Encuentro anual de kayakistas

  San Rafaél, durante muchos abriles cuna del kayak argentino, se vistió de gala 
  nuevamente, en Semana Santa y volvío a ser fuente de anécdotas y encuentros. 
  Esta nota nos la acercó, Gustavo Feldman y la escribió, Adrián Rossi


El Atuel es el río escuela por excelencia para los que quieren iniciarse en la actividad del kayak de montaña, sus aguas color verde lechoso cambian en cortos trayectos, trasformándolo en un río suave y sereno, a un movedizo e impactante rápido de montaña. Es bordeado en casi la totalidad del trayecto por la ruta 173, que va hacia el Valle Grande y el Nihuil, lo que lo hace excelente para el seguimiento de los palistas desde el vehículo. Su paisaje es hermoso, equilibrado, lleno de sol, montañas y verde. Además es un lugar ideal para la práctica de innumerables deportes como el mountain bike, trekking o rafting. Su clima agradable, lo hace perfecto para ir en busca de todas las maravillas naturales que él nos brinda. Allí, se solían hacer las reuniones de kayak y la competencia de slalom de aguas blancas, todas las Semanas Santas. Así cada año nos reuníamos, en los primeros encuentros simplemente éramos personas con gustos similares, con el correr del tiempo los que nos reuníamos éramos amigos compartiendo las mismas aventuras; desde los puntos más distantes de nuestro país íbamos año tras año al encuentro con los muchachos y muchachas, desde Tierra del Fuego a Jujuy, cada una de las provincias tenía sus representantes que gustosamente se reunían para disfrutar del "fin de semana largo".

Aún recuerdo, la última reunión como si fuera hoy, las correntosas aguas del Atuel se encontraban perfectas, cientos de palistas las bajaban a diario, cada curva, cada salto escondía su magia. "La Virgen", quien no sintió ese escalofrío surcándole el cuerpo, producto de la adrenalina segregada, al llegar por primera vez a él; quien puede olvidar "El Sauce, La Tabla de Lavar, El Laberinto, El Tobogán o La Piedra" cada salto, cada gota de agua salpicada nos quedó marcada a fuego en la piel.kayak01.jpg (26828 bytes)

En abril después de un año nos volvemos a encontrar con este río, para disfrutar de él, y de sus nuevos desafíos, "EL COMEHOMBRES" por ejemplo. A los viejos kayakistas les vendrán seguramente recuerdos imborrables de los momentos allí vividos por la década del 80’, esa luna asomándose por la ladera de la montaña, el susurro adormecedor de las aguas, los fogones, las historias y sobre todo cada uno de los amigos allí conocidos, sus caras, sus anécdotas. En cambio para los kayakistas que se inician o que no han ido nunca a un río de montaña, será una experiencia difícil de olvidar, ya que tendrán la posibilidad de conectarse con otros kayakistas más experimentados en estas artes, que les podrán enseñar las técnicas y trucos necesarios para disfrutar de los "rechupes, las olas y los ender".

Les doy algunas de las recomendaciones a tener en cuenta al momento de preparar el equipo necesario para disfrutar del río, el kayak deberá tener flotadores o columnas de telgopor o similar que le permitan flotar aun lleno de agua, el casco deberá ser fuerte como para amortiguar un eventual golpe con una roca, chaleco salvavidas que soporte nuestro peso en el agua, dos remos por si existe rotura de alguno, cubre-cockpit y alguna chaqueta para protegerse del frío del agua. Con estas recomendaciones solo les faltará acercarse a San Rafael con ganas de divertirse y disfrutar.


ir a DEPORTES NAUTICOS Volver al HOME