Argentinos al Himalaya
Proyecto 14 x 8000 - Gasherbrum I y II

Web: www.argentinosahimalaya.com.ar
Editó: Santiago Storni


En enero de 2.003, tras la lectura del libro "Argentinos al Himalaya" del Dr. Alfredo Eduardo Magnani, Damián Redmond y Joaquín Molins Gil empezaron a hilvanar el proyecto que, un año mas tarde los llevaría, junto al resto de sus compañeros a la cumbre del Dhaulagiri, en la expedición bautizada como "ARGENTINOS AL HIMALAYA, Dhaulagiri 50° aniversario, 1954 - 2004".
Con la idea de dar continuidad a este primer episodio y con la noble intención de contribuir a la difusión de la actividad montañera argentina en el contexto internacional, emergió el objetivo de "ARGENTINOS AL HIMALAYA, Proyecto 14 x 8.000": en este nuevo reto, la idea es la de conformar un grupo de andinistas argentinos, capacitados para formar parte de un equipo, con la aspiración de ascender las catorce montañas más altas de la tierra.

Gasherbrum I y Gasherbrum II
El primero de los objetivos era el Gasherbrum II. Fue ascendido por primera vez el 7 de julio de 1956 por la cordada austriaca formada por Sepp Larch, Fritz Moravec y Hans Willempart, quienes acometieron la montaña por la arista SO. El Gashebrum II es considerado uno de los ocho miles más accesible y solo el Everest y el Cho Oyu, han registrado más ascensiones que este cerro.
La primera ascensión al Gasherbrum I fue realizada el 14 de julio de 1958, por el equipo norteamericano liderado por Nicolás Clinch y Peter Shoening, siendo este último quien hizo cumbre junto a Andy Kauffmann. En 1986 como consecuencia del aumento de las tensiones políticas entre India y Pakistán sobre Cachemira, se estableció un campamento militar en esta zona y se prohibieron las expediciones por esta área. En la búsqueda de rutas alternativas fue como se abrió el corredor denominado "de los japoneses" que actualmente es la vía clásica de la montaña.
Entre los himalayistas argentinos que subieron esta montaña se encuentra la escaladora Nancy Silvestrini que siguiendo la vía normal, consiguió alcanzar la cumbre el 5 de julio de 2003, convirtiéndose en la primera mujer de nacionalidad argentina que ascendió un ocho mil. Lamentablemente durante el descenso y a causa de un infortunado accidente, falleció. Los grandes triunfos conseguidos por deportistas en esta disciplina, desafortunadamente, en muchas ocasiones suelen caer en el olvido. Es por esta razón que los miembros de "ARGENTINOS AL HIMALAYA, Proyecto 14 x 8.000", a través de esta expedición, desean reavivar la memoria de ese hecho, que sin duda podemos calificar de histórico, y de gran notoriedad para el andinismo argentino.

Resumen y extractos de los informes diarios de la expedición desde nuestra última publicación del mes pasado:

