificaciones cardiacas, respiratorias entre otras.

Las primeras respuestas son el aumento de la frecuencia cardiaca y la frecuencia respiratoria. Esta última es notoria en las personas que vivimos al nivel del mar, presentando una hiperventilación.

Al mismo tiempo hay una respuesta hematológica, donde la eritropoyetina aumenta su secreción y a la semana un aumento del hematocrito y hemoglobina.

La pérdida de peso, es la manifestación más significativa de los cambios metabólicos.
Pudiendo ser de 2 kg por semana, en primera instancia agua, luego masa grasa y al final masa muscular. Si la adaptación no es correcta y no se logra una buena hidratación y alimentación la cantidad de kilos puede ser mayor, trayendo consecuencias importantes.

 

ACLIMATACION

Paciencia, sin ella se comete los errores que salen en los diarios. La aclimatación puede ser lenta, tediosa y podría seguir con calificativos, respetar los tiempos del organismo y reglas básicas, aumenta la capacidad de disfrutar la montaña, disminuye los riesgos y potencia la posibilidad de cumbre.

 

Reglas básicas:
- La primera noche dormir por debajo de los 3050 m.s.n.m.
- Pasar dos noches por debajo de los 3600 metros.
- Los campamentos bases en los andes montarlos entre los 4000 y 4600 m.s.n.m.
- De ser posible ascender no mas de 800 metros cada 48 horas, para disminuir la posibilidad de síntomas.
- No superar los 1000 metros de desnivel por día.
- No realizar esfuerzos excesivos durante la aclimatación.
- No permanecer mucho tiempo por arriba de los 6000 en los andes.
- Subir alto y dormir bajo.

 

Con el paso del tiempo, sumaras experiencia y conocerás como responde tu organismo. Seguramente podrás no respetar reglas, sin consecuencias significativas, pero ten en cuenta que respetarlas mejora tu rendimiento.

La aclimatación es la forma de prevenir el mal agudo de montaña, ya sea con sus presentaciones mas leves, como los edemas con sus riesgos altísimos.

 

VIVIR EN LA ALTURA

Hay una vieja frase que dice “caminar como un viejo, para llegar como un joven”, la estancia en la altura puede ser larga, según el objetivo y el clima entre otros factores, es recomendable no hacer esfuerzos innecesarios mientras no se esta aclimatado y una vez que se este, respetar los tiempos de recuperación. Mi objetivo en la montaña es llegar al día de cumbre con el 80-90% de mis fuerzas. Desgastes innecesarios y jornadas interminables me quemaran reservas que necesitare al final.
Directa o indirectamente cada acción tiene que ser parte del proceso de aclimatar y conservarme para el día de cumbre.

Alimentación: La falta de apetito es uno de los síntomas del MAM. El consumo calórico para compensar la hipoxia, mantener la temperatura y el desgaste por las jornadas es enorme, por lo tanto la ingesta de alimentos para compensar todo esto deberá aumentar. Es recomendable ir a la montaña con unos kilos de más, lo que me dará reservas y evitara consumir antes la masa muscular.
Algunos montañistas pueden perder más de 10 kilos en grandes expediciones, ya sea por mala alimentación e hidratación o por excesos en los esfuerzos, recordemos que lo ideal seria no perder más de 2 kg por semana.
Al planificar la alimentación debe haber opciones atractivas, para aquellos días que no tenga apetito, por ejemplo estoy sin ganas de almorzar, pero abro la carpa deposito y me tiento con unos alfajores, no es lo ideal, pero por lo menos sumo algo de calorías.
Es recomendable una semana antes, como durante toda la expedición acompañar la alimentación con algún complejo vitamínico.

Hidratación: Hay varias teorías, una de ellas plantea tomar como mínimo la misma cantidad de cm3 que altura a la que estoy, siendo siempre el mínimo 4 litros diarios. Una mas sencilla es hidratar hasta que la orina sea incolora y casi sin olor.
El cuerpo pierde líquido de diversas maneras, las más significativas son por transpiración y respiración.
Es ideal utilizar bebidas isotónicas (diluidas), para recuperar minerales y sales.
Una incorrecta hidratación nos puede traer varias consecuencias:
- Espesamiento de la sangre, riesgo en órganos y aumento de posibilidades de congelar extremidades.
- Menos transpiración, se pierde capacidad de enfriamiento del cuerpo, riesgo de golpe de calor.
- Mayor posibilidad de síntomas del MAM.

Manejo del vestuario: Los cambios de ropa o mejor dicho, el sacarme o ponerme una capa es clave para regular la temperatura, en todo momento debo buscar estar cómodo y evitar traspirar, como tampoco tener frío ya que mi cuerpo deberá generar calor y por lo tanto mayor consumo calórico.
Importante, cuidar en todo momento las vías respiratorias, muchas veces por descuido o falta de aire las descubro, lo ideal es con bajas temperaturas mantenerlas cubiertas aunque sea con una capa fina, como pañuelo o cuello tubular. Al mismo tiempo estas prendas mantendrán humedad y me ayudaran con el ambiente seco de la alta montaña.
Anteojos, la vista debe estar siempre protegida, inclusive cuando este nublado, se deberá usar las protecciones acordes para estas cotas.

