Refugios  de Bariloche
Reportaje de S. Storni a Clemente Arko


Tu apellido suena a pioneros...

Sí, mi viejo vino en el ‘48, y desde que llegó se dedica a la montaña. También fue la razón por la que eligió Bariloche: un lugar frío y con montañas, como en los pagos donde nació, allá en Eslovenia.

Otros pioneros de su época?
Podemos empezar por la gente que hizo el Club Andino Bariloche (C.A.B.) en 1931
El menos conocido: Reinaldo Knapp, era un transportista, amante de la montaña. Y los tres famosos: Emilio Frey que además de estar a cargo
 

Santiago Storni

del club estuvo en la intendencia del Parque; Don Juan Javier Neumeyer, que fue el primer médico de la zona, y dentro de su consultorio se crea el C.A.B. y Otto Meiling, tan conocido. Indiscutiblemente le corresponde el mérito de la difusión, y realizó una obra increíble que está redactada en un libro que mi viejo escribió. Tuvo la primer fábrica de esquíes, la primer escuela de esquí, la primer escuela de enseñanza de montaña, y es infinita la lista de cosas que hizo a lo largo y a lo ancho de Bariloche y sus alrededores.
Y Reinaldo Knapp tiene un refugio con su nombre al lado de la playa de estacionamiento del Catedral, que aunque ahora es más bien un restaurante, fue el primer refugio que el C.A.B. tuvo en Villa Catedral para poder acceder a las pistas de esquí.
Por supuesto que hay una larga lista de pioneros. Hugo Jung, que hoy es el presidente del C.A.B. es digamos, uno de los pioneros más modernos.

Tu padre, qué hace ahora?
Mi viejo está en la cabaña de informes del club. Desde allí se ocupa de informar a todos los que vienen de visita. Y con sus 78 años todavía escribe sobre cosas de montaña. Él fue el bibliotecario durante mucho tiempo.

LOS REFUGIOS

Cada refugio tiene un perfil distinto, no?
Sí. A los viejos, si se les hubiera hecho más caso... no estaban nada equivocados. Inclusive la investigación de Vailley Willis, acerca de dónde había que instalar Bariloche, no estaba equivocada.

No se la tuvo en cuenta?
No. Él decía que había que instalar el pueblo hacia el norte de la boca del Limay, más en la estepa, con lo cual todos los bosques quedaban sin casas. O sea que era mucho más conservacionista.
A los refugios los viejos los hicieron de manera que cada uno tuviera una razón de ser:
* El López se hizo porque era el de más fácil acceso en esa época, y su paisaje es algo único. Tiene nieve en la hoya hasta muy tarde, y tiene alguna posibilidad de escalar (aunque la roca no es la mejor).

El paredón que da a Bahía López es interesante, no?
Sí, y también está la Lürs y la Torre Principal, que también son interesantes.
* Después, el Refugio Frey es el centro de escalada, por su roca de granito anaranjado. Al contrario de la anterior, ésta es una roca maravillosa, muy segura.
* Y en el Tronador hay dos refugios: el viejo y el Otto Meiling.

El viejo funciona?

Lo arreglaron bastante. No está concesionado, pero hace tres años que le hicieron una muy buena manutención, así que está bastante bien.
Uno puede pedir la llave e ir?

Los refugios siempre están abiertos, sin llave, por una cuestión de seguridad, lo cual es difícil en nuestro país donde la transgresión es algo muy común. Pero es una necesidad para el montañés. Esto le cuesta caro muchas veces a los refugieros, porque nunca falta alguno que no entiende nada, y hace algún lío, que después hay que andar arreglando. En el Tronador se va a practicar hielo.

Refugio Frey

Refugio Frey (Foto: S. Storni)

Por eso entonces, ser refugiero tiene una diversión o un atractivo particular según dónde estés.


ir a TREKKING Volver al HOME CONTINUA !!!