Campo Base GI y GII, 12 de Julio de 2005
Los dedos de mi mano derecha están adormecidos. La sensación de hormigueo se me antoja como una vorágine de pulsos eléctricos, intentando sensibilizar unas extremidades jubiladas prematuramente. El calor del fuego de la cocina no consigue activar la circulación de mis dedos maltrechos por las congelaciones sufridas en el ártico en 1995. Los froto de nuevo y los acerco, cada vez más, a la llama del pequeño fogón. Khalil, el cocinero, me mira desazonado consciente de que poco puede hacer. El siempre tan constante en su afán por asistirnos lo mejor posible. Que buen hombre.
Una nueva tormenta nos ha sorprendido. El frío, la humedad, el cansancio, pero lo peor es el inesperado gradiente térmico al que estamos sometidos: bajo cero durante la noche y mas de cincuenta grados durante el día, están causando mella en los miembros de la expedición. Antes fueron Pablo y Fabián, ya recuperados, hoy Víctor y Gerardo han tenido que abandonar los campos de altura aquejados por pequeños problemas de salud, que hay que cuidar. Yo mismo me he visto afectado por una bronquitis, agravada por mi hábito tabáquico. Que difícil se hace en estos momentos, resistirse a renunciar, a volver al calor de casa, un baño caliente… Como me vienen a la memoria los consejos de mi amigo y mentor, el Dr. Pujante: "la preparación física, Joaquín, al igual que la perfección de la técnica, son muy importantes para la actividad de montaña, pero no te olvides nunca de robustecer la voluntad". Que razón que tenía, cuánto cuesta sobrellevar la adversidad, pero el buen tiempo volverá, espero.
Pese a los infortunios, los miembros del equipo del GI, Pablo y Lito, han conseguido junto a los miembros de la expedición Andaluza, equipar otros trescientos metros de vía camino del hasta hoy inexpugnable campo III, plataforma desde donde nuestros sue-ños comenzarán a poder caminar firmes hacia nuestra meta. Las féminas, han conseguido alcanzar el segundo campo, del vecino Gasherbrum II. Más de cuarenta carpas se hacinan en el reducido espacio habitable en este emplazamiento, en el desatinado afán de proseguir el ascenso de la montaña.
Joaquín M. Molins Gil

Campo Base GI y GII, 17 de Julio de 2.005
Nieva… sigue nevando. Algunos miembros del equipo estamos en el campo base y otros en el campo 1.
Mañana a la noche parten a ese campo el resto del equipo.
El plan del grupo G1 (Lito, Mijel, Pablo, Fabián y Gerardo) es llegar en el día de mañana al campo 2, descansar y al día siguiente continuar equipando cuerdas hacia el campo 3 y montarlo. Y siempre y cuando la meteorología y la montaña lo permitan, intentar la tan ansiada cumbre del Gasherbrum I.
Para el grupo G2 (Rosana, Virginia, Damian y Víctor), los pasos a seguir son los siguientes: partirán mañana por la noche en busca del primer cam-pamento, con la intención de continuar ascendiendo en los días sucesivos con el propósito de montar los campos 2 y 3, y de esa manera espe-rar una ventana de buen tiempo y la perfecta aclimatación para realizar el intento a la cumbre del Gasherbrum II.
Los dos grupos, llevan la ilusión de enarbolar nuestra bandera en ambos picos de Pakistán. Transitamos mo-mentos decisivos, las dos cimas espe-ran… Hasta mañana…
Marcelo Alvarez y Victor Herrera

Campo Base GI y GII, 19 de Julio de 2.005
Situaciones inesperadas.

Muchas veces es difícil mantener la calma de la mente y el cuerpo, cuando nuestras piernas solo saben ir para arriba, pero no hay alternativa, el mal tiempo nos para en el base y una parte del equipo espera en su minúsculo refugio de dos telas, alimentándose, durmiendo, esperando sobre el campamento dos del Gasherbrum I a una altura de 6400 metros.
Debido a esta espera, a Ana Triep se le acorta su tiempo ya que sus pasajes no tienen posibilidades de ser cambiados sin pagar una cuantiosa suma de dinero, por lo que debe retirarse antes de lo previsto y según las leyes de Pakistan, nadie puede desplazarse independientemente en la montaña por lo que Shoaib, nuestro oficial de enlace, debe acompañarla.