 

ATAQUE A LA CUMBRE

Es el día mas esperado por los montañistas, uno lleva días aclimatando, montando campamentos, cargando mochilas enormes y derritiendo kilos de nieve, para lograr tener esta oportunidad, si fui prolijo, cuidadoso y meticuloso se convertirá en una realidad.
Mayoritariamente la jornada de cumbre es eterna, antes de intentarlo se debe tener en cuenta la evolución de la meteorología, el estado personal, el de mis pares y los siguientes detalles:

Horario:
Al realizar un cálculo para decidir horarios de partida, se buscara asegurar el regreso al campamento con luz de día y con la posibilidad que ante un atraso o mal calculo queden disponibles varias horas de buena iluminación.
Si no se cuenta con suficiente experiencia se podrá utilizar los tiempos medios de la montaña, por ejemplo en la ruta normal del Aconcagua desde Berlín o Cólera, se demora entre 8 a 10 horas hasta la cumbre y entre 4 a 5 horas para regresar.
Cuando la aclimatación, adaptación a la altura o estado físico lo permita, “la velocidad es seguridad”, que los horarios los adaptare a ello, si el ritmo de marcha o escalada es rápido podré salir con luz y regresar con la misma, esto me permitirá ir mas liviano, ya que no necesitare tanto abrigo, liquido y comida.

Temperaturas:
Cada 170 metros hay un grado menos. La alta montaña es fría, los ataque a la cumbre de noche pueden ser peligrosos si no se cuenta con el equipo adecuado.
En la alta montaña se debe estar siempre preparado para lo peor, esto me permitirá no correr riesgos así como brindarme la posibilidad de desplazarme con rangos térmicos extremos.
Con el equipo correcto, ritmo continuo y no mucho viento es factible salir siempre sin depender de una temperatura accesible.

 

Desnivel:
Lo normal es dejar para la última jornada 1000 metros de desnivel, esto dependerá de la dificultad de la montaña. Es factible realizar un mayor desnivel, cuanto mas abajo duerma mejor descansare, este recurso suele ser utilizado, pero el mismo debe ser planificado y decidido en base a experiencias previas y conocimiento de uno mismo, no como un recurso desesperado para no perder la cumbre.

Equipo:
Lo mínimo y necesario. Abrigo, comida, liquido, bastones, equipo técnico (si fuera necesario), lentes (salgo de noche, es factible olvidarlos), pilas de repuesto (pegadas al cuerpo) y mini botiquín: Analgésicos, reliveran y corticoide.
Se puede sumar GPS, equipo fotográfico, bandera Argentina, banderín del CABA y botiquín con más elementos.

Antes de salir:
Despiértate con suficiente tiempo, desayuna, prepara las bebidas para el ataque. Mientras el calentador funciona aprovecha a calentar los botines de las botas, no tomes frío, todo el proceso se debe realizar adentro de la carpa.
De ser necesario o si crees que necesitaras ir al baño en las próximas 3 horas, resuélvelo antes de comenzar la marcha, se puede orinar en una botella y defecar en una bolsa sin necesidad de tomar frío.

Cuidados:
Por ir livianos seguramente en las cumbres mas extremas dejaremos algunas cosas, por ejemplo los protectores solares (crema y labial). Ponte siempre antes de partir, fracciónalo en casa y lleva algo chico y liviano para la cumbre, o en caso de ir en grupo o cordada, solo lo llevara uno.
Durante el ascenso nocturno sorbos de bebida caliente (termo) ayudara a recuperar los dedos (frío).
Recuerda que la mayoría del calor se pierde por la cabeza, ten protegidas siempre las vías respiratorias.
Cuida, observa y habla con tus compañeros, si ellos desencadenan un edema seguramente antes te brindaron un montón de información que no supiste detectar.

De regreso:
No importa como estés, hidrata y aliméntate, se puede hacer desde la bolsa de dormir. Si estas mejor que tu compañero, hazte cargo de la cocina y no se duerman hasta reponer líquido y nutrientes. Todavía queda bajar, el 80% de los accidentes son en la bajada y todavía falta desarmar el campamento, bajar el equipo, necesitaras fuerzas para lograrlo y no lesionarte, como diría el Austriaco Kurt Diemberger, una montaña solo te pertenece cuando has llegado a la cima y has vuelto al campo base, hasta entonces, le perteneces tú a él.

 

Adrián J. Sánchez, es el Director de los cursos de Montañismo de  Altura, del Centro Andino Buenos Aires. El CABA dicta los mencionados cursos desde el año 1953.
En los últimos 10 años pasaron por estos cursos más de 1500 alumnos

 


montañismo - trekking - escalada - carreras de aventura - cabalgatas - ciclismo y MTB - deportes acuáticos - espeleología - vuelo libre - aves argentinas - reservas/parques - agenda
clasificados - quienes somos - contactanos - home

© 2004/2014 alBorde