DOBLE EXPEDICION ARGENTINA AL KARAKORUM
Ellos al Hidden Peak, ellas al G-II


Lito y Nancy con el Cerro Aconcagua al fondo

Un equipo de cuatro escaladoras argentinas intentará el próximo verano (boreal) ascender el Gasherbrum II, en el Karakorum, en la que será la primera expedición íntegramente femenina que parte de Argentina a un ochomil. Las chicas esperan rendir así tributo a Nancy Silvestrini, que sufrió un accidente mortal en 2003 cuando descendía del vecino G-I . En el desgraciado accidente también falleció su compañero de equipo, el español Jose Manuel Buenaza.
Precisamente el Hidden Peak es el objetivo de otra expedición argentina, esta vez compuesta íntegramente por varones. Sus componentes son en gran parte los mismos que la primavera pasada consiguieron llegar a la cima del Dhaulagiri (ver alborde.com.ar; sección Montañismo). Ambas expediciones forman parte del proyecto "Argentinos al Himalaya 14 x 8000", enfocado a conseguir que Argentina ascienda los 14 ochomiles, y para ello se espera poder lanzar al menos una expedición al año.
El organizador de esta doble expedición a los Gasherbrums es el catalán residente en Argentina Joaquín Molins Gil, que también forma parte del equipo de escaladores que intentarán el G-I. Junto a él estarán Damián Redmon (jefe de expedición), Víctor Herrera, Mijel Lotfi, Fabián Iribas, y el fotógrafo Marcelo Alvarez.
Las componentes del equipo femenino aún no están decididas. La idea es escoger a las mejores de entre muchas aspirantes de todo el país, que deben probar sus aptitudes alpinísticas y resistencia física a través de una serie de pruebas.
Ambos equipos volarán a Pakistán hacia fines de mayo. Una vez en el campo base, trabajarán juntos en la montaña hasta el campo 2, desde el cual cada grupo se dirigirá a las cimas que cada uno se han propuesto alcanzar.

Mujeres en la Montaña: NANCY SILVESTRINI

En "al borde" publicamos en julio de 2003:
Falleció en Pakistán la primer argentina que superó los 8000 m
La andinista mendocina Nancy Silvestrini falleció el pasado 5 de julio mientras descendía del Hidden Peak, o "G1", en el Karakorum, Pakistán. La montañista había alcanzado la cumbre de 8.068 m de altura, convirtiéndose en la primera argentina que llega a una cumbre de esta magnitud, pero en una tormenta durante el descenso cayó por una pared de hielo.
Nancy, de 31 años, se había criado en Kilómetro 11, Guaymallén. Al terminar la secundaria siguió la carrera de Analista de Sistemas Informáticos, que luego abandonó por su pasión por la montaña en 1996, después de perder a su hermano en un accidente de autos y a su esposo en una carrera de motocross. A pesar de su juventud era una Guía experimentada, con un gran prestigio entre sus pares. Egresada el año pasado de la Escuela de Guías Valentín Ugarte, contaba con varios años de experiencia en el Aconcagua. También había realizado ascensos en Perú y Bolivia. Trabajaba durante el verano para Grajales guiando en el Aconcagua, cuya cima había alcanzado seis veces. Así juntó los u$s 7.000 para poder pagarse este viaje al Himalaya paquistaní, que planificó durante un año y lo inició el 30 de mayo, habiéndoselo comunicado a su familia recién en abril. Fue invitada por un grupo de montañistas amigos españoles con quienes había trabajado en el país vasco el año pasado para la tienda Barrabés. Fue más con la idea de conocer un sitio remoto con amigos que como una meta deportiva en sí misma, y manteniendo un perfil bajísimo acerca de su objetivo. "No le importaba para nada ser la primera. Se fue casi en el anonimato", dijo Ulises Corvalán, su novio e integrante de la expedición cuyana que hace un año pusiera en la cumbre del Broad Peak a Mauricio Manzi y Aníbal Maturano, y que publicada en "al borde".
Nancy no alcanzó a comunicar a la Argentina que había logrado la cumbre. Una feroz tormenta se desató obligándolos a descender entre ráfagas de viento. Sufrió una primer caída de la que se recuperó y continuó bajando. Una segunda caída la arrojó al vacío. Mohamad Hussain, un responsable de la región paquistaní de Gilgit, aseguraba que los escaladores podrían haberse caído en una grieta durante el fuerte viento. Según Clarín el cuerpo de Nancy quedó a unos 6.500 msnm, una altura donde no llegan los helicópteros de rescate, por lo que se considera imposible recuperarlo.
También falleció en la tormenta José Manuel Buenaga, que según Desnivel había también alcanzado la cumbre. Clarín en cambio informa que Buenaga fue el único de los siete que quedó más abajo sin hacer cumbre y que sus compañeros lo hallaron en el descenso, ya muerto. Según Desnivel fueron sólo cuatro los que hicieron cima: JoséManuel, Nancy, y los asturianos Eva Zarzuelo (Nanga Parbat 2001), con quien Buenaga coronó el Shivling el pasado año, y Jorge Egocheaga (Everest 2002). Y ubica a 7.300 msnm el punto del accidente. Los otros cinco integrantes regresaron sanos y salvos al campamento base, desde donde el montañista español que había alcanzado la cima con Nancy fue quien transmitió a Mendoza la noticia de la tragedia mediante un teléfono satelital allí disponible. La última comunicación telefónica de Nancy con sus pa-dres había sido avisándoles que ya tenían todos los permisos y que por fin empezaban a subir; estaba muy contenta.
El Hidden Peak, también llamado Gasherbrum I, tiene ochocientos metros menos que el Everest, pero su ascensión es considerada más técnica y difícil que la de otros gigantes del Himalaya. Hasta ahora ninguna argentina había logrado subir un ochomil. Sin embargo Nancy mantuvo la empresa casi en secreto, y no buscó exposición pública ni apoyo mediático.
(Fuentes: www.losandes.com.ar/nota.asp?nrc=135599, diario Clarín del 28/07, Desnivel.com y comentarios de amigos. Editó S. Storni)