Que susto pasamos..!
Eran las siete de la tarde mientras ajustábamos nuestro equipo para partir hacia el monte por la noche. Nuestro cocinero Alí entra al comedor, me toma de la mano y me lleva en forma apresurada sin decir nada hasta la cocina. Al ingresar me encuentro con Joaquín en estado de SHOCK. No podía respirar. El aire viciado por los calentadores a kerosén no lo permitían. Coloco su cabeza sobre mi regazo y trato de calmarlo, a la vez le pido que me describa lo que siente. Él me expresa débilmente que le duele el pecho, que no puede respirar y un temblor recorre todo su cuerpo. Los compañeros se ordenan inmediatamente coordinando su asistencia.
Víctor y Rosana apagan, quitan los calentadores y abren la carpa de par en par permitiendo la ventilación. Fabián y Ana corren al campamento italiano a unos 400 metros en búsqueda de un tubo de oxígeno que se le aplicó inmediatamente. Virginia corre morrena arriba pidiendo ayuda a diferentes expediciones, del campamento británico, el médico Jhonnatan, se aprestó apresuradamente a atender a Joaquín. Marcelo trataba de comunicarse con el campo de altura donde se encontraba Mijel nuestro médico, sin éxito ya que tienen su handy apagado.
Todo funcionó sincronizadamente en la emergencia, los primeros momentos fueron de mucha incertidumbre y miedo. Concurrieron al campamento más de 50 personas, ofreciendo ayuda, una camaradería increíble, entre ellos también el médico Letonio, que concensuó su diagnóstico con su colega británico, en una angina de pecho o lo peor, un preinfarto.
Toda una noche en vela para el campamento, nos turnamos cada una hora para controlarlo, ahora dormía intermitentemente, asegurándonos que se sentía mejor.
Para su cuidado, Jhonnatan descansa en una carpa contigua y lo controla cada una hora. Por decisión unánime y corroborada por los doctores, iniciamos los tramites vía teléfono satelital para su inmediata evacuación.
(Una vez evacuado e internado en el el hospital militar de Skardú...) Su condición es estable. Por la noche nuestras preocupaciones y nervios se apaciguan cuando a través del teléfono escuchamos del propio Joaquín la noticia de que había sido dado de alta y su diagnóstico es una bronquitis aguda (agravada por su condición de fumador), con medicina prescripta y con la condición de dejar el maldito vicio al menos por un tiempo, se repone rápidamente.
Descansará unos días en Skardú luego viajará hacia Islamabad para posteriormente volar hacia Barcelona.
Ahora estamos tranquilos, Ana finalmente se desplaza rumbo a Skardú a través del Gondogoro (paso a 5250 metros), esto le llevará unos cuatro días de trekking, esperamos su comunicación cuando arribe con Shoaib, a Islamabad. Comunicamos a nuestros compañeros, que se encuentran en altura, el desenlace de esta odisea, ellos que ya se preparaban para el repliegue del monte, vuelven a trabajar y hoy se encuentran a una altura cercana a los 7000 metros, próximos a montar el campo 3 en el Gasherbrum I. Nosotros descansamos un día más, aprovechamos y un baño no viene nada mal, nos queda deliberar cuándo saldremos hacia el campo 1.
Damián Redmond

Campo Base Gasherbrum I y II - 20 de Julio de 2005
Una de las cosas que te da la montaña, indudablemente son AMIGOS y creo que para siempre. Las personas que hemos conocido en torno a la expedición, Khalil nuestro Guíay jefe de cocina, Alí nuestro cocinero, Sulfi ayudante de cocina, los porteadores de altura Gholam y Jeder, que por su forma de entregarse a cada uno de nosotros y ayudarnos en todo momento tanto de alegría como en momentos difíciles, decisivamente se transformaron en inolvidables Amigos.
Entre los miembros de Argentinos al Himalaya no todos nos conocíamos y no éramos entre todos amigos, hoy por fortuna puedo decir que me siento mucho mas cerca de cada uno de ellos y casi puedo asegurarlo, ellos mas cerca de mí.
El año pasado, en el Dhaulagiri y ahora los Gasherbrums, al leer los mensajes periódicamente nos emocionamos al darnos cuenta de la cantidad de gente que nos sigue, nos alientan, y a través de sus mensajes, nos envían ese empujoncito que es fundamental para poder alimentar nuestras almas de esa magia que moviliza. Nos damos cuenta de la gran cantidad de amigos de la expedición que tenemos, y aunque no nos conozcamos, jamás olvidaremos sus palabras ya que están grabadas en nuestras mentes y corazón.
Damián Redmond

