Raquetas
 Por Andi Lamunière


raquetas1.JPG (16464 bytes)

raquetas2.JPG (11033 bytes)

raquetas3.JPG (21313 bytes)

raquetas4.JPG (9762 bytes)

Cuando escuchamos la palabra "raquetas" enseguida la relacionamos con tenis, squash o algo similar; pero no es común que pensemos en la nieve y el invierno. Pero la historia dice que las raquetas para nieve son un elemento de uso muy antiguo por parte de pueblos que tenían, y algunos tienen todavía hoy, mucho tiempo en la nieve como medio natural.
La necesidad de desplazarse para buscar leña con que darse calor y cocinar, salir de cacería, quizá por comercio, movilizaron el ingenio para facilitar la mejor manera para moverse y que el esfuerzo realizado rinda óptimos resultados; que el gasto energético que implica moverse en terreno nevado les permita realmente avanzar. Así nació el esquí, más conocido y con mucha evolución por medio. Y con el mismo criterio de aumentar la superficie de apoyo, comenzaron a usar lo que conocemos como raquetas. Al principio de madera y cueros; hoy, también evolución mediante, metales livianos y resistentes, plásticos flexibles, correas y sistemas de agarre al pie de fácil postura.
Y también hoy es una actividad recreativa / deportiva que va ganando adeptos en distintos lugares del mundo, ya que para los primeros pasos no es necesaria ninguna técnica especial. Quien sepa caminar con las piernas un poco abiertas, ya puede salir a "raquetear". Incluso ya forman parte de las competencias multidisciplinarias que se desarrollan en algunos lugares del país, como Ushuaia y Villa La Angostura por ejemplo.
Claro que no podemos olvidar que esta práctica se hace sobre nieve y que esa situación se presenta en la montaña en período invernal. Y esto trae como consecuencia una serie de cuidados a considerar de manera especial, ya que adentrarse en la cordillera implica un aumento de riesgos objetivos. Por ello es muy importante que al debutar con raquetas, las primeras salidas sean con un grupo de gente competente, experimentada y profesional.
En cuanto a tamaños: entre 60 y 70 cm de largo para unos 20 a 25 cm de ancho es lo más frecuente, y sirven para la mayoría de los terrenos y prácticas que podemos encontrar.
En cuanto a formas: tipo "cola de castor", apropiada para terrenos más planos, espacios más abiertos. Similar pero sin la "cola", amplían un poco el terreno y evitan la clavada de la punta con ritmo más rápido. Para terreno más andino / patagónico, de mucha irregularidad en el relieve, una forma más cercana al rectángulo se adapta mejor.

ir a TREKKING Volver al HOME CONTINUA !!!