Pequeña guia para elegir un 
compañero de excursión


Salvo que seas un amante de la soledad absoluta, a la hora de decidirte a salir a la montaña, junto con la marca de papel higiénico, de arnes, o de arroz, vas a tener que elegir un compañero que te acompañe.
Aunque no lo creas, hay cosas que pueden ser mas importantes que el estado físico, el hábito de limpieza, o la capacidad técnica.


GRUPO A
. Son los que todo el tiempo hacen todo lo que hay por hacer. Se levantan primero y ponen en marcha el desayuno. Antes de la excursión hacen las compras. Son los que durante horas aportan nieve para fabricar agua. Mientras sus compañeros descansan o dormitan, cuidan que el calentador no incendie la carpa o que la dichosa sopa no se vuelque. Nunca llevan guantes cuando se exige una tarea a mano desnuda. Ellos estan despiertos cuando el viento desarma la carpa o cuando hay que salir a sacar el exeso de nieve del techo. Sacan las fotos, arman los rappeles, adujan la cuerda, convidan los caramelos y el agua, hacen el mate ....

GRUPO B. Vagos con complejo de culpa. Se trata de tipos muy honorables. Si no fuera por sus limitaciones morales podrían pertencer al grupo C, pero la maldita conciencia les amarga la vida. Prefieren no hacer nada, pero la desigualdad termina por perturbarles el sueño. Entonces asumen importantes tareas: buscar un sobre de queso rallado, acomodar las cosas dentro de la carpa, mirar si esta nublado.

A este mismo grupo pertenecen los que no hacen nada, pero se creen imprescindibles. Su función es dar órdenes a todo el resto, comodamente acostados. El compañero habrá armado la carpa, traído nieve, derretido agua, cuidado 1 hora del calentador, (siempre bajo las ordenes y supervisión del arrogante). La cena estará lista. Entonces, el arrogante dirá satisfecho a su laborioso compañero: Te gustó la comidita que te preparé ? ( La historia es real ).


Foto: Hernán Dalrí

GRUPO C. Los vagos, sin conciencia, pero con instinto de supervivencia. No hacen nada y no sienten remordimiento por ello. La única forma de que trabajen es que su vida corra peligro. Tienen una extraordinaria facultad, que podríamos denominar " cuarta ley de termodinámica": todo objeto que en un instante determinado sea necesario, estará respecto de ellos al doble del cuadrado de la distancia entre ese objeto y sus compañeros". Su cantimplora será la mas profundamente guardada en la mochila cuando haya que cargar agua. Si ellos estan fuera de la carpa, el trabajo estará dentro, y viceversa. Si hace falta sacarse los guantes para alguna cosa, ellos tendrán puestos 14 pares. Son unos modelos perefectos: salen en todas las fotos. Tienen dos posturas típicas: acostados dentro de la bolsa de dormir o parados con las manos en los bolsillos. Es muy probable que algunos han aprendido a orinar sin usar las manos. Son unos auténticos egoístas.

GRUPO D. Los idealistas de la vagancia. En 1988, mientras hacíamos un acercamiento a la base del cerro Tolosa en Mendoza, presencié una escena que ejemplifica perfectamente este tipo de actitud. Ultima hora de la tarde, ya establecidos en el lugar de campamento en dos carpas. Habíamos llegado bastante sedientos, con muy poca reserva de agua. En mi carpa no había problemas, mi compañero (el Perro) era un típico exponente del grupo A, y se ocupó de casi todo, incluso de hacer agua. Al otro grupo, integrado por dos exponentes del grupo D, le quedaba un resto de agua en una cantimplora. Como resolvieron el problema de la sed por ese día ? Hicieron agua ? No. Repartieron el agua ? Tampoco. Prefirieron algo parecido a la ruleta rusa. Hicieron un sorteo. El que ganó se tomó el agua. El otro perdió y se fue a dormir.

Son seres extraños. Tienen una lógica diferente. Su escala de valores y prioridades, es extremadamente simple: no hacer nunca nada. Toda otra cuestión es accesoria, postergable, prescindible. Cargan la mochila mas chica, son los últimos en levantarse, llegan tarde, no entrenan, no saben nunca para que sirve ninguna cosa, a veces ni saben donde estan. Merecen cierto respeto pues son los mas idealistas de todos: sacrificarían su propia vida antes que renunciar a su vagancia. Uno termina perdonándolos.

GRUPO E. Los autodestructivos. No son vagos, ellos hacen cosas, pero estan detras de todo lo que pueda perjudicarles. Cargan todo el tiempo objetos pesadísimos e innecesarios. Regulan mal los grampones. En las salidas de alta montaña rompen los lentes. No toman agua. Vuelcan la olla llena de sopa encima de sus bolsas de dormir. Siempre tienen una extravagante excusa a sus conductas nihilistas. En la montaña, no los pierdas de vista, pueden no aparecer mas.

Conviene que antes de salir a la montaña con uno de este grupo aprendas mecánica, enfermería y algo de psicología. Y si sos nervioso, que dios te ayude...

Como funcionan las cosas entre los miembros de los distintos grupos ?

Los del grupo A se llevan bien con casi todos pero mejor si es con uno del grupo E: al primero le encantará resolver la extravagante gama de problemas que le irá creando uno del grupo E. Será como un juego. Esas relaciones funcionan y pueden prolongarse. Extrañamente el problema puede venir cuando se juntan 2 del primer grupo (cosa bastante difícil pues hay muy pocos), porque tienden a pelearse para hacer las cosas y como a veces se trata de individuos perfeccionistas, puede haber algunos "excesos" de celo para el trabajo y pueden darse ciertos roces.

El individuo del grupo B no funciona bien con nadie que no sea un grupo A. Como conoce perfectamente la intimidad de la vagancia no va a dejar pasar nada a los demás. Rodedados de tipos del grupo C o D deben asumir el papel de tipo del grupo A. Esto les lleva a resentirse contra el mundo, se sienten explotados. Un hermoso y abundante manantial de problemas....

El del grupo C solo trabajará cuando habiendo agotado y hartado la paciencia de su compañero este le ordene que haga algo. Al del grupo D lo pueden humillar, le pueden ordenar, lo pueden dejar morir de hambre y sed, que no va a hacer nada.

Si mezclamos estos dos grupos la cosa seria. Una de las probabilidades es que el primero termine haciendose las cosas para él solo, mientras el otro intenta sobrevivir acostado dentro de la bolsa de dormir y sin sacar las manos.

¿Un sabio consejo? Identificá un tipo del primer grupo, apuntale y hacete amigo. Después, no lo largues.

Fuente: Boletin 5 del GRAM.


ir a TREKKING Volver al HOME