Campo Base Gasherbrum I y II - 22 de Julio de 2005
Recuerdo cuando conocí a Joaquín, decidió escalar el Aconcagua en el 2001, en principio sería un grupo de seis personas, pero su grupo fue desertando, y él, firme en su convicción, viajó solo para realizar su aventura. Fue así como iniciamos nuestro programa de ascensión.
Una persona extrovertida, conversadora y alegre, me pedía que le mostrara todos los rincones, que le contara historias del lugar, que le presentara a los arrieros, de quienes hizo muchos amigos, tomamos la montaña como un gran paseo y todavía recuerdo esos bifes a la criolla en (el refugio) Berlín a 5.900 metros, qué bien la pasamos, no llegamos a la cumbre, soplaba mucho viento y las bajas temperaturas nos obligaron a bajar. En ese momento me habló de los Himalayas, que había participado en varias expediciones y que no faltarían oportunidades de realizar otra expedición de la que yo podía formar parte.
Hoy han pasado cuatro años y aquel cliente que alguna vez guié, es un amigo incondicional, mi cuñado, compadre y además el mecenas de este gran proyecto 14 x 8000.

Campo Base Gasherbrum I y II - 25 de Julio de 2005
Hoy se trasladan desde el Campo I (5.900 metros) al Campo II (6400 mts), del Gasherbrum I (8.068 metros), los expedicionarios Virginia Iglesias, Gerardo Castillo, Pablo Reguera, Lito Sán-chez, donde Fabián Iribas los espera.
Mijel Lotfi y Yo, nos preparamos para subir al Campo I común a las dos montañas, en la madrugada del 26, luego veremos de subir progresivamente a los subsiguientes campos de altura del Gasherbrum II (8035 mts).
Quedarán Marcelo Álvarez y Rosana Rechencq, que permanecerán en el base atentos a las comunicaciones telefónicas de prensa y familiares y también a las necesidades de los expedicionarios en altura.
Nos enteramos con alegría de que otros compañeros montañistas de diversas nacionalidades, han llegado a la cumbre del G II
(8.035 m)!
Por un lado un grupo de rusos, australianos, nórdicos y por otro lado nuestros vecinos turcos del campamento base. De estos últimos, su jefe Sher Khan (amigo de Joaquín) y la totalidad de los integrantes (6) han pisado la cumbre, incluídas dos mujeres, las primeras turcas en ascender un ochomil. ¡Felicitaciones!
Damián Redmond / Jefe de Expedición

Campo Base, Gasherbrum I y II - 28 de Julio de 2005 (Atendiendo a un pronóstico meteorológico desfavorable, decidieron quedarse en el Campamento Base...)
Así como en la vida, tomamos decisiones a cada instante, nuestro caso no es la excepción. Como todos saben, los integrantes del grupo GI, se encuentran desde ayer en el campo base, después de haber decidido el descenso desde el campo 2 por razones meteorológicas… Pero oh sorpresa, anoche al irnos a dormir, en el cielo del Karakorum no cabía una sola estrella más. Cada miembro del grupo luchaba por conciliar el sueño, pero la ansiedad podía más y toda la noche se escuchó el abrir y cerrar de los cierres de las carpas, seguramente las cabezas se asomaban mirando sin poder creer, el estrellado firmamento. Más de uno pensó: "¿De donde salió el pronóstico?", "¿Qué hacemos en el base?" . Estos pensamientos se vieron reflejados en las caras y ánimos de todos muy temprano mientras compartíamos unos buenos mates al sol y en silencio…
Con el correr de las horas las caras fueron cambiando… ¿Usted lector piensa que para mejor?... Nos fuimos enterando cerca del medio día que la cumbre del Gasherbrum I había sido alcanzada por primera vez en la temporada por la expedición japonesa a través de la arista oeste. En el base nipón la alegría era indescriptible, cuando lo vieron a Lito, no dudaron en gritar: Summit…!!! Summit…!!! Litosan..!!!
Para rematarla, a la media hora, se acercó a nosotros el cocinero de la expedición coreana para contarnos que tres de sus miembros con dos sherpas, también habían coronado el coloso de 8068 metros y momentos más tarde, hicieron lo propio dos estadounidenses.
A los pocos minutos, de que aquella lejana cumbre fuese pisada por estos montañeros, el Hidden Peak, hizo honor a su nombre, ocultando su majestuosidad detrás de un espeso y oscuro manto de nubes, arrastradas por el fuerte y constante viento que soplaba en altura proveniente del sur oeste.
Mientras tanto, nos llegaban noticias a través de Damián y Mijel, que están en el campo 2 del GII, de que los expedicionarios que hoy intentaban cumbre, habían comenzado a replegarse, pues el fuerte viento y las placas de nieve que dominan el terreno, hacían demasiado peligroso el avance en la montaña.
Nuestros aliados, el grupo andaluz, con quienes se compartió la estrategia, nos invitaron a almorzar, para sacar conclusiones de las decisiones tomadas y plantear nuevas tácticas. Mientras degustábamos una excelente picada andaluza, una buena bota de vino no podía faltar.
Simplemente se llegó a la conclusión que no fue una mala decisión. El hecho de haber regresado al campo base, les permite a nuestro grupo un descanso y quedan pacientemente a la espera de una última oportunidad…
Rosana Rechencq (miembro expedición) y Marcelo Alvarez (fotógrafo expedición)