NANCY SILVESTRINI
Por Alicia Pacheco sobre testimonio de Miguel "Lito" Sánchez

Conocí a Nancy mientras cursaba la carrera de Guías de Alta Montaña y Trekking en Mendoza, siempre inquieta, entusiasta a la hora de trabajar. En los años que duro su paso por la escuela la vi progresar mucho, trataba de ser buena en todo.
Recuerdo que tuvo un accidente esquiando, se quebró una pierna, pensamos que después de eso no volvía, pero no fue así, se repuso y terminó la carrera. Le gustaba mucho salir a la montaña, compartimos salidas a Precordillera, Cordón del Plata, salíamos bastante.
Trabajando en Aconcagua siguió nuestro contacto y así nos hicimos amigos, era una persona cálida, sencilla para mí fue muy fácil hacer amistad con ella.
Hizo hielo, pero donde mas se notó su evolución fue en la roca, Fernandito Grajales fue en muchas ocasiones su compañero, escaló en Chiguído, Valle Hermoso, Frey.
La última salida que hicimos juntos fue una travesía integral, del San Bernardo al Colorado; fuimos los dos solos. Llegamos al Centro de Ski de Vallecitos una noche siendo las 23.00. Vivaqueamos al lado del vehículo y a las 03.30 de la mañana salimos hacia arriba. Íbamos sin botas dobles, ni equipo técnico, livianos, así sin nada. Nuestra intención era hacerlo en el día, pero nos volvimos por las malas condiciones del tiempo y las dificultades en roca.
Estando en Frey, interrumpe los días de escalada y regresa a Mendoza; el viaje a Pakistán ya era un hecho.
Así, con un grupo de amigos le organizamos una fiesta en su casa. Brindamos, charlamos, nos reímos mucho. Antes de irme nos quedamos unos minutos en la puerta hablando, le recomendé algunos truquitos para aclimatar mejor, que se reservara para los campos de altura, que tratara de respirar por la nariz. En fin, todo lo que se me ocurría en ese momento y que la ayudara a llegar a la cumbre.
Nos dimos un abrazo, apretado, cálido, lleno de afecto y nos prometimos a su regreso concluir aquella travesía. Se veía feliz...