Lago Fontana y lago La Plata

Por Pablo Monteverde


Una propuesta de trekking patagónico con arroyos, bosques, montañas y  lagos para visitar.
Al sudoeste de la provincia de Chubut hay dos hermosos y grandes lagos: el La Plata y el Fontana. Los mismos están orientados de oeste a este, de modo que nacen de los circos glaciarios de la cordillera y pasan por la espesura del bosque subantártico hasta la árida estepa patagónica. Sus aguas van a desembocar por medio de los diferentes ríos al Océano Atlántico.
Han pasado cerca de diez años desde que conocí esta región. Ideal para hacer algún trekking por su variado relieve, cabalgar por los añosos bosques de lenga, ascender un cerro como El Dedo (2020 m) o simplemente navegar los lagos y pescar truchas.
Alto Río Senguer, ubicado en plena estepa patagónica, es la localidad más cercana a este sistema lacustre. Entre las fuertes ráfagas de viento, se notan las miradas curiosas de los habitantes de estas latitudes. Es recomendable terminar de abastecerse, pues es el último lugar con comercios y comunicaciones. A partir de aquí se deja todo rastro de civilización, a menos que utilicemos los servicios de alguna de las hosterías del lago.
La iglesia, los barrios de casas, la municipalidad, un modesto hotel para viajantes, un par de almacenes de ramos generales, la infaltable estación de servicio, un hospital, la policía, la escuela y gendarmería nacional se disponen a lo largo de lasCaña.jpg (52510 bytes) polvorientas calles de este pueblo.
¿Cómo llegar? El difícil acceso es el principal motivo del escaso turismo en la región, pero vale la pena el esfuezo. Hasta Alto Río Senguer se puede ir desde Comodoro Rivadavia, a no más de 300 kilómetros, o desde Trelew, a aproximadamente 600 kilómetros, vía Esquel o Gobernador Costa. El frecuencia del transporte público es pobre, conviene informarse antes de viajar.
Este rincón de nuestro territorio fue uno de los últimos en ser descubierto, recién en 1886, por las expediciones que buscaban las nacientes del río Senguer. El teniente coronel Luis Jorge Fontana, en ese entonces gobernador de Chubut, al mando de una expedición encuentra un alto contenido aurífero en la cuenca. Atraídos por la "fiebre del oro", mineros-aventureros establecieron varios lavaderos y cavaron túneles en los cerros para explotar el preciado mineral.
Durante las primeras décadas de este siglo la economía local creció. A la par de la minería comenzó a desarrollarse las actividades forestales y ganaderas, lo que incrementó notablemente la población de estas tierras remotas del sur de nuestro país. Hoy en día todo lo que queda son las ruinas de los aserraderos y minas abandonadas. Vestigios de épocas más prósperas.
Desde el pueblo hasta la unión de los lagos hay alrededor de 100 kilómetros de ripio. El estado del camino no es excelente, pero se puede hacer en un auto particular tranquilamente. A 2 kilómetros al Norte de Alto Río Senguer hay que tomar un desvío hacia la cordillera, esta es la ruta provincial 57. Con frecuencia, aparecen casas y galpones rodeados de una alameda, correspondientes a las estancias dedicadas a la cría de ganado ovino y la producción lanera. Tras recorrer la mitad del trayecto se pueden ver los primeros bosques, principalmente ñire y lenga. El camino bordea la margen norte del Lago Fontana. La costa se ve alternada por playas de arena y canto rodado con peñascos y acantilados. La ruta finaliza en la hostería Huente-Có, ubicada en la desembocadura del Lago la Plata, a orillas del río Unión.
Otra opción más difícil es por el sur del río Senguer, donde hay una huella que pasa por la mina La Ferrocarrilera y termina en el aserradero Carbajal, que hoy se encuentra completamente inactivo. En este lugar hay un vado, por el que es posible cruzar el río Unión. Hay que tener cuidado pues por lo general es un río muy caudaloso y en caso de tener un percance la ayuda más cercana está bastante lejos.

donde3.JPG (27169 bytes)
.


ir a TREKKING Volver al HOME CONTINUA !!!