Campo Base, Gasherbrum I y II, 31 de Julio de 2005
Resumen de lo vivido en el Gasherbrum II - 8035 msnm
Mijel y Yo, nos internamos en la montaña el día 26 a las tres de la mañana y tras cuatro horas y cuarto, arribamos al campo I (5900 metros). El terreno cambió abruptamente, grietas impensadas se han abierto, debemos tomar muchos más recaudos en sus cruces buscando caminos alternativos. Nos introducimos en nuestras carpas, nos hidratamos y comemos algo (Mijel se encarga de elaborar unas deliciosas pizzas, con chapati, fino pan que elaboró nuestro cocinero Alí) a la vez que preparamos el equipo que llevaremos y un poco de comida extra por las dudas. Iniciamos la ascensión a las 5 de la mañana, el día no se presenta del todo favorable, pero decidimos continuar. La primera parte llamada "la banana" es una pendiente de unos 60 grados de inclinación donde se asciende unos 600 metros, a través de cuerdas fijas, cuyos an-clajes debemos revisar constantemente dado que con el calor del día se aflojan. En la mitad de la travesía observamos 500 metros abajo, unos diminutos puntos que sabemos son nuestros compañeros que retornan del campo II del GI, en una comunicación radial a las 8 de la mañana nos dicen que por los partes meteorológicos, han decidido volver, nosotros les comentamos que haremos el intento y que esperaremos por buen tiempo arriba.
Cuando arribamos al campo II (6500 metros), montamos nuestras carpas, desarmamos nuestras mochilas, y nos aprestamos a buscar nuestra bolsa con comida, pero esta no estaba o mas bien solo restos de nylon con fideos desparramados, galletas rotas, solo una lata de puré de tomate, una de sardinas y nada más. Malditos cuervos, criaturas de las alturas, también tienen que comer; con resignación agachamos la cabeza a la vez que buscábamos una buena piedra para asestarle pero la única opción fue hacer una bola nieve que débilmente cayo a unos metros de distancia. Por suerte expediciones vecinas como mejicanos e italianos que retornaban de su fallido intento a cumbre, nos proveyeron de la preciosa comida, algún trozo de ciervo, queso, arroz, sopas y sopas.
Así con Mijel esperaríamos el buen tiempo, que nunca llegó. Fueron cuatro días sin poder salir desde el campo II y más precisamente desde nuestras tiendas, donde debimos soportar vientos muy fuertes y la última noche una tormenta de nieve que acumuló casi 40 cm de nieve, condición que ponía la ruta a seguir muy delicada con grandes posibilidades de avalanchas. Recuerdo en el dormitar de las noches, el miedo de que nos sorprendiera una avalancha en nuestra tienda, pusimos los zapatos cerca de la mano, hasta me calcé el interior de los mismos, también le dije que podía poner una estaca al suelo y amarrar nuestros cuerpos a una cuerda, pero Mijel despertando de su sueño me dijo que estábamos protegidos por no estar en el camino directo de las probables avalancha, por supuesto, no me tranquilice, pero trate de conciliar el sueño otra vez. Por la mañana seguía nevando y había que tomar una decisión, una parte de mi quería quedarse, otra parte no quería esperar mas, para Mijel era mas claro, las condiciones de la nieve nos obligarían a permanecer por lo menos tres días mas en este lugar y sacando cuentas en un papel podríamos estar haciendo cumbre el 4 de Agosto, ya que beberíamos esperar al menos un día de sol para que descargara la pared su capa de nieve. Estos tiempos son muy acotados, debemos tener todo preparado el día cinco para iniciar el día 6 nuestro trekking de regreso. No hay muchas alternativas, debemos regresar. El descenso de este campamento fue directo hasta el base. Fueron 10 horas de intenso trabajo, rappeles de cuatro horas de duración, con mochilas de gran porte. En un momento pensamos en tirar las mochilas por la ladera, pero calculando su valor en material, nos arrepentimos de llevar a cabo esta idea. Descendíamos basura, carpas, y no dejamos nada, excepto un poco de comida para nuestros amigos los cuervos y chovas. Llegamos al campo I a las cinco de la tarde, en una furiosa tormenta de nieve, descansamos media hora y continuamos camino al base llegando a las 10 de la noche bastante cansados. Rosana y Marcelo nos esperaban para cenar.
Descansaremos unos días y volveremos a subir a los campos de altura para descender el equipo que allá se encuentra, también basura y comida que pudiera haber sobrado.
Damián Redmond (Jefe de expedición)

