Volando como un pajaro
 Por Ernesto Barnetche

En USA se arrojaban desde los acantilados de Yosemite con un paracaídas doblado que se desplegaba de golpe, dandose a esta modalidad el nombre de base-jump, que costó la vida de muchas personas, esto difiere mucho de volar con un parapente.
El parapente es un ala flexible ultraligera con la cual podemos despegar desde la ladera de una montaña o remolcados con un vehículo para adquirir la velocidad y la altura necesarias para el despegue. Haciendo un poco de historia podemos decir que el parapente nació en Mieussy, en el macizo de Chablais (entre lago Léman y el Mont Blanc), donde dos franceses en 1978, perfeccionando un sistema que desarrollo la NASA en 1965 (para recuperar los modulos espaciales), despegan desde la pendiente de un cerro por primera vez. Desde entonces, la investigación se desarrolló en dos áreas: el conocimiento de la aerología de la montaña y el perfeccionamiento de las alas. Al promediar 1980, el parapentismo se consolida como aerodeporte en Europa. En los años noventa, ya con velámenes que son verdaderas alas, traido por argentinos que vivían en Europa despegan los primeros parapentes en la Argentina.
Con respecto al equipo, el parapente consiste en un ala confeccionada en tela de nylon, compuesta de un conjunto de cajones abiertos delante (el borde de
ataque) y cerrados detrás (borde de fuga), que al llenarse de aire se inflan dandole la forma al ala, la cual esta sujeta al arnés del piloto por medio de unos hilos de kevlar (suspentes), funcionando algunos de estos como comandos y frenos. El piloto va sentado en una silla que se guarda con todo lo demás en una mochila de montaña teniendo un peso aproximado en su conjunto de 12 kgs., lo cual lo hace muy fácil de transportar a la hora de subir algún cerro.
El equipo lo podemos completar con diversos accesorios como un buen casco, calzado apropiado (que cuide los tobillos), barómetro (baroaltímetro), aparato de radio, brújula, mapas, etc. Los equipos no se fabrican en la Argentina, y sus precios oscilan entre los 1500 $, en usados, y desde 2500 $ en los nuevos.
La edad, estado físico y el sexo no parecen condicionar el aprendizaje de este deporte si uno se encuentra mentalmente sano, pudiendo practicarlo chicos de 11 años hasta adultos de 73 años. Lo único que necesitamos para poder practicarlo es tener ganas y contar con 500 $ (que se pueden pagar en cuotas) que es el costo aproximado del curso de iniciación aquí en Bs As, siendo recomendable llevar además de las zapatillas que nos protejan los tobillos una remera de manga larga para protejernos de los roces con las cuerdas. Las clases son los sábados y domingos, y nos proveen del equipo, enseñandonos teoría y práctica de como despegar y aterrizar con un parapente. En la parte teórica se ve metereología, aerología local, micrometereología, dinámica, resultante de fuerzas aerodinámicas, nubes, etc. Y en la práctica nos enseñan el armado y montaje de la vela, nociones de como ubicarse (donde y porque), inflado de la vela, control en llano, asceleración, frenado, pequeñas eses, inflado de frente y espalda, comenzando después los vuelos remolcados con un vehículo preparado con un torno debobinador (si lo hacemos en Bs As). Habiendo cursos de perfeccionamiento en zonas montañosas como: Balcarce, Tandil, Córdoba, Mendoza, Bariloche, etc. Es importante que los instructores esten homologados por la Federación Argentina de Vuelo Libre (traten de no caer en manos de seudoinstructores, autodidactas, que pueden poner en peligro sus vidas), dando esta federación una licencia de piloto de parapente luego de realizados 40 vuelos y aprobado un examen teórico-práctico, el cual nos capacita para volar dode más nos guste, siempre conociendo nuestros límites.
Los riesgos se minimizan cuando uno tiene el conocimento cabal de la condicion piloto, material utilizado, y la meteorología y orografía del lugar (nunca sobrevaluando el propio conocimiento del pilotaje, tratando de que cuando volemos en lugares desconocidos hacerlo acompañado de alguien que tenga mayor experiencia que nosotros). El parapente es, hasta el momento el aparato más sencillo de pilotear, seguro y económico del mercado aeronáutico.

 

ir a VUELO LIBRE Volver al HOME