Gasherbrum I 8068
El grupo se encuentra en el campo II (6400 metros), donde esperan la dichosa ventana de buen tiempo, ya que hoy como estaba previsto no se pudo ascender al campo III (7100 mts) por lo adverso de la meteorología. Si la buena fortuna nos acompaña, mañana intentarán llegar al campamento III. Su estado de animo es bueno, y sus ansias a full. Como dice Pablo estamos condenados al Éxito.
Mijel Lotfi (Médico Expedición)
Damián Redmond (Jefe de Expedición)

Campo Base, Gasherbrum I y II, 3 de agosto de 2005
- Campo base para campo II… (Pablo del otro lado)
- Adelante campo II para campo base, recibo fuerte y claro. Cambio.
- Hemos tomado una decisión, ascendemos a Campo III. ¿Conocen previsión meteorológica?, Cambio.
- Se supone que hoy, hay vientos en altura de 40 Km. / hora, despejándose. Cambio.
- Ha de ser en otro lugar, por que acá hay muchas nubes. Partimos hacia campo III, llegaremos a la tarde, próxima comunicación 13 hs. Cambio.
- Positivo, bien tomado, mucho cuidado y la opción de continuar con mucha conciencia ya que las condiciones no son las óptimas. Cambio.
- Recibido, evaluaremos en el III resolución a tomar. Cambio y fuera.
- O.K. fuerte abrazo, dejamos el equipo abierto, esperamos comunicación. Cambio y Fuera…
Esperamos ansiosos nuestra próxima comunicación.
Los mantendremos informados. Oh!!, Oh!!, llaman desde el campamento II, momento..!
- Adelante campo II. Cambio . (Fabián del otro lado)
- Intentamos subir al campo III. Imposible, vientos muy fuerte y mucho frío, lamentamos decir que abortamos plan de seguir, condiciones muy adversas, mucha nieve y caen en pequeñas avalanchas. Cambio.
- Bien tomado, Indio, la decisión que tomen será la acertada, como harán con el equipo de campo III?. Cambio.
- Esperaremos hasta mañana todos en campo II, en la madrugada de ser posible dos de nosotros intentara arribar hasta campo III en búsqueda del equipo. Cambio
- Recibido, coordinamos desde aquí, salir en esta madrugada hasta campo I para recoger cargas, basura y tiendas, saldrán Rosana, Mijel, y los dos porteadores. Cambio
- Bien tomado, de ser posible nos juntamos todos para la bajada. Cambio
- Bueno chicos un fuerte abrazo y que se le va hacer, nos vemos en el campo Base. Cambio.
- OK decile al Alí que me prepare una torta que el sábado es mi cumpleaños. Cambio.
- Dale Indio, menos mal que tendremos algo para festejar. Chau hasta la tarde. Cambio y fuera...

Campo Base, Gasherbrum I y II, 4 de agosto de 2005.
Hoy a la mañana el tiempo es bueno, en nuestra comunicación de las 8 nos cuentan que dada las buenas nuevas, intentarán su última chance, se trasladaron todos al campo tres arribando a las 2:40 de la tarde, se encontraban bien un poco cansados, ya en sus carpas se hidrataban concienzudamente, tratarán de descansar un poco y a las 0:00 horas iniciarán el intento final hacia la ansiada y hasta ahora esquiva cumbre del Gasherbrum I.

Campo Base, Gasherbrum I y II, 5 de agosto de 2005.
Hoy 5 de agosto, a las 8 de la mañana, y después de varios intentos durante toda la noche que pasamos en vela, de poder comunicarnos con los chicos, por fin la voz de Lito, dijo: "Adelante campo base, estamos en campo III, todos bien, cansados de intentar ganarle metros a la montaña, íbamos bien, ascendiendo cien metros por hora. Partimos a las doce de la noche hacia la cumbre, pero después de cuatro horas de luchar contra el viento y la nieve, a los 7600 m decidimos no avanzar más… estamos desarmando el campo III y emprendemos el regreso, por favor envíenos la ayuda de los porteadores, hay muchas cosas que bajar".
En este instante, las 11:15 de la mañana, el viento comenzó a soplar como nunca lo hizo en estos 42 días de estadía en el campo base, el sol desapareció, las nubes no dejaron un solo espacio azul en el cielo de Karakorum, y ocultaron los gigantes que nos rodean. Ya la nevada es incesante.
Hace una hora, nuestros colaboradores Gholan Heder y Gholan Husein, se internaron en el laberíntico glaciar Gasherbrum que conduce a los campos de altura, al encuentro de Virginia, Gerardo, Pablo, Lito y Fabián, quienes en este momento están descendiendo desde campo III muy lentamente y seguro muy cargados. La intención es ayudarles con su cargamento, en el regreso al campo base.
Llegarán de noche, los esperamos con algo sabroso para comer, abriremos nuestro último trozo de jamón y chocolates para el postre.
Gracias y feliz dia del montañes!

Skardu, Pakistán. 10 de agosto de 2005.
Así es… después de tres días de trekking, hemos arribado a la ciudad de Skardu, de donde partimos hace dos meses con la ilusión a cuestas… como saben, la montaña esta vez dijo no, pero lo vivido por este grupo en estas semanas fue inolvidable..!

Un grupo de hombres y mujeres, apenas 12, intentamos llevar nuestra insignia patria a lo más alto de los Himalayas, los techos del mundo, donde las consignas son el trabajo en equipo, la solidaridad y el compañerismo. Treinta y cinco millones de argentinos, trabajando todos juntos, podemos elevar nuestra amada Argentina muy alto, tanto como anhelemos.
Damián Redmond - Jefe de Expedición


Equipo de "Argentinos al Himalaya, Proyecto 14 x 8.000"
Damian Redmond (jefe de expedición), Víctor Herrera, Mijel Lofti, mayor Fabián Iribas, Marcelo Álvarez, Joaquin M. Molins Gil (organizador).
Para este proyecto a los Gasherbrum I y II se sumaron: Ana Triep, Gerardo Mauricio Castillo, Miguel Angel "Lito" Sanchez, Pablo Luciano Reguera, Rosana Alejandra Rechencq, Virginia Iglesias.